Archivo de la etiqueta: júpiter

Encuentran planeta parecido a Júpiter

51eridani

Una de las mejores maneras de aprender cómo evolucionó nuestros Sistema Solar es observar a un sistema estelar joven en sus primeras etapas de desarrollo. Recientemente, un equipo de astrónomos, que incluye a investigadores de la NASA, descubrió un planeta parecido a Júpiter con un sistema solar también joven que servirá para comprender mejor cómo se formó nuestro propio Sistema Solar.

El nuevo planeta, llamado 51 Eridani, es el primer exoplaneta descubierto por el “Gemini Planet Imager” (GPI), un nuevo instrumento operado por una colaboración internacional el cual está instalado en el telescopio de 8 metros South Gemini Telescope que se encuentra en Chile. El GPI  ha sido diseñado especialmente para descubrir y analizar planetas jóvenes que se encuentran muy alejados. Planetas que orbitan estrellas jóvenes a través de una técnica llamada “imagen directa”, en donde los astrónomos utilizan óptica adaptativa para hacer la imagen más nítida de una estrella determinada. Lo que hace esta interesante técnica es bloquear la luz que produce la estrella en la cual se encuentra el planeta que la orbita. Poca luz que se produce es analizada y los brillantes puntos indican la posibilidad de que en ese lugar existe un planeta.

Otros métodos de detección planetaria son indirectos, como el llamado método de tránsito utilizado por el telescopio Kepler de la NASA, en donde se mide la disminución de la cantidad de luz cuando un planeta pasa enfrente de su estrella.

Los astrónomos han podido determinar también que el astro 51 Eridani es joven y tiene una edad de apenas 20 millones de años, esto hace posible que la detección del planeta haya sido fácil. Cuando los planetas chocan, el material que cae en el planeta se calienta y libera energía. Dentro de los próximos cientos de millones de años, el planeta irradiará energía en forma de luz infrarroja.

Las observaciones a través del GPI han revelado, además, que 51 Eridani B posee dos veces la masa de Júpiter. Otros planetas que han sido observados tienen hasta 5 veces más masa que Júpiter o más. Adicionalmente, además de ser el exoplaneta con menor masa detectado, también es el más frío, con 800 grados Fahrenheit, mientras que otros suelen tener 1,200 grados Fahrenheit. También se ha detectado en Eridani B una atmósfera muy poderosa compuesta principalmente de metano.

En descubrimientos previos de planetas como Júpiter se han encontrado pocas muestras de metano, bastante más diferente de las firmas que distinguen del metano que se puede observar en los gigantes gaseosos en nuestro sistema solar como Saturno, Júpiter o Neptuno.

En la atmósfera de los planetas fríos y gigantes de nuestro sistema solar, el carbono es encontrado en forma de metano, y a diferencia de muchos exoplanetas donde el carbono se ha encontrado en forma de monóxido de carbono. “Desde que se descubriera que la atmósfera de 51 Eridani B es rica en metano, esto significa que este planeta se convertirá en uno de los primos de Júpiter”, afirma Mark Marley, astrofísico de la NASA.

Adicionalmente, además de que el GPI expande nuestro conocimiento sobre planetas fuera del Sistema Solar, también ofrece pruebas interesantes sobre cómo se puedo haber formado éste. Así, los astrónomos consideran que los planetas gigantes en nuestros propio Sistema Solar se formaron a partir de crear un gran centro o núcleo hace unos millones de años. Posteriormente, ese centro empezó a atraer, gracias a la fuerza de gravedad, grandes cantidades de hidrógeno y otros gases para formar una atmósfera. Pero los planetas como Júpiter que han sido descubiertos son mucho más calientes de lo que los modelos han predicho, dando pistas de que estos se formaron más rápido en la medida en que la materia colapsa rápidamente para crear un planeta muy caliente. Ésta es una importante diferencia ya que, utilizando el GPI para estudiar más sistemas solares jóvenes como 51 Eridani, ayudará a los astrónomos a comprender la formación de nuestros planetas vecinos, y que tan común esos mecanismos de formación planetaria se producen a lo largo y ancho del universo.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García. 

Referencia: http://www.nasa.gov

 

 

 

Anuncios

El telescopio Hubble revela que un planeta extrasolar tiene agua

agua_planetas

por Julio García. 

Un equipo de científicos, utilizando información obtenida por el Telescopio Espacial Hubble, han logrado hacer el mapa más detallado de la temperatura de la atmósfera de un exoplaneta.

El mundo en cuestión es el WASP-43b, que tiene las dimensiones de Júpiter pero con una masa dos veces superior. Además órbita en torno a su estrella de forma mucho más lejana que como lo hace Júpiter.

