Archivo de la etiqueta: vida

Polígonos en Marte sugieren la presencia de antiguos océanos

El debate en torno al origen de los polígonos de gran tamaño en Marte (que miden cientos de metros o incluso kilómetros) permanece activo incluso después de varias décadas de observaciones. Y es que la similitud en los patrones geométricos de estos polígonos tanto en la Tierra como en Marte, han capturado por muchos años la imaginación de sus investigadores.

En un nuevo artículo publicado en la revista GSA Today, científicos de la Universidad de Texas, en Austin, examinan estos inmensos polígonos y los comparan con las similitudes que existen con las características que presentan los polígonos de la Tierra que se encuentran en el fondo marino. De hecho, creen que existen similitudes en la manera en que se formaron.

Y es que, comprendiendo estos procesos en su totalidad, será posible determinar con toda certeza si en Marte existieron océanos y, a su vez, si tuvo agua líquida en el pasado o, inclusive, hoy en día.

A través del análisis de datos e imágenes aportados por las sondas Mars Oddisey, Mars Global Surveyor, Viking y Mariner, los científicos planetarios han encontrado que áreas en las llanuras del norte de Marte, están divididas en largas porciones que tienen forma de polígonos y que el conjunto de estos abarcan extensas áreas de su superficie. Polígonos de menor tamaño fueron encontrados en toda la superficie del planeta, pero la presencia de estos pequeños polígonos, al contrario de aquellos encontrados en las llanuras del norte, pueden ser explicados por la presencia de procesos de contracción térmicos que son parecidos a aquellos que se producen en los ambientes de permagel en la Tierra y que no tienden a formar polígonos de grandes dimensiones.

(A) Utilizando imagenes de la sonda Mars Oddisey y de la Mars Global Surveyor, se han podido encontrar diferencias topográficas entre áreas de gran escala sobre la superficie marciana. Diferencias entre polígonos de cuenca y polígonos periféricos en la región Acidalia Planitia. Esto fue utilizado para calcular valores máximos (2.7%) y valores promedio (0.8%) de las pendientes estudiadas. El mapa (B) los polígonos de cuenca y periféricos en Acidalia Planitia. /Fuente: http://www.geosociety.org

En el número de Agosto de 2012 de GSA Today, Lorena Moscardelli y sus colegas de la Universidad de Austin presentaron una comparación detallada de las características geométricas de estos grandes polígonos marcianos, encontrado características muy parecidas con los sedimentos del fondo de los océanos terrestres.

En la Tierra, las regiones poligonales marinas, con sus bordes formados por fallas, son comunes en los sedimentos de grano fino ubicados en los océanos profundos. Algunos de los mejores ejemplos de estas áreas se encontraron en el Mar del Norte y en el Mar de Noruega. El estudio también demostró que estos polígonos de aguas profundas tienen más de 1000 metros de diámetro.

Si bien los detalles de la formación de polígonos en los océanos profundos de la Tierra son complejos, Moscardelli y sus colegas concluyen que la mayoría de estos se formaron en ambientes comunes que, para su formación, solamente requieren de una capa gruesa y húmeda de sedimentos.

La autora principal del estudio, Lorena Moscardelli, de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos /Imagen: http://www.beg.utexas.edu/

Por otro lado, la investigadora y su equipo muestran también que el ángulo de la pendiente del fondo del mar juega un rol fundamental en la formación y preservación de estos polígonos, de tal suerte que cuando la pendiente del fondo marino es muy suave (pendientes de menos de medio grado), estos presentan formas muy regulares.  Pero, por el contrario, en muchos sitios donde los polígonos se han formado en regiones topográficas en la cima de sitios enterrados en el fondo marino, la forma de estos se altera y en algunos hasta se rompen cuando las pendientes son muy pronunciadas.

Por otra parte, en las llanuras del norte marciano, donde la superficie es prácticamente plana, los polígonos tienen formas muy regulares (muy similares a aquellos encontrados en el fondo marino de la Tierra). Y en los lugares donde la topografía de Marte es más variada, y donde puede haber evidencia de otros medios de transporte de sedimentos en la superficie, se pueden encontrar áreas de polígonos deformados, igual que sucede en la Tierra con aquellos que han sido alterados por las características del terreno.

En conclusión: tanto los polígonos marcianos como terrestres poseen un origen común y fueron formados por mecanismos y en ambientes similares. El equipo de investigadores arguye que los polígonos marcianos se formaron dentro de una capa espesa y húmeda al igual que en la Tierra. Por tanto, estas interesantes características geométricas podrían proporcionar evidencia de la existencia, hace unos 3 millones de años,de un océano en la porción norte de Marte.

________________

TRADUCIDO Y EDITADO por Julio García.

