Descubren importantes cambios en el cerebro de los esquizofrénicos

pacientes_esquizofrenia

El imitar a otros nos permite a los seres humanos aprender nuevas habilidades relacionadas con casi todo: desde aprender a bailar hasta cómo comportarnos en situaciones sociales específicas.

Y es que un nuevo estudio realizado a partir de varios escáners del cerebro de un puñado de individuos han podido reforzar y demostrar la teoría de que una falta de habilidad para imitar puede ser la base de una profunda y larga falta de habilidad para las interacciones sociales que caracterizan, sobre todo, a las personas esquizofrénicas.

Esto se ha podido comprobar cuando se les pidió a los pacientes con esquizofrenia que imitaran simples movimientos de mano y donde  sus cerebros exhibieron actividad cerebral anormal en áreas asociadas con la habilidad de imitar.

“El hecho de que pacientes con esquizofrenia muestren anormalidades en la actividad cerebral cuando imitan gestos muy sencillos con las manos es importante porque la acción de imitar es uno de los ladrillos fundamentales de las habilidades sociales”, afirma Katharine Thakkar, quien realiza un doctorado en la Universidad de Vanderbilt donde surgieron los estudios para comprender la complejidad y el funcionamiento de nuestro cerebro. “La habilidad de imitar se presenta muy temprano en la vida de un ser humano y es crucial para aprender a navegar en la esfera social”, añade.

La esquizofrenia es una de las 10 enfermedades que, en el mundo desarrollado, provocan más bajas laborales y falta de contacto social de los individuo que la padecen. También es un desorden que acarrea muchos costos económicos: un nuevo estudio publicado en 2005 estima que el costo total para tratar la esquizofrenia en Estados Unidos en 2002 fue de 62 millones de dólares.

En este sentido, una de las grandes barreras para los esquizofrénicos está en el hecho de que tienen pocas interacciones sociales. Esto les dificulta tener relaciones o mantener un empleo. Estas barreras se manifiestan de maneras muy diferentes, que van desde la paranoia (pensar que otras personas te persiguen) hasta un aislamiento absoluto. Esto, evidentemente, impacta en la calidad de vida.

“Como la gente con esquizofrenia comúnmente presenta problemas sociales, comprender su origen, tanto neurobiológico y de comportamiento, es sumamente importante”, dice Philip D. Harvey, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Universidad de Miami.

El nuevo estudio es el primero en su tipo en el que se utilizan imágenes de resonancia magnética y en el que se han podido realizar mapas de varios niveles de la actividad cerebral medida a partir de los cambios en la corriente sanguínea. La investigación fue realizada con 16 personas medicadas (que presentaban esquizofrenia) y 16 pacientes sin la enfermedad.

Los investigadores encontraron que los individuos con esquizofrenia mostraron alteraciones en la actividad cerebral en regiones del cerebro que estudios previos en primates han sido identificadas como cruciales para la imitación. Durante las pruebas de imitación que se les realizaron en el laboratorio, los pacientes mostraron menos actividad cerebral que aquellos individuos sanos en una región que está involucrada en detectar movimiento biológico (la manera especial en que se mueven las cosas vivas) y también en regiones relacionadas en transformar esta información visual en un plan para el movimiento. Al mismo tiempo, pacientes con esquizofrenia tuvieron más actividad que los participantes sanos en estas mismas regiones cuando realizaron acciones no imitativas.

“En esencia, la red de neuronas del cerebro encargadas de la imitación aparecen menos especializadas para la información social en pacientes con esquizofrenia. La red de neuronas involucrada en procesar estímulos sociales está perfectamente sintonizada en pacientes sanos, pero está fuera de sintonía en pacientes con esquizofrenia”, señala Sohee Park, una de las investigadoras que realizaron el estudio.

Por otro lado, las áreas específicas del cerebro que se sobre activan y desactivan están asociadas con el sistema de “neuronas espejo”. Este tipo de neuronas forman redes que se activan tanto cuando un animal actúa y cuando este animal observa la misma acción realizada por otro. Esto ha sido observado ya en el cerebro de los primates. En humanos, los neurocientíficos han localizado áreas utilizando técnicas de maleo cerebral que actúan de la misma forma.

“Si el mismo grupo de neuronas se activan cuando estoy escribiendo y cuando te veo escribir ¿Cómo se quién está realizando la acción de escribir? Afortunadamente siempre estamos seguros de quién realiza qué cosa. Nuestra investigación implica el rol de esta red en individuos con esquizofrenia quienes frecuentemente tienen serios problemas para determinar la acción” afirma Sohee Park.

Por otra parte, debido a que la enfermedad es producto de circuitos cerebrales que no están bien sintonizados, la investigadora Park no tiene muchas esperanzas para encontrar algún medicamento que sea capaz de tratarla en su totalidad.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Science Daily.

