Archivo de la etiqueta: vida en marte

¿Frío o caliente? La historia del agua en Marte da un nuevo giro

Artist’s impression of Mars four billion years ago

Un nuevo análisis que ha durado cerca de seis años, sobre el agua que pudo haber tenido Marte, afirma que éste planeta ha perdido agua equivalente a un océano en un periodo que se puede calcular en cuatro mil millones de años.  Sin embargo, la pregunta de si Marte fue alguna vez lo suficientemente cálido para albergar un océano sigue siendo un debate.

La investigación, llevada a cabo gracias al Observatorio del Sur de Europa que se encuentra en Chile, y con el apoyo del Observatorio WM Keck de la NASA, ha revelado cuánta agua ha escapado de la atmósfera marciana a lo largo de la historia. Los resultados sugieren que la pérdida de agua se ha producido en la cara norte del planeta, donde, se piensa, hubo un océano de 1,6 kilómetros, cubriendo el 19% de la superficie de nuestro vecino mundo.

“Esto implica que una sustancial cantidad de agua estuvo presente durante el primer 1 mil millones de años, aumentando la posibilidad de que el planeta alguna vez fue habitable”, afirma Gerónimo Villanueva, un científico planetario del Centro Espacial Goddard de la NASA en Estados Unidos.

El equipo de Villanueva analizó la química de las moléculas de agua para trazar la historia del agua en Marte a través del tiempo. Las moléculas de agua tienen dos partes de hidrógeno y una parte de oxígeno, pero el hidrógeno también puede provenir de forma alternativa como un isótopo pesado llamado “deuterio” que tiene un protón y un neutrón en su núcleo, en lugar de un solo protón como tienen regularmente los átomos de hidrógeno. Las moléculas de agua que contienen deuterio pueden venir en dos formas: como deuterio pesado (con dos átomos de deuterio) y semi pesado (con un átomo de deuterio y un átomo de hidrógeno). Cuando el agua no es pesada, cuando no viene en forma de deuterio, puede ser arrancada muy fácilmente de la superficie y enviada a la atmósfera hasta desaparecer en el espacio.

Durante millones de años, esta pérdida de agua ha dejado a Marte enriquecido con agua semi-pesada, que, comparada con el agua regular, tiene un factor siete veces mayor que el radio de la Tierra.

Hay que señalar que, por supuesto, Marte sigue teniendo agua, la cual se encuentra alojada debajo de la capa de sus polos. Si pudiésemos tomar toda el agua que existe actualmente en Marte, y la pudiésemos poner en forma líquida en su superficie, formaría un océano de 21 metros de profundidad. Sin embargo, Marte ha perdido mucha agua (mucho más agua de la que existe en el Océano Ártico de la Tierra) que en el pasado podría haber creado un océano de 137 metros de profundidad.

“Los resultados de Villanueva son enteramente consistentes con un predominante frío escenario de hielo para la joven Marte”, afirma Robin Wordsworth, un científico planetario de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Harvard, quién también señala: “una profundidad de 137 metros implica un planeta relativamente seco, lo que impediría que se formara un océano en la cara nortede éste. Es probable que el agua haya estado en forma de hielo en lugar de líquido”.

Si Wordsworth está en lo correcto, entonces lo que al principio pareciera ser una ayuda a las teorías que afirman que Marte fue alguna vez cálido y húmedo por largos periodos de tiempo, en realidad nada de eso podría estar sucediendo. Sin embargo existen evidencias de que el agua en el planeta rojo circulo por su superficie libremente, alterando la química de los minerales cerca de la superficie. Tal evidencia podría haber sido creada por agua líquida actuando de forma periódica o relativa en cortos periodos de tiempo. Esto quiere decir que si Marte realmente tuvo un océano en su parte norte, el clima del planeta necesitó haber estado caliente por, al menos, los primeros mil millones de años.