FUENTE: Astrobiology Magazine

Anuncios

El hielo del Sistema Solar pudo haber originado la vida en la Tierra

A lo largo de mucho tiempo los científicos han creído que los cometas, o un tipo de meteoritos muy primitivos llamados condritas carbonáceas, fueron la fuente de los primeros elementos volátiles en la Tierra -que incluyen al hidrógeno, el nitrógeno y el carbono- y posiblemente también materiales orgánicos. Comprender de dónde provienen estos elementos volátiles resulta crucial para determinar el origen del agua y de la vida en la Tierra.

Una nueva investigación encabezada por el investigador de la Universidad de Carniege, Conel Alexander, se enfoca, justamente, en el agua congelada que estaba distribuida en la mayor parte del Sistema Solar, pero probablemente no en los materiales agregados en el principio de la Tierra.

La evidencia de este hielo es ahora preservada en objetos como cometas y en las condritas carbonáceas.  Y es que este hallazgo contradice las teorías que prevalecen actualmente sobre la relación entre estos dos tipos de cuerpos y sugiere que los meteoritos, y sus parientes los asteroides, son las fuentes más probables de agua en la Tierra.

Analizando la proporción del isótopo pesado del hidrógeno: el deuterio en agua congelada (H2O), los científicos pueden tener una idea de la distancia relativa del Sol en el que los objetos que contienen agua se formaron.

Las condritas son meteoritos no metálicos (rocosos) que no han sufrido procesos de fusión como los asteroides /Imagen: http://www.wikipedia.org

Los objetos que se formaron más lejos deben de tener mayor contenido de deuterio en el hielo que aquellos objetos que se formaron más cerca del Sol. Por su parte, los objetos que se formaron en la misma región, deben poseer similares composiciones de isótopos de hidrógeno. Por consiguiente, comparando el contenido de deuterio de agua en las condritas carbonáceas, con el contenido de deuterio de los cometas, es posible decir si estos se formaron en tramos similares en el Sistema Solar.

Se ha sugerido que tanto los cometas como las condritas carbonáceas se formaron más allá de la órbita de Júpiter, quizá en los confines del Sistema Solar, para después desplazarse hacia adentro trayendo consigo material orgánico que fue depositado más tarde en nuestro planeta. Si todo esto es cierto, entonces el hielo encontrado en cometas y los remanentes de hielo preservado en las condritas carbonáceas en forma de silicatos hidratados como la arcilla, podrían tener la misma composición isotópica.

Los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo y rocas que orbitan el Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas /Imagen: wikipedia.org

Los científicos analizaron también muestras de 85 condritas, y fueron capaces de mostrar que éstas podrían no haberse formado en las mismas regiones del Sistema Solar como los cometas, debido a la baja proporción de deuterio. Si el resultado se confirma en su totalidad, sería contradictorio con dos de los más prominentes modelos teóricos que versan sobre la formación del Sistema Solar y por qué presenta su estructura actual.

El equipo sugiere también que las condritas carbonáceas se formaron en el cinturón de asteroides que existe entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y es más: proponen que la mayoría de los elementos volátiles en la Tierra llegaron a partir de una variedad de condritas y no por medio de cometas.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Science Daily.

La vida en la Tierra pudo provenir del espacio, revela nuevo experimento

Estas son las bandejas en donde se instalaron los líquenes para poder conocer su resistencia a las temperaturas y condiciones extremas del espacio. Las bandejas fueron situadas en el exterior del Laboratorio Europeo Colombus (que es un módulo de la Estacion Espacial Internacional). Fuente: http://www.astrobio.net

Una investigación de la Agencia Espacial Europea en la Estación Espacial Internacional le está otorgando credibilidad a aquellas teorías que postulan que la vida en la Tierra pudo provenir del espacio.

En 2008 los científicos lanzaron al espacio un experimento a la Estación Espacial con compuestos orgánicos y organismos vivos con la finalidad de probar sus reacciones al entorno espacial.

“Estamos explorando los límites de la vida”, explicó René Demets de la Agencia Espacial Internacional.

Nuestra atmósfera hace un gran trabajo al proteger la vida en la Tierra mediante la absorción de los dañinos rayos ultravioleta y manteniendo las temperaturas relativamente estables.

Formación de líquenes en un trozo de madera. /Fuente: http://www.lygeum.es/

Por otro lado, las muestras que se enviaron al espacio  y que en cierta medida fueron aisladas por la Estación Espacial, sufrieron todo el poder de los rayos solares y tuvieron que seguir lidiando con los cambios de temperatura que oscilan entre los -12ºC y los +40ºC.

Finalmente las muestras, que consisten en organismos llamados Líquenes, regresaron a la Tierra en 2009 y los resultado han sido publicados ahora en una edición especial de la revista Astrobiología.

