Descubren planeta como la Tierra pero 17 veces más grande

Un grupo de científicos han descubierto el “Godzilla de la Tierra”: un nuevo tipo de inmenso y rocoso mundo alienígena que se encuentra a 560 años luz de nuestro planeta.

Kepler-10c, como ha sido bautizado, pesa 17 veces más que la Tierra y gira entorno a una estrella como el Sol en la constelación de Draco.

Pese al descubrimiento, los científicos todavía no están seguros de que el planeta encontrado pueda realmente existir. Esto se debe a que a que planetas del tamaño de Kepler-10c deberían ser gaseosos y tener la “habilidad” de ir recolectando hidrógeno para convertirse en planetas como Júpiter que están formados mayoritariamente por gas. Lo curioso de todo esto es que los científicos sí han comprobado que este planeta es rocoso pese a ser tan grande.

godzilla-of-earths-planet-kepler-10c

Hay que decir también que el super-planeta orbita su estrella cada 45 días y probablemente esté tan cerca del astro que lo hospeda que esto hace imposible que exista vida tal y como la conocemos. Otro dato interesante es que no se encuentra solo: junto a él órbita otro planeta, Kepler-10, que tiene 3 veces el tamaño de la Tierra.

Para confirmar que el planeta realmente es rocoso y no gaseoso, el astrónomo Xavier Dumusque y su equipo utilizaron el Telescopio Nacional Galileo que se encuentra en las islas Canarias, todo esto con la finalidad de medir con mucha precisión la masa del planeta.

Los científicos también creen que el sistema Kepler-10c es bastante viejo y probablemente se formó tan solo 3,000 millones de años después del Big Bang, lo que indicaría que los planetas rocosos se formaron mucho antes de lo esperado y abre la posibilidad de que también pueda existir vida en ellos.

También es posible que los cazadores de exoplanetas encuentren más planetas parecidos a la Tierra en la medida en que observan y estudian el universo a través de instrumentos ópticos y no ópticos cada vez más potentes.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

 

 

Anuncios

Pequeños agujeros negros podrían crear materia oscura

pequeños_agujeros

Los científicos siguen debatiendo el verdadero origen de la materia oscura, que es la encargada de que las galaxias permanezcan unidas. La pregunta que se hacen es si ésta materia esta hecha de partículas microscópicas o, por el contrario, de cuerpos macroscópicos.

Desde la perspectiva macroscópica, la materia oscura podría estar formada por agujeros negros muy pequeños que pudieron haberse creado en el universo temprano. Si esto es cierto, los astrónomos podrían detectar estos agujeros negros primordiales.

Pero lo más probable es que la materia oscura estaría formada por un nuevo tipo de partículas llamadas WIMP, las cuales interactuarían de forma muy débil con las fuerzas físicas que gobiernan las partículas a excepción de la gravedad, de tal suerte que la existencia de esta materia oscura solamente podría ser detectada indirectamente a partir de su efecto sobre la fuerza de gravedad (que es con la única fuerza con la que interacciona de manera más fuerte).

En este sentido, con la finalidad de detectar materia obscura, los científicos han utilizado una gran cantidad de aceleradores de partículas como el Fermi, el LHC (que se encuentra en Ginebra) y el Ice Cube (que está en la Antártida) y hasta el momento no se ha podido producir en los laboratorios.

Mediante estos aceleradores de partículas, se pretende saber cómo estos agujeros negros primordiales podrían ser candidatos potenciales de materia oscura. Hasta el momento, y utilizando el telescopio Kepler de la NASA, que se utiliza también para detectar planetas fuera del Sistema Solar, no se han podido detectar agujeros negros primordiales.

Durante 4 años, el investigador Kim Griest y sus colegas de la Universidad de California, han monitoreado aproximadamente 150,000 estrellas a una distancia de unos 3,200 años luz. Si un agujero negro primordial pasara en frente de una de estas estrellas, el astro pasaría a ser un poco más brillante de lo normal debido al afecto conocido como “lentes gravitacionales”, el cual fue descrito por Albert Einstein en su teoría de la Relatividad y el que hace referencia al hecho de que la luz tiende a curvarse cuando pasa enfrente de un objeto con gravedad.

