Hacen el primer mapa de las nubes de un exoplaneta

kepler-clouds

Kepler-7b es 1,5 veces más grande que Júpiter, pero su masa es menos de la mitad de masiva. / Crédito: livescience.com

Científicos han creado el primer mapa de nubes de un planeta fuera del Sistema Solar.

El planeta en cuestión, denominado Kepler-7b, se encuentra mucho más cerca de su estrella de lo que está Mercurio del Sol y los astrónomos han determinado que las nubes existen en la parte más alta de su atmósfera en la región oeste.

“A través de la observación de este planeta con los telescopios Spitzer y Kepler por más de tres años, fuimos capaces de crear un mapa de baja resolución de este planeta gigante y gaseoso”, afirma el autor principal del estudio, Brice-Oliver Demory, del Instituto de Tecnología de Massachussets, quien añade que “nunca esperaríamos observar océanos o continentes en este tipo de mundos, pero sí que fuimos capaces de detectar la huella de lo que interpretamos como nubes”.

Kepler-7b es uno de los primeros planetas detectados por la sonda Kepler. Su órbita se encuentra al 5% de lo que está la Tierra del Sol.

Las observaciones que se han hecho en luz visible han mostrado que el planeta posee una mancha brillante en el hemisferio oeste y la temperatura total de este gigante gaseoso oscila entre los 820 y los 980 grados. Temperatura que resulta sorprendentemente baja si tomamos en cuenta que se encuentra tan cerca de su estrella.

“Kepler-7b refleja mucho más luz que todos los planetas gigantes que conocemos. Esto lo atribuimos a las nubes que se encuentran en la parte alta de la atmósfera”, afirma el co-autor del estudio, Thomas Barclay, de la NASA.

De acuerdo con el estudio, que será publicado en la próximo número de la revista Astrophysical Journal Letters, el lado oeste del planeta está dominado por nubes altas, mientras que su cara oriental está libre de éstas.

“Con el telescopio Spitzer y Kepler juntos tenemos una herramienta que sirve en multitud de longitudes de onda para obtener así una excelente perspectiva de planetas que se encuentran a varios miles de millones de kilómetros de distancia”.

Hay que mencionar también que Kepler-7b fue descubierto en 2010 y que, pese a ser 1,5 veces más grande que Júpiter, solamente posee la mitad de la masa de este. De hecho su densidad es menor a la del agua, hecho que lo convierte en uno de los planetas con menor densidad.

Junto con otros cuatro planetas conocidos, Kepler-7b orbita una estrella más masiva que el Sol una vez cada cinco días. Sus planetas hermanos tienen los mismos periodos orbitales. El sistema se encuentra en la constelación de Lira

Desde que fue lanzado al espacio en Marzo de 2009, el telescopio Kepler ha identificado a más de 3,500 planetas candidatos. 150 de ellos ya han sido confirmados.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Live Science.

_____________________

Anuncios

El telescopio Kepler deja de funcionar pero deja un gran legado

kepler_space_telescope

El prolífico telescopio Kepler ha tenido que renunciar a su trabajo de buscar planetas luego después de que los ingenieros fallaran en encontrar solución a un problema en una de las ruedas que ayudan al telescopio a posicionarse.

El observatorio ya había perdido la segunda de sus cuatro ruedas de reacción en Mayo, lo que significa que ya no puede estar completamente estable a la hora de buscar planetas

Kepler ha confirmado la existencia de 135 planetas más allá del Sistema Solar, pero todavía existen más de 3,500 candidatos en su base de datos que tienen que ser investigados y donde la basta mayoría de estos tendrán que ser confirmados como planetas en el momento oportuno.

El observatorio costó unos 600 millones de dólares y fue lanzado al espacio en Marzo de 2009 con el propósito de encontrar planetas como la Tierra que orbitan la estrella que los hospeda en la llamada zona de habitabilidad. Esta es la región alrededor de una estrella donde, si existen las condiciones atmosféricas precisas, la temperatura permitiría que el agua persista en una superficie de roca y en estado líquido. Y lo que hacía el telescopio era buscar esos planetas que tuvieran más posibilidades de desarrollar vida.

El observatorio ha logrado identificar a los llamados super-tierras (que son planetas ligeramente más grandes que el nuestro) en la zona de habitabilidad, y los científicos de la misión están confiados en que muy pronto confirmarán la existencia de planetas que se parezcan aún más a la Tierra.

“Lo que estamos buscando realmente es un planeta idéntico a la Tierra que gire entorno a una estrella como el Sol, por eso estamos enfocados ahora en analizar todos los datos, el legado, que nos ha dejado el telescopio Kepler”, explicó Bill Borucki, quien es el investigador principal de la misión.

El método que utilizaba el telescopio para detectar planetas consistía en observar la pequeña disminución de luz cuando un planeta pasa enfrente de su estrella, produciendo que el observador (en este caso el telescopio) detecte dicho efecto.