Anuncios

Ser joven y tener la presión alta puede desencadenar infartos

vasos

Un nuevo estudio ha revelado que tener la presión alta antes de los 18 años es una señal clara de que, en la edad adulta, se pueden tener problemas cardiovasculares.

El estudio también encontró distintos patrones de presión arterial en personas con edades comprendidas entre los 18 y 55 años que revelan el riesgo de padecer calcificación  de las arterias coronarias (que es una huella de enfermedad cardiaca) en la edad adulta. Estos depósitos de calcio hacen que las arterias se estrechen y que los ataques cardiacos sean más probables.

La investigación, que ha durado más de 25 años, es la primera en identificar diferentes patrones a largo plazo en donde se relaciona niveles de presión arterial alta con riesgos cardiovasculares.

Para Norrina Allen, de la Escuela de Medicina de Feinberg, en Estados Unidos “esto muestra que tu presión arterial siendo joven tendrá un impacto en el riesgo de tener un ataque cardiaco”. La doctora recomienda la prevención cuando somos jóvenes con la finalidad de reducir ataques cardiacos en la edad adulta.

Gracias al conocimiento de los patrones en la presión arterial, no solamente se podrán prevenir enfermedades, sino que motivará a los pacientes a llevar una vida más saludable que se traducirá en hacer una mayor actividad física o llevar una mejor dieta.

En este sentido, en personas con presión arterial alta, una intervención temprana que esté basada en cambios en el estilo de vida y a través del uso de medicamentos, es fundamental para reducir tanto la presión arterial como los ataques al corazón”.

En conclusión podemos decir que el estudio demuestra que una presión arterial alta cuando somos adolescentes puede llevar a a la obstrucción coronaria por calcificación. Dicha obstrucción desencadena que las arterias se tapen y que se produzca un infarto. Todo esto, como hemos dicho, se puede prevenir.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia:  Medical Xpress

Encuentran diferencias en cerebros de hombres y mujeres

Men women brains

Circuitos neuronales del cerebro de un hombre.

A partir de más de 1000 escáneres, un equipo de investigadores ha podido establecer, por primera vez, la diferencia entre los cerebros de hombres y mujeres.

Mapas del circuito neuronal han mostrado que, en promedio, el cerebro de las mujeres está mejor conectado entre los hemisferios derecho e izquierdo, en contraste con el cerebro de los hombres, donde las conexiones fueron más fuertes entre las regiones de la parte delantera y trasera del cerebro.

Para Ragini Verma, investigadora de la Universidad de Pennsylvania, la gran sorpresa es cómo este nuevo estudio validaría muchos estereotipos como por ejemplo que los cerebros de los hombres están mejor dotados de circuitos que les permiten realizar con mayor éxito tareas relacionadas con la percepción y las acciones que requieren coordinación, mientras que el cerebro de las mujeres estaría mejor dotado para realizar tareas donde se involucre memoria y habilidades sociales, haciéndolas mejor capacitadas para las multitareas.

Female brain

Circuitos neuronales del cerebro de una mujer.

“Si miramos muchos estudios, podemos encontrar que el lado izquierdo del cerebro está mejor capacitado para las tareas lógicas, mientras que el derecho está relacionado con la intuición. Por tanto, si hay tareas que involucren el uso de ambos hemisferios, entonces las mujeres lo harán mejor”, afirma Verma. En este sentido también señala que las mujeres “tienen mejor intuición que los hombres. También son mejores al recordar cosas.”.

El hallazgo ha sido posible gracias a que los investigadores estudiaron cómo está cableado el cerebro de hombres y mujeres sanos. El mapa les da a los científicos una imagen mucho más completa de lo que es normal para cada sexo en diferentes edades. Armados con estos mapas, ellos esperan aprender más sobre cómo las anormalidades que padecen algunos cerebros están relacionadas con desórdenes tales como la depresión y la esquizofrenia.

El equipo de Verma utilizó una técnica llamada Imágenes de Difusión del Tensor con la finalidad de hacer un mapa de las conexiones neuronales de 428 hombres y 521 mujeres cuya edad comprendía entre los 8 y los 22 años. Las conexiones neuronales son muy parecidas a un sistema de carreteras donde viaja el tráfico del cerebro.

Los escaneos mostraron también una gran conectividad entre los hemisferios derecho e izquierdo en las mujeres, mientras que las conexiones en los hombres estuvieron casi confinadas en hemisferios individuales. Esto quiere decir que en el cerebro de las mujeres existe una mayor interacción entre los hemisferios derecho e izquierdo que en los hombres.