De acuerdo con Bethany Ehlmann del Instituto Tecnológico de California, la evidencia de un océano en la parte norte de Marte es escasa. “Un océano es una posibilidad que realmente intriga”, afirma, pero “la evidencia de minerales, como los carbonatos, que son una típica evidencia de las largas cuencas que se forman, por ejemplo, en la Tierra, no han sido observadas en esta cara norte, por lo que los investigadores continúan buscando”.

“Es muy difícil evaluar la temperatura que había en el Marte antiguo y también es difícil de saber por cuánto tiempo el agua estuvo en estado líquido”. “Nuestro resultados indican que una sustancial cantidad de agua estuvo presente en el pasado”.

Los nuevos resultados del investigador Villanueva han limitado nuestras ideas sobre cuánta agua ha estado presente en la superficie del planeta rojo y, por supuesto, no proporcionan información concreta sobre las condiciones de habitabilidad.

Por lo tanto, el debate en torno a la posibilidad de agua en el pasado del planeta rojo sigue abierta.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García. 

Referencia: http://www.astrobio.net/news-exclusive/warm-or-cold-mars-history-takes-a-watery-new-twist/

Anuncios

Encuentran compuestos orgánicos en Marte

mars

por Julio García. Una de las historias más interesantes que hemos tenido esta semana, es el descubrimiento de que en Marte existen compuestos orgánicos que podrían dar lugar a la posibilidad de la existencia de vida.

Ha esta conclusión han llegado los investigadores luego de que el robot Curiosity de la NASA haya detectado una fuente de metano que aparece y desaparece de manera periódica. El metano es uno de los compuestos más maravillosos que existen. Además de ser incoloro, inodoro e insoluble en agua, en laTierra se produce gracias a la putrefacción anaeróbica de las plantas. Esto quiere decir que solamente cuando existe presencia de vida, el metano puede existir o estar presente en algún lugar determinado. De hecho, en la Tierra, el 90% de todo el metano que forma la atmósfera lo producen seres vivos.

Durante estos últimos 20 meses, el robot Curiosity, que es considerado uno de los robots más caros que se hayan construido, se ha dedicado a estudiar el cráter Gale, un orificio de más de 150 kilómetros de diámetro que se encuentra cerca del ecuador marciano. El lugar fue elegido porque los científicos piensan que es un sitio idóneo para buscar formas de vida.

Gracias al instrumento SAM, que lleva abordo el Curiosity, se ha podido detectar un aumento y disminución en las cantidades de metano. Algunos valores son más bajos de lo pensado y llegan a tener 0,7 partes por billón en volumen (ppmv), pero en algunas ocasiones estos valores aumentaron de forma considerable. Una de las veces se llegaron a registrar valores de siete parte por billón de volumen, lo que indica que la presencia de metano fue muy fuerte.

En una entrevista para el periódico El País, Javier Martínez-Torres, coautor del estudio e investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra afirmó recientemente que “nuestras medidas durante un año marciano indican que se están generando pequeñas cantidades de metano por más de un mecanismo o una combinación de mecanismos”. Esto quiere decir que los científicos todavía no están seguros de donde proviene la fuente o las fuentes de metano que estarían dando lugar a estos aumentos y disminuciones en la cantidad de este compuesto químico. En otras palabras: no están seguros de si el metano podría provenir de alguna fuente relacionada con organismos vivos o no. La pregunta que nos tenemos que hacer entonces es: ¿de donde proviene el metano? ¿Es producto de la presencia de organismos vivos o podría ser el producto de otras fuentes que lo estén generando? De acuerdo con la experiencia que tenemos en la Tierra, el metano solamente se produce cuando existe la presencia de organismos vivos, por lo tanto, todo parecería indicar que el que haya metano en el suelo marciano es producto de alguno o varios organismos, aunque no se puede concluir nada al respecto.

