Archivo de la etiqueta: hielo

Si aterrizáramos en la Luna Europa: ¿qué necesitaríamos saber?

20130808-192825.jpg

La mayoría de las cosas que hoy los científicos saben sobre Europa, la luna de Júpiter, ha sido gracias a una docena de naves que desde 1979 (recordemos a la Voyaguer 2) y hasta mediados de los noventa (la sonda Galileo) se han encargado de fotografiar su superficie y su atmósfera.

Gracias a estos encuentros los investigadores han podido saber que su superficie está formada por hielo fracturado y que debajo de éste podría existir un océano formado por agua en estado líquido que sería el hogar de vida microbiana.

europe-detail
Detalles de las fracturas presentes en el hielo de la luna Europa / Crédito: http://www.astronoo.com

“Si un día los seres humanos envían a un robot a la superficie de Europa, necesitaremos saber qué buscar y sobre qué tipo de instrumentos necesitaríamos llevar”, afirma Robert Pappalardo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. “Necesitamos mucha preparación que es necesaria para poder aterrizar en Europa, pero estudios como estos ayudan a concentrarnos en los instrumentos tecnológicos necesarios para poder llegar y sobre todo la información que nos ayudaría a elegir el lugar idóneo para poder aterrizar. Además, Europa es el lugar más probable, después de la Tierra, para encontrar vida”, añade.

Entre las preguntas que el equipo de investigadores se hace en este estudio en el que han participado varias organizaciones como la NASA, la Universidad de Colorado y la Universidad de Texas, entre otras, son: ¿qué es lo que ha provocado las fracturas en el hielo? ¿Qué tipo de química existe ahí? ¿Existirán moléculas orgánicas que sirvan para el desarrollo de la vida?

Otras preguntas tienen que ver con su actividad geológica y la presencia de agua líquida: ¿qué tan activa es su superficie? ¿Qué tanto le afecta la gravedad provocada por Júpiter? ¿Qué características tendrá el agua líquida?

“Aterrizar en la superficie de Europa sería un paso clave en la investigación astro biológica de ese mundo”, afirmó Chris McKay quien es investigador de la NASA.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

_____________________

Anuncios

Los cinturones de asteroides podrían determinar la formación de vida compleja

Dos astrónomos de la NASA han sugerido que el tamaño y la ubicación de un cinturón de asteroides, que adquiere su forma a partir de la evolución de los planetas que comienzan a formarse alrededor de una estrella y por la influencia gravitatoria que ejercen planetas del tamaño de Júpiter, determinaría el hecho de que la vida compleja se desarrolle, o no, en planetas rocosos como la Tierra.

En este sentido, los científicos dan por sentado que las rocas que conforman el cinturón de asteroides que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter, han sido capaces de depositar agua y compuestos orgánicos en aquella Tierra que se formó hace unos 4,500 millones de años. De acuerdo con la teoría del Equilibrio Puntuado, los impactos ocasionales de asteroides podrían haber acelerado el ritmo de la evolución biológica al interrumpir el ciclo ambiental de nuestro planeta, a tal punto que las especies tuvieron que adoptar nuevas estrategias de adaptación. Los astrónomos basan sus conclusiones a partir del análisis de modelos teóricos y de observaciones que incluyen los datos aportados por el telescopio de infrarrojos Spitzer de la NASA.

“Nuestro estudio muestra que solamente una minúscula fracción de sistemas planetarios observados hasta ahora, parecen tener planetas gigantes en la ubicación justa para producir un cinturón de asteroides del tamaño apropiado para influir en la generación de vida en un planeta rocoso cercano”, afirmó Rebecca Martin, una de las investigadoras.

Martin y Mario Livo, quien es el otro investigador, sugieren también que la ubicación de un cinturón de asteroides, relativo a un planeta como Júpiter, no es un accidente. De hecho, el cinturón de asteroides en nuestro sistema solar está conformado por millones de rocas que se encuentran en la llamada “línea de nieve”, que marca el borde de una región fría donde material volátil como el hielo se encuentra tan lejos del Sol que permanece intacto. Cuando Júpiter se formó un poco más allá de esta línea de nieve, su poderosa fuerza gravitatoria impidió que las rocas que se encontraban bajo esta influencia, pudieran unirse para formar un nuevo planeta. De hecho, la influencia de este gigante gaseoso causó que el material chocara entre sí y se rompiera. Éstas rocas fragmentadas comenzaron a formar lo que hoy conocemos con el cinturón de asteroides.