Estos líquenes han resultado ser organismo sumamente poderosos y resistentes: de hecho, cuando fueron traídos de vuelta a Tierra, continuaron creciendo normalmente.

Interior del Laboratorio Columbus de la Estación Espacial Internacional /Fuente: http://www.blogs.esa.int

Es interesante señalar que, ahora, los líquenes han atraído la atención de las compañías cosméticas, debido a que, como se ha demostrado, son capaces de resistir a la fuerza del Sol por 18 meses (lo demuestran los experimentos en la Estación Espacial Internacional), por lo que en un corto plazo podrían ser utilizados como ingrediente para la fabricación  de cremas solares más resistentes.

Y volviendo al tema de la relación de los líquenes con el espacio, resulta que, indirectamente, estarían apoyando la teoría panspérmica que afirma que la vida puede transmitirse y viajar de un planeta a otro, por lo que es posible que los organismos colonicen planetas enganchados a los asteroides que servirían como el medio de transporte para su propagación. De hecho la Agencia Espacial Europea está intentando probar la intrigante teoría mediante el envío de muestras de organismos en futuras misiones espaciales a la Estación Espacial Internacional.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: www.astrobio.net

Sin señales de vida extraterrestre en Gliese 581

vía láctea,

La búsqueda de vida en otros planetas cuenta desde ahora con una nueva técnica llamada de interferometría, que ha sido utilizada recientemente, y por primera vez, para buscar algún tipo de señal proveniente de alguna civilización extraterrestre.

Éste intento ha sido posible gracias a que astrónomos australianos, y a través de la técnica mencionada anteriormente, examinaron el planeta Gliese 581, una estrella que es conocida por albergar planetas en la llamada “zona de habitabilidad”.

En los últimos años el interés en tales búsquedas dirigidas, se ha traducido en la cacería de otros planetas más allá del Sistema Solar y sin evidencia, por el momento, de la existencia de algún tipo de vida.

Por otro lado, los astrónomos estiman que, actualmente, cualquier estrella en el cielo nocturno es capaz de albergar, en promedio, 1,6 planetas, lo cual implica que existen miles de millones de mundos que deberán ser confirmados.

Pero un número de estrellas han sido ya identificadas como anfitriones de planetas rocosos a una distancia ni muy caliente ni muy fría para que pueda existir agua en estado líquido que, como todos sabemos, es el primer indicador para que la vida pueda desarrollarse.

 

¿ET o AT&T?

Gliese 581 -una estrella del tipo enana roja que se encuentra a unos 20 años luz de distancia- es una candidata particularmente interesante para el programa de Búsqueda de Vida Extraterrestre o Proyecto SETI, debido a que posee seis planetas, dos de los cuales son “super-Tierras” que, probablemente, se encuentran en ésta zona de habitabilidad.

Así que los astrónomos del Centro de Radio Astronomía de la Universidad Internacional de Curtin en Australia, pusieron una de sus técnicas de alta resolución de radioastronomía a trabajar, para escuchar al sistema estelar ya mencionado.

Hay que señalar que la Interferometría de Muy Larga Base (VLBI, por sus siglas en inglés) consiste en un proceso en el que se utilizan muchos telescopios que se encuentran en lugares distantes los unos de los otros, y de los que se combinan cuidadosamente sus señales para hacerlos funcionar como si fueran un gran telescopio y haciéndolos mirar fijamente hacia una pequeña porción del cielo.

El sistema estelar Gliese 581 /Fuente: NASA.

Para “escuchar” a Gliese 581, el equipo apuntó a este conjunto de telescopios hacia este sistema por ocho horas y escuchando en un rango de radio frecuencias.

El resultado fue de silencio, pero el equipo utilizó ésta experiencia para validar al VLBI como una técnica adecuada para éste tipo de búsquedas.

Para Seth Shostak, quien es el principal astrónomo del Instituto SETI en los Estados Unidos, la fortaleza del método radica en la fracción del cielo que se examina.

“Es como si se estuviera viendo el cielo a través de un popote o una paja de coctel de 2 metros de largo, de tal manera que solamente éstos telescopios son sensibles a señales que vienen de la derecha alrededor de ese sistema estelar”.

Ésto es útil no solamente para obtener una imagen en alta resolución, sino también para excluir las señales de las tecnologías terrestres que acosan e interfieren los esfuerzos del Proyecto SETI, como aquellas señales que se producen por ondas provenientes de teléfonos móviles o de satélites terrestres.

“Descubrir si es ET o las señalas de la compañía AT&T nunca ha sido fácil, y el VLBI te otorga una buena manera de discriminar, porque si buscas algo tan diminuto en el cielo puedes decir entonces que no es uno de nuestros satélites”, afirmó Shostak.