El telescopio completó su misión principal en Noviembre de 2012, y ya de ese esa fecha comenzó a tener problemas. Afortunadamente los científicos esperan poder extraer toda la información que se encuentra en su disco duro para poder así dar cuenta de la existencia de planetas como la Tierra.

Mientras tanto, el telescopio no volverá a funcionar.

___
Traducido y editado por Julio García.

Referencia: BBC.

_____________________

 

Hallazgos del telescopio Kepler insipran a científicos con ideas innovadoras

6a00d8341bf7f753ef0192ac3c9658970dLa nave espacial Kepler ha descubierto, hasta ahora, más de 2000 nuevos mundos alrededor de otras estrellas, muchas de ellas del doble del tamaño de la Tierra y que posiblemente contengan agua. Todo esto se convierte en una excelente oportunidad para buscar otras formas de vida.

Para George Marcy, profesor de astronomía de la Universidad de Berkley, “las civilizaciones tecnológicamente avanzadas podrían comunicarse con otras naves espaciales que estén en otras partes de la galaxia utilizando rayos láser, ya sea en luz visible o en luz infrarroja”. “La luz láser puede ser detectada por otras civilizaciones porque su poder está concentrado en un haz estrecho y la luz está concentrada en un solo color o frecuencia específica.

Marcy, quien ha sido uno de los pioneros en la búsqueda de otros planetas desde hace más de 20 años, planea utilizar los datos recabados por el telescopio Kepler para buscar evidencia de civilizaciones lo suficientemente avanzadas que hayan sido capaces de construir estaciones solares para abastecerse de energía.

Marcy se ha dado cuenta de que la información que proporciona el telescopio Kepler podría revelar estrellas que contengan estaciones de energía llamadas Esferas Dyson, que son megaestructuras que orbitan astros y que capturan una gran parte su energía. Éstas fueron propuestas hace más de 50 años por el físico Freeman Dyson quien cree que una civilización avanzada las utilizará para proveerse de energía.

Otro de los profesores implicados en promover estas teorías innovadoras es el físico teórico Rafael Bousso, quien junto con Joseph Polchinski de la Universidad de Berkeley, han propuesto la teoría de cuerdas que implica que el universo está compuesto por un infinito número de multiversos, cada uno con sus propias características físicas pero operando con las mismas leyes físicas que rigen el nuestro. Sin embargo, es muy improbable que podamos visitarlos o inclusive verlos con los telescopios actuales ya que la luz no ha tenido tiempo de viajar tan lejos desde que el universo comenzó, pero él es optimista en el sentido de que es posible encontrar predicciones de las hipótesis que puedan ser probadas.

“La gente mostraba mucho escepticismo con la Teoría General de la Relatividad de Einstein, pero ahora, décadas después, el GPS funciona gracias a esta teoría y ha llevado a increíbles y profundas cuestiones en física, sobre cómo comenzó el universo y qué sucede dentro de un agujero negro”, afirma Bousso. “Nos encontramos en las primeras etapas de la teoría de los multi universos, pero es una cuestión bastante seria y plausible que debemos poner a prueba”.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________

Desarrollan método para detectar planetas utilizando la Teoría de la Relatividad

planeta como jupiter

Un nuevo método para detectar planetas alienígenas se centra en tres pequeños efectos que ocurren simultáneamente mientras un planeta orbita su estrella. El llamado efecto resplandeciente causa que la estrella brille en la medida en que se mueve hacia nosotros, producto del tirón gravitatorio que le produce el planeta que gira en torno a ella.

Detectar planetas alienígenas presenta un reto significativo debido a que son pequeños, están lejos y muy cerca de sus estrellas. Las dos técnicas más prolíficas para encontrar exoplanetas son la velocidad radial (que se centra en el bamboleo de las estrellas) y la de tránsito (que se basa en la disminución del brillo). Y un equipo de astrónomos de la Universidad de Tel Aviv y del Centro Smithsoniano de Astrofísica han descubierto, gracias al telescopio Kepler de la NASA, un exoplaneta utilizando el nuevo método que se basa en la Teoría Especial de la Relatividad de Einstein.

El “planeta Einstein”, como se le conoce ahora, y que es formalmente conocido como Kepler 76-b, es parecido a Júpiter y orbita su estrella cada 1,5 días. Además es 25% más grande y pesa el doble. Orbita una estrella tipo F situada a 2,000 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus.

El planeta se encuentra fuertemente unido a su estrella y siempre muestra la misma cara como sucede con la Luna. Como resultado, Kepler 76-b puede alcanzar temperaturas de 1982 grados.