Utilizando a nuestro Sistema Solar como modelo, Martin y Livo propusieron entonces que los cinturones de asteroides en otros sistemas solares estarían situados, siempre, en ésta línea de nieve. Para poner a prueba su propuesta, crearon modelos de discos donde se están formando planetas alrededor de estrellas jóvenes y luego calcularon la ubicación de esta línea en éstos discos, todo en función de la masa de la estrella central.

Posteriormente analizaron toda la información existente que ha sido recabada por el telescopio Spitzer de 90 estrellas que tienen polvo caliente y que podría indicar la presencia de una estructura que formara un cinturón de asteroides. Y las medidas de  temperatura de este polvo caliente fue consistente con la temperatura que presenta el polvo que se encuentra en la línea de nieve.

Luego de hacer todo esto, los dos científicos estudiaron 520 planetas gigantes que se encuentran en otras estrellas, donde solamente 19 de ellos residen fuera de de esta línea de nieve, lo que sugiere que la mayoría de los planetas gigantes que podrían haberse formado fuera de esta línea han emigrado también hacia adentro para preservar la presencia de un cinturón de asteroides disperso necesario para fomentar una mayor evolución de la vida en planetas como la Tierra. Aparentemente, menos del cuatro por ciento de los sistemas observados pueden albergar un cinturón de asteroides compacto.

“Basado en nuestro escenario, debemos concentrar nuestros esfuerzos en buscar vida en sistemas que poseen planetas gigantes apartados de la línea de nieve”, afirmó Livo.

Crédito: http://www.dailygalaxy.com/

Por otro lado, la imagen que aparece arriba, muestra tres escenarios posibles para la evolución de un cinturón de asteroides. En el panel superior, donde dice Disrupted Belt, se aprecia cómo sería imposible formar un cinturón debido a la dispersión del material que impide la formación de vida en los planetas. El segundo escenario muestra el modelo de nuestro sistema solar: un planeta como Júpiter que se mueve ligeramente hacia el interior, pero que está ligeramente fuera del cinturón de asteroides. En la tercera ilustración, un planeta de grandes dimensiones no ha emigrado del todo y ha creado un cinturón de asteroides masivo. Este tipo de cinturones, los masivos, son incapaces de promover la evolución de la vida porque bombardean de manera indiscriminada a planetas del tamaño de la Tierra.

En definitiva: el escenario idóneo para la evolución de vida en cualquier Sistema Solar estaría basado en el segundo escenario.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________

Noticias relacionadas: 

El hielo del Sistema Sola pudo haber generado la vida en la Tierra.

 

 

Los hielos de Groenlandia se derriten y lo hacen como nunca antes

La imagen que aparece del lado izquierdo fue tomada por la NASA el 8 de Julio de 2012. La que aparece del lado derecho, que aparece cubierta en su totalidad de color rojo, el 12 de Julio de 2012. La difrencia del derretimiento es evidente y la rapidez con la que sucede también. Ambas imagenes fueron obtenidas a través de tres satélites. /Imagen: NASA.

La superficie de la masiva capa de hielo que existe en Groenlandia se ha derretido este mes en una área de proporciones inusuales, ha afirmado la NASA.

En este sentido, los científicos han afirmado que el derretimiento tuvo lugar sobre una gran área y, desde hace 30 años que se realizan observaciones, nunca se había observado algo así.

El área de hielo que se está descongelando saltó del 40% al 97% en tan solo cuatro días (desde el 8 de Julio ).

Sin embargo, alrededor de la mitad de la capa de hielo que cubre a Groenlandia se descongela durante los meses de verano, pero la velocidad y la escala con que lo está haciendo ahora ha sorprendido a los científicos, quienes han calificado el fenómeno como extraordinario.

La NASA ha dicho que casi la totalidad de la costa de Groenlandia ha experimentado ya una cierto derretimiento, el cual corre hacia el interior de la isla unos 3 kilómetros.