Agregó también que el resultado del equipo no fue desalentador porque las probabilidades de encontrar una señal extraterrestre requerirá miles o millones de observaciones de este tipo.

Y por último menciona: “El hecho de que hallamos mirado solamente un sistema estelar y de que no hayamos encontrado una señal no indica que no exista vida inteligente”.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: BBC.

Nueva Investigación de la NASA muestra la presencia de carbono reducido en Marte

marte, planeta, atmósfera, carbono

Una investigación realizada por la NASA, sobre los meteoritos marcianos que han llegado a la Tierra muestra fuertes evidencias de que moléculas muy grandes contienen carbón, el cual es un ingrediente clave para la generación de vida y que  que se pudo haber generado en dicho planeta. Hay que decir que éstas macromoléculas no tienen un origen biológico, pero son un indicativo de que la compleja química del carbono ha tenido lugar en el planeta rojo.

Los investigadores del Instituto Carnige para la Ciencia de Washington, quienes encontraron moléculas reducidas de carbono, ahora tienen una mejor comprensión de los proceso químicos que han tenido lugar en Marte. El carbono reducido es carbono que está unido al hidrógeno y sus hallazgos también pueden ayudar a encontrar vida en futuras exploraciones a dicho planeta.

“Éstos hallazgos dan cuenta de que el almacenamiento de moléculas de carbono reducido en Marte ocurrieron a través de la historia del planeta y podría ser similar a los procesos que tuvieron lugar en el pasado de la Tierra, afirmó Andrew Steele, investigador principal del estudio e investigador de Carnegie. “Comprender la génesis de éstas macromoléculas no biológicas de carbón en Marte, resultaría crucial para desarrollar futuras misiones que fueran capaces de detectar evidencias de vida en el planeta vecino”.

Encontrar moléculas que contengan largas cadenas de carbono e hidrógeno ha sido uno de los principales objetivos de misiones pasadas y presentes. Tales moléculas ya habían sido encontradas previamente en los meteoritos marcianos, pero los científicos estaban en desacuerdo acerca de cómo el carbono se formó y si éste vino de Marte. Ésta nueva investigación prueba que Marte es capaz de producir carbón orgánico.

La sonda Curiosity aterrizará en Marte el próximo mes de Agosto /Fuente: NASA.

“Sin embargo, éste estudio no ha producido evidencias de si Marte tuvo vida en el pasado o no y lo hace frente a algunas preguntas importantes sobre la fuente de carbono orgánico en dicho planeta”, afirmó Mary Voytek, director del Programa de Astrobiología de la NASA. “Con la sonda Curiosity, que está programada para aterrizar en Agosto de éste 2012, los resultados que arroje la investigación podrían ayudar a los científicos del Laboratorio Científico de Marte a afinar sus investigaciones en la superficie del planeta a través de la comprensión respecto a dónde podría encontrarse y cómo podría ser preservado”.

Por otro lado, los científicos han teorizado respecto a la idea de que las largas moléculas de carbono detectadas en los meteoritos marcianos, pudieron haberse originado a partir de la contaminación proveniente de la Tierra, u otros meteoritos, o bien a través de reacciones químicas o actividad biológica en Marte.

El equipo de Steel examinó muestras de 11 meteoritos marcianos cuyas edades abarcan periodos de alrededor de 4,2 millones de años de la historia del planeta, siendo capaces de detectar largos componentes de carbón en diez de ellos. Las moléculas fueron encontradas dentro de granos de cristales mineralizados.

Y, utilizando sofisticadas técnicas de investigación, el equipo fue capaz de mostrar también que algunas de las macromoléculas de carbono eran autóctonas o provenían de los mismos meteoritos y no de contaminación proveniente de la Tierra.

carbón, carbono, marte,
El carbono es uno de los componentes químicos más abundantes /Fuente: Wikipedia.

Posteriormente, el equipo dirigió su mirada hacia la relación existente entre las moléculas de carbono con otros minerales en los meteoritos, con la finalidad de tratar de determinar qué tipo de procesos químicos tuvieron lugar en éstas muestras antes de llegar a la Tierra y donde los granos cristalinos recubrieron los componentes del carbono proporcionando una mirada respecto a cómo éstas moléculas de carbono fueron creadas. Sus hallazgos indican, además, que el carbono fue creado por actividad volcánica en Marte, mostrando así que el planeta rojo ha sido capaz de realizar química orgánica la mayor parte de su historia.

El equipo de investigadores de Steel indican, además, que Marte tiene una reserva de carbono reducida, por lo que, sus hallazgos, podrían ayudar a los científicos que participan en las actuales y futuras misiones a distinguir cómo la información de componentes no biológicos pueden ayudar a generar vida.

Los hallazgos han sido publicados en la revista Science Express.


TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: NASA.