Otro hecho interesante es que el robot Curiosity ha encontrado muestras de compuestos orgánicos, hechos principalmente de carbono e hidrógeno, en una roca llamada “Cumberland”, la cual ha sido perforada por uno de los taladros que lleva el robot. Lo que todavía no se sabe con certeza es si estos compuestos se produjeron en el propio Marte (debido a la presencia de vida u otros agentes) o si son producto de la contaminación que produjo el propio Curiosity durante su descenso en suelo marciano.

Hay que mencionar también que el hecho de encontrar elementos o compuestos orgánicos sobre la superficie de Marte no quiere decir que en el planeta exista vida. Encontrar compuestos orgánicos solamente nos indica que la vida pudo haber existido en el pasado del planta o que ésta puede formarse gracias a elementos químicos fundamentales como los que se acaban de descubrir.

Tendrán que pasar todavía muchos años para que podamos saber a ciencia cierta si en Marte hubo vida o no, o si ésta tiene el potencial de producirse gracias a la presencia de compuestos orgánicos como los que se han descubierto. Si intentásemos plantear un escenario futuro, tal vez nos podríamos imaginar a astronautas que en su camino hacia Marte lleven en la nave espacial que los transporte, compuestos orgánicos que puedan ser capaces de alterar la atmósfera marciana, compuesta  actualmente por un 95% de dióxido de carbono y de nitrógeno (3%). Una atmósfera que actualmente es prácticamente irrespirable. Hecho que podría cambiar si, por ejemplo, un conjunto de organismos vivos comienzan a cambiar las condiciones atmosféricas. Se espera que la NASA lleve, para 2035, a los primeros hombres a Marte. No se descarta que en unos cientos o miles de años, el planeta rojo se vuelva nuestro nuevo hogar ante la espiral destructiva en la que se está sumergida nuestro planeta producto del cambio climático y de otros desastres que puedan poner en peligro la supervivencia de nuestra especie.

Un nuevo estudio sugiere que la vida en la Tierra provino de Marte

tierra_marte

El debate en torno al origen de la vida en la Tierra parece tener una respuesta luego de que el profesor Steven Benner anunciara recientemente en una conferencia que una forma de mineral oxidado del elemento Molibdeno, que ha sido crucial para el origen de la vida, solamente se pudo haber encontrado en la superficie de Marte y no en la Tierra.

“Es solamente cuando el Molibdeno se vuelve altamente oxidado cuando las primeras formas de vida tienden a aparecer”, explica el profesor Benner del Instituto de Ciencia y Tecnología de Westheimer en Estados Unidos. “Esta forma de Molibdeno no pudo haber estado presente en la Tierra en el momento en que la vida comenzó porque hace 3,000 millones de años la superficie de nuestro planeta tenía muy poco oxígeno mientras que Marte sí lo tenía. Esta nueva evidencia hace más probable que la vida en la Tierra comenzó gracias a la caída de un meteorito proveniente del plantea rojo”, añade.

En esta conferencia el investigador se refirió también a dos paradojas que hacen difícil a los científicos comprender cómo comenzó la vida en la Tierra.

Molly_Hill_molybdenite
Pierda de Molibdeno incrustada en un cristal /Crédito: wikipedia.org

Una de estas paradojas es la de “Tar” que afirma que todas las cosas vivas están hechas de material orgánico, pero si se agrega calor o luz a las moléculas orgánicas éstas por si solas son incapaces de crear vida. De hecho se convierten en algo parecido al aceite o al asfalto.

“Ciertos elementos son capaces de controlar la propensión de los materiales orgánicos de convertirse en ´tar´, particularmente el Boro y el Molibdeno, por lo que pensamos que minerales que contienen estos dos elementos resultan fundamentales para comenzar la vida. El reciente análisis de un meteorito marciano ha mostrado que éste provino de Marte, por lo que nosotros creemos ahora que la forma oxidada del Moldibdeno estaba ahí también”.