Hasta ahora el derretimiento más extenso que se haya observado con satélites en las pasadas tres décadas, fue de 55 % del área total, y, de acuerdo con lo registros con los que se cuentan, desde 1889 no se había hecho presente un derretimiento de esta magnitud.

“Cuando observamos derretimientos en lugares en donde no los habíamos visto con anterioridad, al menos en un largo periodo de tiempo, el hecho te hace sentarte por un momento y preguntarte qué está pasando”, afirmó Waleed Abdalati, científico jefe de la NASA, quien también afirmó: “es una gran señal porque es el significado de lo que debemos de resolver en los próximos años”.

Mira este espacio.

Debido a que este gran derretimiento había sucedido ya en 1889, los científicos no están en condiciones de determinar si este es un evento natural y extraño, o si más bien se debe al cambio climático provocado por el ser humano.

“Los núcleos de hielo situados en la cumbre de Groenlandia, muestran que eventos de derretimiento de este tipo ocurren, en promedio, una vez cada 150 años. Con el último ocurrido en 1889, este evento que presenciamos está justo a tiempo para producirse y pareciera normal”, afirmó Lora Koenig, una glacióloga del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

“Pero si seguimos observando eventos de derretimiento en los próximos años, entonces sí sería de preocuparse”, concluye.

Por otro lado, esta noticia sala a la luz justo después de que la NASA revelara imágenes de que, un iceberg masivo, dos veces del tamaño de Manhattan, se había desprendido del glaciar Petermann: también en Groenlandia.

A continuación presentamos este vídeo del dramático desprendimiento en el glaciar Petermann:

__________________

Traducido y editado por JULIO GARCÍA.

Fuente: BBC.

El hielo del Sistema Solar pudo haber originado la vida en la Tierra

A lo largo de mucho tiempo los científicos han creído que los cometas, o un tipo de meteoritos muy primitivos llamados condritas carbonáceas, fueron la fuente de los primeros elementos volátiles en la Tierra -que incluyen al hidrógeno, el nitrógeno y el carbono- y posiblemente también materiales orgánicos. Comprender de dónde provienen estos elementos volátiles resulta crucial para determinar el origen del agua y de la vida en la Tierra.

Una nueva investigación encabezada por el investigador de la Universidad de Carniege, Conel Alexander, se enfoca, justamente, en el agua congelada que estaba distribuida en la mayor parte del Sistema Solar, pero probablemente no en los materiales agregados en el principio de la Tierra.

La evidencia de este hielo es ahora preservada en objetos como cometas y en las condritas carbonáceas.  Y es que este hallazgo contradice las teorías que prevalecen actualmente sobre la relación entre estos dos tipos de cuerpos y sugiere que los meteoritos, y sus parientes los asteroides, son las fuentes más probables de agua en la Tierra.

Analizando la proporción del isótopo pesado del hidrógeno: el deuterio en agua congelada (H2O), los científicos pueden tener una idea de la distancia relativa del Sol en el que los objetos que contienen agua se formaron.

Las condritas son meteoritos no metálicos (rocosos) que no han sufrido procesos de fusión como los asteroides /Imagen: http://www.wikipedia.org

Los objetos que se formaron más lejos deben de tener mayor contenido de deuterio en el hielo que aquellos objetos que se formaron más cerca del Sol. Por su parte, los objetos que se formaron en la misma región, deben poseer similares composiciones de isótopos de hidrógeno. Por consiguiente, comparando el contenido de deuterio de agua en las condritas carbonáceas, con el contenido de deuterio de los cometas, es posible decir si estos se formaron en tramos similares en el Sistema Solar.

Se ha sugerido que tanto los cometas como las condritas carbonáceas se formaron más allá de la órbita de Júpiter, quizá en los confines del Sistema Solar, para después desplazarse hacia adentro trayendo consigo material orgánico que fue depositado más tarde en nuestro planeta. Si todo esto es cierto, entonces el hielo encontrado en cometas y los remanentes de hielo preservado en las condritas carbonáceas en forma de silicatos hidratados como la arcilla, podrían tener la misma composición isotópica.