Hasta el momento, con la tecnología actual, es difícil detectar estos pequeños agujeros negros que podrían tener el tamaño de la Tierra, pero se espera que en el año 2020, la Agencia Espacial Europea lance al espacio la nave Euclid, que se encargará de develar los misterios que aún existen sobre la aceleración del universo y la existencia de la energía y materia oscura.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy. 

_____________________

Otorgan el premio Nobel a los descubridores del bosón de Higgs

higgs-boson-simulation

Simulación del choque de partículas donde es producido el Bosón de Higgs /Crédito: space.com

Hoy ha sido anunciado el premio Nobel de Física y los ganadores son dos físicos quienes predijeron la existencia del elusivo bosón de Higgs: una partícula que explica por qué otras partículas tienen masa.

La predicción sobre la existencia del bosón se hizo hace casi 50 años por Peter Higgs de Inglaterra y Francois Englert de Bélgica.

La academia dijo que ambos científicos se lo merecían “por el descubrimiento teórico de un mecanismo que contribuye a al entendimiento del origen de la masa de las partículas subatómicas, lo cual ha sido recientemente confirmado a través del detector ATLAS del Gran Colisionador de Hadrones”.

En este sentido, dos equipos del CERN anunciaron a finales del año pasado que habían descubierto una nueva partícula que era el bosón de Higgs. La identidad de la partícula fue confirmada a principios de 2013.

El bosón de Higgs representa la última pieza por descubrir del reino de las partículas subatómicas llamado el Modelo Estándard. Y tanto Englert como Higgs, de forma independiente, publicaron investigaciones respecto al proceso de cómo las partículas adquieren masa. Proceso que lleva el nombre de Mecanismo Brout-Englert-Higgs el cual marca la culminación de décadas de esfuerzo intelectual de muchas personas alrededor del mundo.

Englert nació en 1932 en Etterbeek, Bélgica y obtuvo su doctorado en 1959 por la Universidad Libre de Bruselas, donde ahora es profesor emérito.

Por su parte, Peter Higgs nació en Inglaterra en 1929 y obtuvo su doctorado en 1954 por la Universidad de Londres. Actualmente es profesor emérito de la Universidad de Edimburgo.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

_____________________

El telescopio Kepler deja de funcionar pero deja un gran legado

kepler_space_telescope

El prolífico telescopio Kepler ha tenido que renunciar a su trabajo de buscar planetas luego después de que los ingenieros fallaran en encontrar solución a un problema en una de las ruedas que ayudan al telescopio a posicionarse.

El observatorio ya había perdido la segunda de sus cuatro ruedas de reacción en Mayo, lo que significa que ya no puede estar completamente estable a la hora de buscar planetas

Kepler ha confirmado la existencia de 135 planetas más allá del Sistema Solar, pero todavía existen más de 3,500 candidatos en su base de datos que tienen que ser investigados y donde la basta mayoría de estos tendrán que ser confirmados como planetas en el momento oportuno.

El observatorio costó unos 600 millones de dólares y fue lanzado al espacio en Marzo de 2009 con el propósito de encontrar planetas como la Tierra que orbitan la estrella que los hospeda en la llamada zona de habitabilidad. Esta es la región alrededor de una estrella donde, si existen las condiciones atmosféricas precisas, la temperatura permitiría que el agua persista en una superficie de roca y en estado líquido. Y lo que hacía el telescopio era buscar esos planetas que tuvieran más posibilidades de desarrollar vida.

El observatorio ha logrado identificar a los llamados super-tierras (que son planetas ligeramente más grandes que el nuestro) en la zona de habitabilidad, y los científicos de la misión están confiados en que muy pronto confirmarán la existencia de planetas que se parezcan aún más a la Tierra.

“Lo que estamos buscando realmente es un planeta idéntico a la Tierra que gire entorno a una estrella como el Sol, por eso estamos enfocados ahora en analizar todos los datos, el legado, que nos ha dejado el telescopio Kepler”, explicó Bill Borucki, quien es el investigador principal de la misión.