La segunda paradoja es que la vida tuvo problemas para comenzar en aquella Tierra joven debido a que nuestro planeta estaba casi cubierto totalmente por agua. Esto no solamente hizo que no hubiera suficientes concentraciones de Boro (que se llega a encontrar en lugares muy secos como desiertos), sino que el agua resultaba corrosiva para crear ARN, que los científicos creen que es la primera molécula que apareció.

“La evidencia de nuestros estudios sugieren que en realidad somos marcianos y que la vida comenzó en Marte y llegó a la Tierra a través de un meteorito”, afirma Benner.

___
Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Astrobiology Magazine

_____________________

Encuentran nuevas evidencias de que Marte pudo haber sido habitable

converted PNM file

El robot Opportunity de la NASA, que actualmente se encuentra en Marte, acaba de hacer uno de los más grandes descubrimientos de los últimos 10 años: ha encontrado evidencia de que la vida pudo tener un punto de apoyo en el planeta rojo hace mucho tiempo.

El robot ha encontrado manchas de minerales de arcilla en una vieja roca que se encuentra en el borde del cráter Endevour donde los científicos creen que alguna vez hubo agua en estado líquido. Esto se ha podido determinar por la presencia de pH neutro.

“El agua que existió aquí pudo haberse ingerido sin ningún riesgo”, afirmó el investigador principal del robot Opportunity Steve Squyres, de la Universidad de Cornell, quién también comentó: “Ésta es agua que fue muy favorable en su química, en su pH, en su nivel de acidez, para favorecer la química prebiótica: el tipo de química que podría haber favorecido el origen de la vida”, añade el investigador.

El robot Opportunity y su gemelo, el Spirit, aterrizaron en el planeta rojo en Enero de 2004 en una misión de tres meses que tuvo la intensión de buscar agua. Ambos robots encontraron evidencia de la presencia del vital líquido en el pasado.

Spirit dejó de comunicarse con la Tierra en 2010 y fue declarado “muerto” un año después. En cambio Opportunity sigue funcionando y ha encontrado arcilla en las rocas del cráter Endevour y fuertes evidencias de agua en el cráter Esperance.

“Las condiciones fundamentales que creemos son necesarias para la vida fueron encontradas aquí”, afirma Squyres.

El agua con pH neutro que generó la arcilla probablemente fluyó a través de la región durante los primeros mil millones de años de la historia de Marte por lo que, actualmente, resulta imposible precisar las edades absolutas de las rocas del planeta rojo por lo que es necesario traerlas a la Tierra para un estudio más minucioso.

El último descubrimiento de Opportunity encaja muy bien con el realizado del otro lado del planeta por su primo el Curiosity, el cual ha encontrado evidencia muy fuerte de que el sitio donde aterrizó, en Agosto de 2012, pudo haber tenido vida microbiana.

Tales observaciones podrían ayudar a los científicos a crear un mapa donde se podría describir cómo es que Marte pasó de ser un planeta relativamente caliente y húmedo a un  mundo frío y seco como lo es actualmente.
_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

_____________________

Sí hay compuestos orgánicos en Marte y sus niveles son muy altos: Navarro-González

 

  • Fallaron las sondas Vikingo hace 35 años.
  • La teoría de la panspermia tiene validez pero a cortas distanc

Por Julio García.

Pocas personas pueden tener el orgullo de afirmar que su trabajo cotidiano es buscar vida extraterrestre. Mucho menos son aquellos que lo hacen utilizando los instrumentos que provee la ciencia para asegurarse que eso que afirman tenga un sustento empírico que vaya más allá de las palabras, de la especulación y en muchas ocasiones de la charlatanería, como hacen otros, para engañar a los demás.

Uno de estos cazadores de extraterrestres, o al menos de organismos más pequeños que la punta de un alfiler, es Rafael Navarro-González (México, 1959), quien a lo largo de su carrera profesional (es licenciado en Biología por la UNAM y Doctor en Química por la Universidad de Maryland, E.U.A y colaboró con el Premio Nóbel de Química Mario Molina), se ha dedicado a demostrar que las posibilidades de vida en nuestro vecino planeta rojo son muy altas.