Con la tecnología actual, el nuevo método no es capaz de encontrar planetas como la Tierra, pero a los astrónomos les sigue ofreciendo la oportunidad de observar mundos del tamaño de Júpiter. A diferencia del método de búsqueda de velocidad radial, este nuevo método no requiere de la utilización del espectro de alta precisión. Y, a diferencia del método de tránsito, no requiere de una alineación precisa del planeta y la estrella para observarlos desde la Tierra.

“Cada técnica para cazar planetas tiene sus fortalezas y debilidades. Y cada técnica nueva que agregamos al arsenal nos permite probar la presencia de planetas a través de un nuevo régimen de observación”, comentó Avid Loeb del Centro Smithoniano de Astrofísica.

Por su parte, David Latham, uno de los miembros del equipo, comentó que “estamos buscando efectos muy sutiles. Necesitamos medidas de alta calidad del brillo de la estrella con una precisión de una parte en 1 millón”.

El equipo también está buscando evidencia de cómo la estrella se estiró hasta adquirir la forma de un estadio de fútbol debido a la fuerza de gravedad que ejerce el planeta que lo orbita, ya que el astro aparecía más brillante cuando los científicos la observaban por un lado y más lejana cuando la observaban desde un extremo.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________

Descubren tres planetas cuya superficie podría estar formada de agua líquida

planeta Kepler

Por primera vez se ha descubierto un sistema de planetas en el que tres de sus miembros tendrían una superficie compuesta de agua líquida.

Y es que, de los cinco planetas que orbitan la estrella Kepler-62, que se encuentra a 1,200 años luz de distancia, y que es dos tercios más pequeña que el Sol, tres se encuentran en la llamada `zona de habitabilidad´, que es la región que los científicos consideran idónea para que el agua pueda manifestarse en forma líquida.

El hallazgo ha sido posible gracias al telescopio Kepler de la NASA que se encuentra en el espacio desde marzo de 2009.

El planta que se encuentra más alejado de su estrella se llama Kepler-62f y es un 41% más grande que la Tierra; le toma 267 días en darle una vuelta completa a su estrella. El planeta más cercano a Kepler-62, bautizado como Kepler-62e, es 61% más grande que el nuestro y cada 122 días le da una vuelta completa a su astro.

El tercer planeta es Kepler-69-c y es 70% más grande que la Tierra. Los astrónomos aún desconocen su composición, pero de lo que están seguros es de que en 242 días le da una vuelta completa a su astro.

El telescopio Kepler pudo detectarlos gracias a que fue capaz de grabar el pequeño cambio de intensidad de luz que se produce cuando un planeta pasa enfrente de su estrella y se interpone entre el observador y la última. Gracias a esta variación de intensidad lumínica, los astrónomos son capaces de calcular con mucha precisión el tamaño de un planeta.

Kepler-62 y sus planetas

Este diagrama hace un comparativo del tamaño de los cinco planetas internos del sistema Kepler-62, con los planetas de nuestro propio Sistema Solar. Kepler-62 es hogar de dos planetas que se encuentran en la zona de habitabilidad. /Crédito: NASA

Uno de los científicos responsables del descubrimiento, William Borucki de la NASA, ha sugerido que los planetas son sólidos, hechos probablemente de rocas o hielo.

Por su parte, Dimitar Sasselov, otro miembro del equipo, cree que dos de los tres planetas están cubiertos completamente por océanos. Y esto lo afirma con base en sus propios análisis, no publicados hasta ahora, en donde afirma que el agua líquida podría llegar hasta el fondo del núcleo o bien que los dos mundos tienen una superficie sólida justo debajo del océano, como sucede en la Tierra. Y es en este último escenario en donde podría producirse la vida tal y como la conocemos, donde el reciclaje de materiales y energía provenientes de las fuentes hidrotermales, podría hacer sostenible la presencia de organismos.

Pero el fenómeno de reciclaje también podría ocurrir en lugares más profundos del océano  donde existen depósitos de metano y otros compuestos volátiles que podrían encontrarse atrapados en una capa de alta presión. Cuando estos compuestos son liberados, cuando rompen la capa, podrían ser liberados por convección en forma de líquido.

Para Jonathan Lunine, un científico planetario de la Universidad de Cornell, “es imposible saber la composición de los dos exoplanetas porque los científicos han sido incapaces de calcular su masa”. Esto se debe a que Kepler 62-e y Kepler-62f ejercen un tirón gravitatorio muy débil sobre la estrella que los hospeda, por lo que es prácticamente imposible conocerla.

Y, debido a que los planetas están situados bastante lejos de Kepler-62, los astrónomos no pueden utilizar su luz para determinar los elementos químicos existentes en sus atmósferas. No obstante, sí que han encontrado a dos gemelos muy parecidos a la Tierra que, sin lugar a dudas, y cuando las técnicas de observación sean más poderosos, servirán para descubrir que, tal vez, en esos nuevos mundos existe vida o una civilización inteligente esperando nuestro llamado.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Nature.com

_____________________