Los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo y rocas que orbitan el Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas /Imagen: wikipedia.org

Los científicos analizaron también muestras de 85 condritas, y fueron capaces de mostrar que éstas podrían no haberse formado en las mismas regiones del Sistema Solar como los cometas, debido a la baja proporción de deuterio. Si el resultado se confirma en su totalidad, sería contradictorio con dos de los más prominentes modelos teóricos que versan sobre la formación del Sistema Solar y por qué presenta su estructura actual.

El equipo sugiere también que las condritas carbonáceas se formaron en el cinturón de asteroides que existe entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y es más: proponen que la mayoría de los elementos volátiles en la Tierra llegaron a partir de una variedad de condritas y no por medio de cometas.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Science Daily.

Un asteoride de 10 metros pasará “rozando” la Tierra el 27 de Junio


por Julio García.

El próximo 27 de Junio tendrá lugar un acontecimiento astronómico que por su naturaleza resulta común para todos: el paso de un asteoride. Lo que es poco común es que este asteroide, cuyo diámetro es de 10 metros, algo equiparable al tamaño de una casa, pasará prácticamente rozando la Tierra, a una distancia similar a la que se encuentran la mayoría de los dicienueve satélites GPS que oribtan nuestro planeta a unos 19,000 kms por encima de nuestras cabezas.

Desconozco hasta ahora (pese a que he estado buscando información al respecto) el tipo de material del que este pedazo de roca estaría compuesto. Para algunos resultará poco relevante saber la composición química de este asteroide si de antemano los científicos han descartado por completo que 2011MD choque con la Tierra, sin embargo, sí que resulta valioso conocer su composición química si planteamos un esceneario ficticio donde 2011MD chocara con la Tierra. En un simulador de colisiones de asteorides que encontré en Internet, me sorprendí al observar que un asteoride de tan solo 10 metros es capaz de producir efectos devastadores, similares a los que en 1905 dejó la caída de un meteorito sobre la región de Tunguska en Siberia, donde miles de árboles fueron arrasados y convertidos en cenizas. Pero, en realidad, ¿por qué es tan relevante conocer la composición química de un meteorito?

Trayectoria del asteoride 2011 MD en su paso por la Tierra /NASA
Trayectoria del asteoride 2011 MD en su paso por la Tierra /NASA

Haciendo una segunda simulación con este programa, encontré que si la composición química de un asteoride de 10 de metros fuera solamente de hielo (como la mayoría de los cometas) y no de roca o hierro, que es un elemento muy pesado, el impacto y los efectos para la Tierra serían inocuos. De hecho, y de acuerdo también con los datos de este software, cada año y medio cae en nuestro planeta un asteoride con estas características. Ahora bien: cuando esos 10 metros de proyectil entran a la Tierra en forma de roca, como hemos dicho, genera un acontecimiento similar al de Tunguska, donde la potencia de devastación puede ser dos veces superior al poder destructivo de las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas. Afortunadamente un fenómeno de estos sucede cada cuatro años apróximadamente.

Lo que nos deja como experiencia estas simulaciones, que cualquiera puede realizar sin ser un experto en ciencias, es conocer en profundidad el poder de devastación que tienen los meteoritos y asteroides con los que la Tierra ha convivido desde su formación hace 4,500 millones de años.

La tarea de los científicos es la de no solamente conocer las características física y químicas de cada uno de estos cuerpos, sino, y esto es lo más complejo, predecir cual de estos puede ser potencialmente peligroso para la vida en la Tierra, porque un asteoride de tan solo 10 metros, si cayera en una gran ciudad, y no en una región despoblada como Tunguska sería realmente catastrófico. Y esta reflexión viene a colasión también porque es bastante penoso saber que apenas con tan solo dos días de anticipación, un meteorito como 2011MD fue observado y su trayectoria calculada. Penoso porque agencias como la NASA cuentan, supuestamente, con los recurosos tecnológicos y humanos para poder predecir algo como esto.

Por otra parte, en la siguiente liga, podrán ver algunos modelos y animaciones realizados por el investigador Pasquale Tricarico del Instituto de Ciencias Planterias de la Universidad de Tucson, en Estados Unidos:

http://orbit.psi.edu/~tricaric/2011MD.html