El pasado viernes 17 de septiembre ,en una entrevista grabada para el programa de radio Circuito Aleph que se transmite desde Valencia, España, Navarro-González respondió algunas preguntas referentes a su último descubrimiento en torno a la vida en Marte, a los errores de las sondas Vikingo 1 y 2, a la lluvia roja en India y la teoría Panspérmica.

P. ¿Por qué después de 35 años, y después de que había sido descartada la posibilidad de vida microbiana en Marte, se vuelve a retomar esta línea de investigación? Me llama la atención que se retome después de tanto tiempo, cuando en estos 35 años han habido muchas sondas que han pisado suelo marciano…

R. Bueno, hace 35 años la NASA envió dos misiones gemelas a explorar el planeta rojo: esas fueron las misiones Vikingo 1 y 2. Sin duda, estas misiones han sido las mas completas que se han realizado hasta el momento para buscar la posibilidad de vida marciana. En esas misiones se llevaban tres experimentos biológicos que intentaban buscar la presencia de actividad biológica como por ejemplo la detección de fotosíntesis o bien el intercambio de gases que realizan los organismos o, finalmente, la degradación de nutrientes tal y como lo hacen las bacterias en la Tierra. Los tres experimentos tienen resultados positivos pero un poco ambiguos: solamente uno, el de degradación de nutrientes, dio positivo con la respuesta que esperábamos de los seres vivos en la Tierra. Sin embargo, hubo un cuarto experimento que intentaba buscar la presencia de compuestos orgánicos en Marte. Todos los seres vivos en la Tierra estamos conformados por material orgánico, por tanto, si hay compuestos orgánicos en Marte, y la respuesta de los experimentos indicaba la presencia de vida, eso sería un fuerte indicativo de que había vida en Marte. No obstante, la sorpresa que se llevaron los investigadores de la NASA, es que no había detección de compuestos orgánicos. Por ese hallazgo la NASA concluyó que no había vida en Marte y, durante 35 años, nos hemos quedado con la idea de un planeta desolado en ausencia total de compuestos orgánicos.

Esto cambia un poco nuestro panorama ya que hace dos años, en 2008, cuando la NASA vuelve a enviar otra sonda, esa vez se posa en el ártico marciano, su objetivo principal es buscar agua congelada en el subsuelo marciano, la encuentra, pero como un experimento adicional intenta buscar qué sales están presentes en el suelo marciano y allí encuentra que uno de los componentes del suelo marciano, que es el cloro, y que anteriormente se había estudiado su distribución en la superficie de Marte, y que está en concentraciones importantes de casi el 1%… suponíamos que ese cloro estaba en forma de sal de cocina (cloruro de sodio) y la sorpresa que nos llevamos con la misión Phoenix es que el cloro que está en el suelo marciano no era cloruro de sodio sino que era perclorato. Y el perclorato es una sal de cloro altamente oxidado que tiene propiedades especiales… cuando encontramos ese hallazgo yo decidí repetir los experimentos que había hecho la nave Vikingo en Marte… esta vez tomo suelos análogos de Marte en la Tierra (que hemos estudiado con mucho detalle y que son los suelos del desierto de Atacama), lo mezclo con cantidades pequeñas de perclorato de magnesio (la sal que había encontrado la misión Phoenix) y cuando caliento ese suelo en los hornos parecidos a los que hizo la misión Vikingo, me encuentro que las pequeñas cantidades de este material orgánico se habían quemado, se habían convertido en dióxido de carbono, pero, la gran sorpresa que me llevé, es que se habían formado pequeñas cantidades de compuestos organo-clorados, como el clorometano. Y esos compuestos, cuando los detecto, voy a la literatura original y encuentro que estos compuestos ya los habían detectado las naves Vikingo cuando en su momento calentaron el suelo, pero habían sido interpretados como contaminación terrestre… entonces, por esos hallazgos, nos hemos dados cuenta que sí hay compuestos orgánicos en Marte y que sus niveles son muy altos. Pero nos llevó 35 años para poder hacer estos experimentos, ya que nos faltaba un eslabón… que era precisamente la presencia de perclorato en el suelo marciano que fue descubierta hace apenas hace dos años.