El método que utilizaba el telescopio para detectar planetas consistía en observar la pequeña disminución de luz cuando un planeta pasa enfrente de su estrella, produciendo que el observador (en este caso el telescopio) detecte dicho efecto.

El telescopio completó su misión principal en Noviembre de 2012, y ya de ese esa fecha comenzó a tener problemas. Afortunadamente los científicos esperan poder extraer toda la información que se encuentra en su disco duro para poder así dar cuenta de la existencia de planetas como la Tierra.

Mientras tanto, el telescopio no volverá a funcionar.

___
Traducido y editado por Julio García.

Referencia: BBC.

_____________________

 

Los monstruos galácticos pierden su apetito conforme pasa el tiempo

monstergalax

Ésta imagen muestra dos de los cúmulos galácticos observados por las sondas WISE y Spitzer de la NASA. Los cúmulos galácticos se encuentran entre las estructuras más masivas del Universo. La galaxia más grande en cada grupo, denominada la “galaxia más brillante o BCG, se aprecia en el centro de cada una de las imágenes /Crédito: http://www.physorg.com

El universo está lleno de trozos de galaxias que están juntas gracias al afecto de atracción que ejerce la gravedad. A ese conjunto de trozos se les denomina conglomerados o cúmulos. En el  corazón de la mayoría de estos cúmulos se encuentra una galaxia monstruosa que va creciendo en tamaño luego de alimentarse del material de las galaxias vecinas.

Gracias a nuevas observaciones realizadas por el telescopio Spitzer de la NASA  y el Wide-field infrarred Survey Explorer o (WISE) se ha podido demostrar, contrario a las teorías preexistentes, que estas gigantescas galaxias disminuyen su tamaño conforme pasa el tiempo, ya que se alimentan con menor proporción de las galaxias vecinas.

“Hemos encontrado que estas galaxias masivas han comenzado a hacer dieta en los últimos 5,000 millones de años y por consiguiente no han ganado mucho peso”, afirmó Yeng-Tinglado Lin, quien es el autor principal del estudio, el cual ha sido publicado en la revista Astrophysical Journal.

Por su parte, para Peter Eisenharfdt, quien trabaja para el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, “WISE y Spitzer nos están mostrando que todavía tenemos mucho por aprender en lo referente a la masa de las galaxias más masivas”.

El nuevo descubrimiento ayudaría a los astrónomos a comprender cómo los cúmulos de galaxias -que son de las estructuras más masivas del universo- se forman y evolucionan.

Los cúmulos de galaxias están hechos por miles de éstas que se reúnen alrededor del miembro más grande llamado “la galaxia de mayor brillo” o BCG. Estas BCG pueden ser hasta decenas de veces más grandes que la Vía Láctea y van engordando poco a poco mientras se alimentan de otras.

Para hacer un monitoreo de cómo funcionan estos procesos, los astrónomos analizaron cerca de 300 cúmulos galácticos que se encuentran a una distancia de 9,000 millones de años. El cúmulo más lejano data de cuando el universo tenía unos 4,000 millones de años de edad y el más cercano de cuando el universo era más viejo y tenía unos 13,000 millones de años.

“Es imposible ver a una galaxia crecer, por lo que nuestro trabajo consiste en hacer un censo poblacional”, afirma Lin. “El nuevo estudio que hemos hecho nos permite conectar las propiedades de los cúmulos que observamos en el pasado relativamente reciente con aquellos que observamos y que pertenecen al pasado más lejano del universo”.

Tanto el telescopio Spitzer como el WISE son telescopios infrarrojos, pero poseen  características únicas que hacen que se complementen el uno con el otro en estudios como los realizados ahora. Por ejemplo, el Spitzer puede ver con mayor detalle que el WISE, lo que le permite capturar mejor los cúmulos más lejanos. En contraste, el WISE hace mejor su trabajo capturando imágenes de cúmulos cercanos.

Hay que señalar que los científicos desconocen por ahora cuales son las verdaderas razones por las galaxias BGC tienden a disminuir su apetito, pero lo que sí es un hecho es que los modelos actuales sobre la formación y la estructura de las galaxias deben replantearse a la luz de los nuevos descubrimientos.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Phys.org

_____________________