La vida más allá de la Tierra no parece existir en 100,000 galaxias, revela estudio

Untitled39

Después de buscar en alrededor de 100,000 galaxias signos de una avanzada civilización extraterrestre, un equipo de científicos, utilizando observaciones del telescopio WISE de la NASA, no han encontrado, hasta el momento, ningún tipo de evidencia.

“La idea detrás de nuestra investigación es que, si una galaxia entera ha sido colonizada por una civilización avanzada, la energía producida por esta civilización sería detectable en frecuencias de microondas cercanas al rojo, exactamente el tipo de radiación que el satélite WISE ha sido diseñado para detectar pero para otros propósitos astronómicos”, afirma Jason T. Wright, profesor asistente de la Universidad de Penn.

Fue en los años 60 cuando el físico teórico Freeman Dyson propuso que una civilización avanzada más allá de la Tierra podría ser detectada a partir de las emisiones que esta produjera en el infrarrojo medio. Y es gracias al telescopio WISE, como a los trabajos de Roger Griffith, como se ha podido descartar esta posibilidad, es decir, que hasta la fecha no existe ninguna civilización que emita en el infrarrojo algún tipo de señal que arroje luz sobre su propia existencia.

De cualquier manera, afirma Wright, que el equipo no haya detectado la presencia de alguna civilización en alguna de estas galaxias, es un muy interesante resultado científico. “Nuestros resultados significan que, de las 100,000 galaxias que WISE ha podido analizar con suficiente detalle, ninguna de ellas está poblada por una civilización avanzada. Esto es interesante porque muchas de estas galaxias tienen miles de millones de años de existir, por lo que sería muy fácil que tuvieran una civilización viviendo en su seno. Pero probablemente sí existan pero no tienen la suficiente energía para poder emitir en el infrarrojo”, señala.

Hay que decir que la búsqueda de vida en otras planetas, o en otras galaxias, no se limita únicamente a lo que se puede detectar en regiones del infrarrojo, sino que también se utilizan ondas de radio, en otras longitudes de onda, para lograrlo. Recordemos que a lo largo y ancho del mundo existen radiotelescopios, como el de Arecibo en Puerto Rico, que se dedican a buscar vida en otros planetas a partir de las ondas de radio que una civilización lejana pudiese emitir. Un ejemplo concreto de esta búsqueda es el proyecto SETI, el cual surgió en 1970 bajo el patrocinio de la NASA, y que cuenta con una gran comunidad en internet (más de 5 millones de usuarios) que desde sus computadoras se dedican a ayudar a la organización a buscar la presencia de vida en otros planetas. Hasta el momento no han tenido mucha suerte pese a que la búsqueda continúa.

Hat_Creek_observatory_CA_telescopes_t658

Antenas del telescopio Allen en California.

De hecho, existe un proyecto bastante ambicioso llamado The Allen Telescope Array, liderado por el Instituto SETI y el Laboratorio de Radioastronomía de la Universidad de Berkley en California que busca encontrar vida en otros planetas a partir de un arreglo interferométrcio conformado por 350 pequeños platos que sirven como antenas. El 11 de octubre de 2007 se hizo la primera prueba con 47 de las 350 antenas.

Lo valioso de este tipo de telescopios es que cada una de estas antenas están interconectadas entre sí, trabajan al unísono, convirtiéndolo en uno de los radiotelescopios más grandes y poderosos del mundo, el cual también será utilizado para otro tipo de observaciones astronómicas.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García. 

Referencia: http://www.astrobio.net/topic/deep-space/alien-life/search-for-advanced-civilizations-beyond-earth-finds-nothing-obvious-in-100000-galaxies/

Anuncios

Descubren planeta como la Tierra

6a00d8341bf7f753ef01a3fcf26256970b

La vida en otros planetas fuera del Sistema Solar podría ser una realidad porque un grupo de científicos ha descubierto hace unos días a Kepler-186f, un mundo que es ligeramente más grande que la Tierra y, para sorpresa de todos, se encuentra en la llamada zona de habitabilidad que es una región donde el agua puede encontrarse en estado líquido, lo que favorece la presencia de vida.

Kepler-186f es uno de los cinco planetas que giran en torno a la estrella Kepler-186, la cual es una enana roja que se se encuentra a unos 490 años luz de la Tierra en la constelación del Cisne. Los investigadores creen que este nuevo planeta es tan rocoso como la Tierra. De lo que no están seguros todavía es de qué está compuesta su atmósfera o si la tiene. 

Para Elisa Quintana, del Instituto SETI, “este el primer planeta del tamaño de la Tierra que hemos encontrado fuera del Sistema Solar y que gira alrededor de otra estrella”. 

Debido a que es ligeramente más grande que la Tierra, lo más probable es que tenga una atmósfera no muy gruesa que haría que el agua se encontrarse en forma líquida. 