P. ¿Por qué eligieron el desierto de Atacama en Chile? O, en otras palabras: ¿cuál fué la intuición que le llevó a sacar todas estas importantes conclusiones?

R. Bueno, hace 10 años comenzamos un estudio para tratar de buscar en la Tierra un lugar parecido a Marte que, según los hallazgos que tenemos de todas las misiones que han ido a Marte, es un desierto (no hay agua líquida). En la Tierra tenemos muchos desiertos, muchos muy grandes, pero no todos se parecen a los desiertos marcianos, porque en los desiertos de la Tierra hay vida macroscópica como vegetación. Pero hay otro desierto en Chile, y este desierto es realmente uno de los más áridos del planeta: la cantidad de precipitación es menor que un milímetro en diez años, y en esta región, que es un desierto muy extenso, nos dedicamos a buscar la zona más “hiperárida” que tuviera características similares a Marte. Replicamos algunos de los experimentos que había hecho la misión Vikingo y, en una región denominada Yungal, que está en el corazón del desierto de Atacama, encontramos que los suelos en esta región tienen niveles muy bajos de material orgánico y que es la región más parecida a Marte en la Tierra.

P. A partir de este hallazgo, ¿considera entonces necesario que las próximas misiones a Marte se tengan que replantear, concentrándose ahora en la búsqueda del ahora famoso perclorato?

R. Bueno, la siguiente misión programada para ir a Marte es la sonda Curiosity (en esta misión yo participo), pero ya es muy tarde para modificar el instrumento y que busque perclorato. Desafortunadamente el robot no ha sido diseñado para buscar estas sales por lo que, su objetivo principal, será buscar compuestos orgánicos y va a repetir experimentos parecidos a los que hizo el Vikingo, es decir que, si hay percloratos, va a poderlos ver de forma indirecta debido a que, cuando se quemen con la presencia de compuestos orgánicos, se van a producir organoclorados. De esa manera podríamos saber que hay presencia de hipercloratos y de material orgánico; pero, adicionalmente a eso, la misión Curiosity será la primera de todas las misiones que se han hecho para exploración espacial, que lleva un sistema de extracción de sistemas orgánicos de extracción del suelo por solventes y de esta manera no va a haber interferencia de la sales durante su análisis, como sucedió con las misiones Vikingo. Como sabemos que los compuestos orgánicos ya están desde hace millones de años en Marte, lo que nuestro hallazgo abre como posibilidad, es que pudiera haber vida, y, por tal motivo, va a hacer importante que misiones futuras se diseñen específicamente para la búsqueda de biomoléculas o de actividad biológica.

P. ¿Cuánto tiempo debemos de esperar los seres humanos para llegar a conclusiones tan excitantes como el hecho de saber que realmente existe vida en Marte o en otros planetas dentro o fuera del sistema solar?

R. La misión Curiosity del 2011, es posible que pudiera resolver esta incógnita. Si detecta compuestos orgánicos que tengan características de seres vivos. Esto se podría resolver en dos años.

P. Una vez tomadas las riendas de la Casa Blanca, y debido a un déficit presupuestario, el presidente Barack Obama anunció un recorte en los programa de la NASA como el proyecto Constelation, ¿cómo cree que afecte este recorte financiero a las futuras misiones a Marte?