Otro dato interesante es que las diferencias entre los cerebros de mujeres y hombres no se notan sino hasta que se pasa los 13 años de edad, es decir, que a partir de los 14 y los 17 años comienzan a aparecer verdaderas diferencias.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: The Guardian

_____________________

Las personas que padecen insomnio tienen problemas de memoria

Insomnio

El escaneo de cerebros de personas que dicen afirmar padecer insomnio han mostrado diferencias en la función cerebral comparado con el de aquellas que dicen dormir muy bien toda la noche.

Esto lo han descubierto investigadores de la Universidad de California quienes afirman que quienes duermen mal tienen problemas para concentrarse. Esto lo pudieron deducir a través de varias pruebas de memoria que les fueron realizadas a quienes se sometieron al estudio.

Como todos sabemos, las personas con insomnio tienen muchos problemas para dormir por la noche y ello tiene consecuencias durante el día al tener efectos en los tiempos de reacción y memoria.

Otros expertos han apuntado que el cableado del cerebro podría estar afectando las percepciones de la calidad del sueño.

El estudio comparó a 25 personas que dijeron padecer insomnio con otras 25 personas que se describieron a sí mismas como buenos dormilones. Imágenes por Resonancia Magnética (IRM) fueron realizadas mientras a los dos grupos se les hacían pruebas de memoria.

Uno de los investigadores, el profesor Sean Drummond, afirma que “encontramos que lo sujetos que padecían insomnio no encendían regiones del cerebro que son críticas para los trabajos en donde se requiere el uso de la memoria”.

“Esta información nos ayuda a comprender y a deducir que las personas con insomnio no solamente tiene problemas para dormir por la noche ya que éste también les afecta durante el día”.

El hallazgo ya ha sido publicado en la revista Sleep.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: BBC.

_____________________

Encuentran diferencias en el cererbro de niños con Asperger y Autismo

brain-connectivity-130802

Los niños con síndrome de Asperger muestran patrones de conectividad en su cerebro que es distinto del de aquellos niños con autismo, así lo revela un nuevo estudio. El hallazgo sugiere que ambas condiciones, que actualmente aparecen en una sola categoría en el manual de psiquiatría, podrían tener diferencias biológicas.

Los investigadores recurrieron a la electroencefalografía para medir el número de señales que ocurren entre las diferentes áreas del cerebro de los niños.

“Hicimos pruebas con 26 niños que tenían síndrome de Asperger para ver si las mediciones de la conectividad cerebral indicaban si eran parte del grupo de autistas, o si, por el contrario, deberían de estar separados”, afirmó el Dr. Frank Duffy, quien es neurólogo en la Universidad de Boston. El estudio también incluye a más de 400 niños con autismo, y alrededor de 550 niños normales que sirvieron como control.

Al principio, el exámen mostró que los niños con el síndrome de Asperger y aquellos con Austismo eran similares; en ambos casos se mostraban conexiones débiles en una parte del hemisferio izquierdo del cerebro llamada fascículo arqueado que está relacionada con el lenguaje.

Sin embargo, cuando se observaba la conectividad en otras partes del cerebro, los investigadores observaron diferencias entre uno y otro grupo, de tal suerte que las conexiones entre muchas regiones del hemisferio izquierdo eran mucho más fuertes en los individuos con Asperger que en la de aquellos que padecen autismo.

“El descubrimiento es muy emocionante y los métodos son muy sofisticados”, afirmó el doctor James McPartland, psiquiatra infantil de la Universidad de Yale.

Las personas con síndrome de Asperger experimentan muchas dificultades para relacionarse con los demás y pueden presentar un comportamiento inusual, como repetir la misma acción o hacer las mismas rutinas. Estos síntomas coinciden con aquellos que padecen Autismo. Sin embargo, las personas que padecen Asperger tienden a desarrollar mejor las habilidades cognitivas y del lenguaje: casi como las de una persona normal. En cambio, las personas con autismo no.

Recientemente, la Asociación Americana de Psiquiatría decidió que al síndrome de Asperger se le incluyera en el llamado Trastorno del Espectro Autista. Esta decisión ha causado cierto enojo en algunos padres quienes se encuentran preocupados de que sus hijos con Asperger no reciban el entrenamiento especial que necesitan. Pero los expertos coinciden en que aún es prematuro combinar ambos trastornos en una sola categoría, pese a que no se puedan descartar las diferencias biológicas.

Para Frank Duffy, el nuevo hallazgo encaja con la noción de que el Autismo y el Síndrome de Asperger son similares en muchas cosas, por ejemplo, en el hecho de que en ambos se presentan dificultades del individuo para relacionarse.

Sin embargo, las fuertes conexiones entre las diferentes áreas del hemisferio izquierdo en niños con Asperger es lo que los podría hacer especiales en términos de personalidad y habilidades.

Y desde el siguiente enlace se puede consultar toda la investigación completa: http://www.biomedcentral.com/1741-7015/11/175

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Live Science.

_____________________