Por el momento, y con la tecnología actual, es imposible saber si este planeta tiene atmósfera o no. Para el 2018 se espera que se envíe al espacio el telescopio James Webb de la NASA, que seguramente ayudará a revelar características de este nuevo mundo que por el momento son incomprensibles. Tampoco se descarta la existencia de vida. 

En este sentido, este nuevo descubrimiento agrega nuevos ímpetus en lo que respecta a la búsqueda de vida en otros planetas. Y gracias a que los astrónomos pueden interpretar y descubrir planetas del tamaño de la Tierra a través de los datos que aporta el telescopio Kepler, no es descabellado pensar que, en un futuro no tan lejano, se pueda encontrar a un planeta como el nuestro. 

___

Traducido y editado por Julio García. Referencia: Daily Galaxy.

Astrónomos utilizan luz láser para buscar vida en otros planetas

laser_light

Utilizar luz láser para encontrar vida en otros planetas es una de las apuestas que hacen astrónomos de la talla de Geoffrey Marcy, quien utiliza los más modernos telescopios, como el VLT de Chile,  para detectar este tipo de señales que pudieran provenir de seres   extraterrestre ya que él cree que solamente una civilización inteligente utilizaría el láser para enviar mensajes.

Conforme más y más planetas como la Tierra se van descubriendo, los científicos comienzan a considerar que el nuestro no tienen nada de  especial, que es uno más entre tanto y, por consiguiente, no es el único lugar donde puede existir vida.

El programa para la búsqueda de vida en otros planetas, llamado SETI, pertenece a la Universidad de Berkeley y recibe fondos de 1 millón de dólares anuales. En este programa se encuentra Mercy, quien ha dedicado gran parte de su vida a buscar vida más allá del Sistema Solar.

Para Dan Werthimer, director del grupo de Berkley, es un poco más escéptico cuando afirma que “si no encontramos vida en el universo, esto significaría que somos 1 en trillones y por lo tanto debemos de tener mucho más cuidado a la hora de preservar la vida en la Tierra.

Y Mercy se considera así mismo como poco optimista  al señalar  que desafortunadamente “existen muchos factores de probabilidad a la hora de encontrar vida inteligente”.

En el proyecto SETI puede participar cualquier persona que tenga acceso a una computadora y a una conexión a internet para así descargar un programa desde el siguiente enlace http://setiathome.berkeley.edu y ser partícipes de forma directa de la búsqueda de vida en otros planetas a través del envío de datos que se hacen desde los servidores del telescopio de Arecibo a las computadoras que estén participando.

___
Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy. 

_____________________

Descubren nueva luna alrededor de Neptuno

neptune-satellites-ring-arcs

El Telescopio Espacial Hubble ha descubierto una nueva luna alrededor de Neptuno, por lo que ahora el número de satélites de este gigante gaseoso se dispara a 14.

El nuevo satélite –llamado S/2004 N 1- fue descubierto el 1 de Julio de 2013 durante un análisis de viejas fotografías tomadas por este telescopio.

S/2004 N 1 es el satélite más pequeño de Neptuno encontrado hasta ahora ya que solamente mide 19 kilómetros.

Dicen los investigadores que haberlo descubierto fue muy difícil ya que orbita de forma muy rápida: “es como si pusiéramos a un fotógrafo deportivo a seguir el movimiento de un atleta donde éste último aparece enfocado y el fondo completamente desenfocado”, afirma Mark Showalter del Instituto SETI.

Para poder encontrar la nueva luna, Showalter hurgó a través de varios archivos de fotografías tomados por el Hubble entre 2004 y 2009, y donde la nueva luna aparece en al menos 150 de estas fotos. Trazando una órbita circular de la luna, Showalter pudo demostrar también que el pequeño satélite orbita el planeta cada 23 horas.

La luna es tan pequeña y difícil de observar que, inclusive, la sonda Voyaguer 2 que pasó cerca de Neptuno en 1989 no lo pudo detectar; pero en aquella ocasión la sonda sí que puedo descubrir otras seis lunas.

S/2004 N 1 es tan pequeño que es alrededor de 100 millones de veces menos brillante que cualquier estrella que pudiésemos mirar directamente en el cielo.

Por otra parte, y con 2,700 km de diámetro, la luna más grande de Neptuno es Tritón el cual es considerado como el único satélite natural en todo el Sistema Solar que tiene una órbita retrógrada. En este tipo de movimiento orbital la dirección que sigue un cuerpo es opuesto al movimiento de rotación del planeta que lo hospeda.

Debido a este extraño movimiento, algunos expertos sospechan que Tritón es  un planeta enano que, hace mucho tiempo, fue capturado por la fuerza de gravedad de Neptuno.