R. Sin duda, uno de los objetivos más importantes que tiene la NASA en exploración espacial es la búsqueda de vida en Marte. Esto se había detenido por mucho tiempo debido a las conclusiones, erróneas, a las que había llegado la NASA con las naves Vikingo. Ahora que tenemos estos resultados el programa sigue, pero sin duda pero sin duda va a tener un repunte muy importante y esto va a estar dado, básicamente, por los hallazgos que tengamos de los experimentos que realice en 2011 la nave Curiosity, ya que, si encontramos compuestos orgánicos que nos indiquen la presencia de vida, sin duda la siguiente misión que proyecte la NASA, será para la búsqueda de bacterias.

P. Una mañana de 2001, los habitantes de la ciudad de Kerala en India, se despertaron asombrados porque una lluvia de color rojizo estaba cayendo sobre sus cabezas. Poco después, Godfrey Louis, físico de la Universidad de Cochin, atribuyó este color rojizo a organismos extraterrestres. De hecho, ahora afirma que estos organismos, nunca antes vistos en la Tierra se están reproduciendo. ¿Qué tan ciertas o falsas son estas afirmaciones?

R. Hasta el momento no hay ninguna evidencia que nos indique que haya seres extraterrestres aquí en la Tierra y mucho menos de bacterias. Si estudiamos el DNA o el RNA, podemos nosotros ver que todos los seres vivos en el planeta estamos relacionados y tenemos todos un ancestro en común. Esos seres vivos no los hemos encontrado (hay gente que los ha estado buscando); gente que ha colectado muestras de bacterias en la estratosfera en busca de organismos que pudieran estar lloviendo del espacio y no hay ninguna prueba de eso. Aunque ha habido algunos investigadores que dicen… aunque en las pruebas no se ha podido demostrar.

P. ¿Entonces esta afirmación de Godfrey Louis es completamente falsa?

R. Sí, completamente falsa.

P. En este sentido: ¿está usted a favor o en contra de la teoría Panspérmica? Esta que dice que la vida en la Tierra puedo haber llegado desde el espacio exterior hace millones de años?

R. Bueno, la teoría de la panspermia es una teoría muy vieja que no explica el origen de la vida, sino que nada más atribuye la difusión de la vida en el universo por ese tipo de viajes cósmicos que podrían ser polvo interestelar en cometas o meteoritos. Sin embargo, muy recientemente, hace diez o quince años, esas ideas han vuelto a resurgir porque creemos que sí es posible la panspermia pero no en viajes muy largos, sino, por ejemplo, entre viajes cortos entre Venus, la Tierra y Marte. Ahora creemos que, cuando la vida surgió en Marte o en la Tierra, las colisiones de asteroides y de cometas pudieron haber arrojado rocas de la superficie de los planetas al espacio y estas rocas pudieron haber quedado ahí en un periodo de meses a unos cuantos años y posteriormente caer a otro planeta vecino como podría ser el viaje de Marte a la Tierra o viceversa. En este sentido, tenemos pruebas de que hay meteoritos de tipo marciano en la Tierra y también meteoritos de tipo lunar; en Marte también hemos encontrado meteoritos y no sería descabellado que encontráramos meteoritos terrestres, es decir, rocas de la Tierra, que hubieran llegado a Marte. Estas rocas pudieron tener bacterias que pudieron viajar de un lado a otro. En ese escenario creemos que la vida pudo haberse transportado entre la Tierra y Marte y que pudiéramos tener un ancestro común, aunque no podemos saber dónde se originó la vida: si se originó en la Tierra o en Marte; pero sí podemos afirmar con más seguridad que la vida se pudo haber intercambiado de un planeta a otro.

P. ¿Algo más que quisiera agregar o puntualizar?

R. Sí, yo siento que el encontrar vida fuera de la Tierra sería el descubrimiento más importante que podríamos tener en la biología. Hasta el momento la biología como la conocemos se rige de leyes físicas y químicas que son universales, sin embargo la biología es totalmente terrícola. El encontrar una segunda génesis, un segundo origen de la vida en el sistema solar, ampliaría nuestros conocimientos de lo que sería la biología y el lugar donde la podríamos encontrar sería Marte.