Uno de los dos estudios logró crear un mapa muy detallado de la temperatura que prevalece en la superficie de este planeta. Para lograrlo, hicieron un mapa de las diferentes capas de su atmósfera. Otro de los estudios trazó un mapa de la cantidad y distribución del vapor de agua.

“Nuestras observaciones son las primeras en su tipo en términos de poder crear un mapa en dos dimensiones de la estructura térmica del planeta”, afirmó Kevin Stevenson de la Universidad de Chicago en Estados Unidos, quien añadió: “estos mapas pueden ser utilizados para restringir los modelos de circulación que predicen cómo el calor es transportado de la parte caliente del exoplaneta a su parte fría”.

WASP-43b tiene diferentes lados de noche y de día. Esto quiere decir que siempre está iluminada una de sus partes y la otra no (algo parecido a lo que sucede en la Luna con su cara oscura). El Telescopio Hubble también ha mostrado que este exoplaneta tiene vientos que pueden llegar a tener la velocidad del sonido y la superficie del lado que la da la luz puede llegar a calentarse hasta los 1,500 grados celcius (un calor tan abrazador que sería capaz de derretir hierro).

¿Pero cómo es que los científicos pueden determinar las características de la atmósfera de un planeta tan lejano?

La manera con la que logran esto es a través de la medición de la luz que emite la estrella que hospeda a este planeta. Lo que hacen los astrónomos es determinar los compuestos químicos que tiene la atmósfera a partir del análisis de la luz que se filtra por la atmósfera del planeta en cuestión. A esta técnica se le llama transmisión de espectroscopia y está basada en en el hecho de que la luz puede decirnos cuáles son los componentes químicos de los que está formada la atmósfera de cualquier planeta.

Para hacer el mapa aún más detallado, el equipo de investigadores también midió la abundancia de agua y la temperatura partiendo de diferentes longitudes. Para lograr llevar a cabo esto, utilizaron la precisión y la estabilidad que ofrece el Telescopio Hubble, el cual les dio la oportunidad de sustraer el 99,95% de la luz de la estrella madre, permitiendo así analizar con profundidad el total de la luz que que refleja el planeta. A esta técnica se le denomina emisión por espectroscopia.

El equipo también encontró que WASP-43b refleja muy poca de la luz de su estrella madre. Un atmósfera como esta en la Tierra, con nubes que reflejen la mayoría de la luz del Sol, no está presente en WASP-43b. Pese a ello, los astrónomos sí pudieron encontrar vapor de agua en grandes cantidades.

“El planeta se encuentra tan caliente que toda el agua en su atmósfera se evapora, en lugar de condensarse en nubes de hielo como sucede en Júpiter”, dice Laura Kreidberg, uno de los miembros del equipo y quien trabaja en la Universidad de Chicago.

Gracias a los estudios que se han hecho sobre los planetas que orbital el Sol, de nuestros vecinos cósmicos, los astrónomos han sido capaces de determinar que el agua juega un rol muy importante en la formación de los planetas gigantes como Júpiter, Saturno y Urano. Sin embargo, la abundancia  de este elemento vital en los planetas gigantes del Sistema Solar es poco conocida debido a que el agua se encuentra atrapada en forma de hielo, muy adentro en sus atmósferas lo que la hace muy dificil de investigar.

“Las sondas que hemos enviado a Júpiter no han sido capaces de penetrar lo suficiente en la atmósfera para obtener una medida clara de la abundancia de agua. Aunque en el caso de WASP-43b es diferente, ya que es en este planeta es más fácil seguir el rastro de agua”, comenta Derek Homeier. Poder seguir mejor el rastro de agua en este planeta puede deberse a que es un mundo mucho más caliente que Júpiter.

Los resultados de toda esta investigación han sido presentados en dos documentos diferentes. El que se refiere al mapa térmico de la atmósfera del planeta ha sido publicado el 9 de octubre de 2014 en la revista Science Express, y el otro, el que se refiere al mapa del contenido de la atmósfera, ha aparecido en el The Astrophysical Journal Letters del 12 de septiembre de 2014.

Referencia: http://www.dailygalaxy.com/my_weblog/2014/10/-hubble-captures-an-alien-planets-secrets-of-air-temperatures-water-vapor-a-first.html#more

 

 

Detectan agua en un planeta más grande que Júpiter

6a00d8341bf7f753ef01a73d80e15e970d

Científicos estadounidenses  han detectado la presencia de agua en la atmósfera de un planeta que se encuentra fuera del Sistema Solar, a través de una nueva técnica que podría ayudar a saber cuántos planetas con agua, como la Tierra, existen en el Universo.

El equipo, formado por astrónomos de la Universidad Penn State y otras instituciones, han detectado agua en la atmósfera de un planeta tan masivo como Júpiter que orbita la estrella vecina tau Bootis.