El Telescopio Hubble fue lanzado al espacio en 1990 y, desde aquél entonces, nos ha traído impresionantes imágenes tanto del Sistema Solar, de otras galaxias distantes y del llamado universo profundo. Su sucesor será el telescopio James Webb que será lanzado al espacio en 2018.
___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Live Science.

_____________________

Encuentran una de las estrellas más cercanas al Sistema Solar

Estrella WISE

Una sonda de la NASA que se dedica a detectar Rayos infrarrojos en el universo, la Wide Field Infrared Survey Explorer, ha descubierto un par de estrellas las cuales son consideradas como el tercer sistema de estrellas más cercano a la Tierra después de Alpha Centauro y la estrella de Barnard, la cual fue descubierta en 1916.

Las dos nuevos astros son del tipo enana marrón, que son estrellas muy pequeñas en cuanto a masa se refiere y que, por su tamaño, son incapaces de producir el suficiente calor para generar reacciones termonucleares a partir de la combustión del hidrógeno. Como resultado de tu tamaño también son frías y y no producen mucha luz.

“La distancia a este par de estrellas es de 6,5 años luz. Tan cerca están de nosotros que una transmisión de ondas de radio enviada desde nuestro planeta en 2006 está llegando ahí justamente ahora”, dijo Kevin Luhman, profesor asociado de astronomía y astrofísica de la Universidad de Penn. “Es un excelente lugar para buscar planetas porque el sistema se encuentra muy próximo a la Tierra, lo que hace muy fácil detectar cualquier planeta que esté orbitando aún estrellas con tan poca luminosidad y tan pequeñas como las enanas marrones”, añadió.

Por otro lado, algunos de los astrónomos más importantes del mundo como Sir Martin Rees, creen que una civilización extraterrestre avanzada, en lugar de utilizar diferentes ondas de radio o luz visible para enviar un mensaje, podrían recurrir a otros medios de comunicación como los neutrinos u ondas gravitatorias o bien utilizar algún otro tipo de forma de comunicación que actualmente desconocemos.

“El hecho de que hasta ahora no hemos encontrado la mínima evidencia de vida, mucho menos inteligencia, más allá de la Tierra”, afirmó alguna vez Arthur C. Clarke, “no me sorprende ni me decepciona porque nuestra tecnología debe de seguir siendo ridículamente primitiva comparada con la de otras posibles civilizaciones”.

Por su parte, para lord Rees, quien tiene publicados un centenar de libros sobre cosmología y quien también es presidente de la Sociedad Real Británica, la existencia de vida inteligente podría estar más allá de nuestra comprensión.

“Podría estar mirándonos a la cara y simplemente no la podríamos reconocer. Esto se debe a que siempre estamos buscando algo parecido a nosotros, asumiendo que tienen la misma tecnología y matemáticas que nosotros”.

“Yo sospecho que podría haber vida e inteligencia en formas que no podemos concebir. Tal y como le sucede a un chimpancé que no puede comprender la teoría cuántica, también existen aspecto de la realidad que van más allá de la capacidad de comprensión de nuestros cerebros”.

Por su parte, Frank Drake, el fundador del Instituto SETI y de la famosa ecuación de Drake, cree que la televisión satelital y la llamada revolución digital están haciendo invisible a la humanidad de los alienígenas cortando las señales de radio y televisión en el espacio. La Tierra está actualmente rodeada por una cáscara de radiación de 50 años luz producida por la televisión analógica, las ondas de radio y las transmisiones por radar. De acuerdo con Drake, las señales digitales de televisión lucirían como ruido blanco para una civilización extraterrestre que nos estuviera observando.

A pesar de que las señales se han expandido lo suficiente para alcanzar muchas sistemas estelares cercanos, están desapareciendo rápidamente con el surgimiento de la tecnología digital, afirma Drake.

En los años 60, Drake encabezó la conversión del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico en un importante centro de radio astronomía. Como investigador, Drake estuvo involucrado en los primeros trabajos sobre estrellas pulsares; también contribuyó, junto con Carl Sagan, al diseño de la placa que lleva el primer mensaje que ha sido enviado al espacio mediante la sonda Pioneer, la cual ya ha superado los confines del sistema solar. La placa fue diseñada -o al menos eso es lo que se pretende- para ser comprendida por cualquier civilización extraterrestre que la encuentre.

Por otro lado, el nuevo sistema binario ha sido bautizado como “WISE J104915.57-531906, debido a que ha sido descubierto gracias a un mapa de todo el universo creado por el telescopio WISE.

Para Edward Wright, el investigador principal de este hallazgo, “cuando propusimos la sonda WISE lo hicimos con la idea de encontrar la estrella más cercana al sol. Y lo hemos encontrado ya que WISE J1049-5319 es, por mucho, el sistema de estrellas más cercano a la Tierra encontrado hasta ahora”.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________