“Planetas como tau Bootes b, que son tan masivos como Júpiter pero mucho más calientes, no existen en nuestro sistema solar”, afirma Chad Bender, de la Universidad de Penn. “La detección de agua en la atmósfera de tau Bootes b es importante porque nos ayuda a comprender cómo estos exóticos planetas como Júpiter se formaron y evolucionaron”.

Los científicos ya han detectado vapor de agua en otros mundos, utilizando una técnica que funciona solamente si un planeta tiene una órbita que pasa enfrente de su estrella, cuando es observada desde la Tierra. También han utilizado otras técnicas que funcionan solamente si un planeta se encuentra suficientemente lejos de su estrella. Pero hay casos en que ambas técnicas no funcionan y los investigadores tienen que recurrir entonces a la nueva técnica basada en rayos infrarrojos.

Con la nueva técnica de detección y con los futuros telescopios que se construyan (mucho más poderosos que los actuales) como el telescopio James Webb o el Thirty Meter Telescope, los astrónomos esperan ser capaces de examinar la atmósfera de planetas que son mucho más fríos y mucho más distantes de su estrella madre, y donde la probabilidad de que exista agua en estado líquido es mucho mayor.

Los detalles del hallazgo han aparecido publicados en la revista The Astrophysical Journal Letters.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy 

Descubren penachos más grandes que el Everest en la luna Europa

penachos

Gracias a las observaciones realizadas por el telescopio Espacial Hubble, los científicos han podido determinar la existencia de grandes chorros de vapor de agua que son emitidos desde la superficie de la luna Europa, (que una de las lunas de Júpiter) la cual, durante los últimos años, ha sido objeto de estudio debido a que debajo de la capa de hielo que se encuentra en su superficie podría existir un océano de agua en estado líquido.

Fueron Lorenz Roth, de un instituto de San Antonio, Texas y Joachim Saur de la Universidad de Colonia, quienes utilizaron la potencia del telescopio Hubble para determinar que el vapor de agua es producido muy cerca del polo sur de Europa. Estos penachos son parecidos a los geysers de la Tierra que son inmensamente grandes y que pueden alcanzar alturas de 200 metros. Europa tiene una circunferencia de 3,200 kilómetros que es igual a la de la Luna.

“El agua es considerada generalmente como un requisito para la vida, al menos como la conocemos. Por esta razón, el descubrimiento de grandes penachos de vapor de agua en la luna Europa se ha convertido en un punto central en la investigación de vida extraterrestre”, afirma Lorenz Roth.

Los penachos de agua solamente pueden ser observados cuando Europa está en una órbita que le permite estar lejos de Júpiter. Esto significa que la actividad de las fuentes varían en función del tiempo y de la posición. En este sentido, la órbita de Europa no es circular sino más bien elíptica. Cuando Europa se encuentra más alejada de Júpiter, las fuerzas de marea hacen que las inmensas fracturas en su superficie liberen vapor de agua en forma de penachos.

Estos penachos de vapor de agua también han sido descubiertos por la sonda Cassini en la luna Enceladus, que es una de las lunas de Saturno.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________

Encuentran en Europa materiales que podrían formar vida

Europa_arcilla

Un nuevo análisis de los datos aportados por la sonda Galileo, revelan que un material compuesto básicamente por arcilla ha sido depositado en la superficie de la luna Europa (de Júpiter) por un cometa o asteroide, por lo que esta es la primera vez que se detectan en la superficie de esta luna este tipo de minerales, los cuales generalmente llevan consigo compuestos orgánicos.

“Los materiales orgánicos, que representan importantes ladrillos para la vida, son generalmente encontrados en cometas y en asteroides primitivos”, afirmó Jim Shirley del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Muchos científicos consideran que Europa es el mejor sitio en nuestro Sistema Solar para encontrar vida, ya debajo de su superficie existe un océano que está en contacto con rocas y hielo, además de otros componentes que producen calor

Por esta y otras razones la comunidad científica cree que Europa contiene materiales orgánicos, los cuales no han sido todavía observados. Una teoría afirma que dichos materiales orgánicos debieron haber llegado al satélite a través del impacto de cometas y asteroides; este nuevo hallazgo apoya esta idea.

Y el material que ha sido encontrado en Europa lleva el nombre de Filosilicatos que, como ya decíamos, es una especie de arcilla que contiene moléculas orgánicas y que podría provenir de asteroides (de unos 1,100 metros) o de cometas (de unos 1,700 metros) que pudieron haber impactado en la superficie del satélite.

“Entender la composición de Europa es un asunto clave para poder descifrar su historia y posiblemente su habitabilidad”, afirmó Bob Pappalardo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Astronomy.com

_____________________