Archivo de la etiqueta: exoplanetas

Un científico piensa enviar a otros planetas los ladrillos fundamentales de la vida y dice cómo

Un físico teórico alemán ha propuesto una modificación a la primera nave espacial interestelar que le permita desacelerar lo suficiente como para orbitar un exoplaneta (un planeta más allá del Sistema Solar) y potencialmente sembrar una segunda Tierra. Sin embargo, el tiempo de viaje de 12,000 años podría dificultar la obtención de apoyo para la misión.

En los últimos 30 años, la opinión popular sobre a dónde debe de ir el ser humano al espacio ha oscilado entre una nueva misión a Marte y un regreso a la Luna.

Teniendo en cuenta la mezcla heterogénea de problemas que nos hemos creado en el planeta Tierra, desde problemas ecológicos y económicos, tales objetivos de exploración y colonización pueden tener una raíz egoísta, pero hay que tener en cuenta que es posible que necesitemos encontrar un segundo planeta Tierra para que las generaciones futuras puedan sobrevivir al posible desastre ecológico que se avecine.

Sin embargo, incluso las estimaciones de colonización más óptimas se miden en décadas, y no hay garantía de que sobreviviremos el resto de este siglo y mucho menos el tiempo suficiente para expandir de manera efectiva a la humanidad en toda la galaxia.

Pero ¿qué tal si en este momento pudiéramos comenzar el proceso de sembrar vida en otros mundos? La humanidad no podría sobrevivir tal vez, pero sí otro tipo de forma de vida.

Claudius Gros, un físico teórico de la Universidad de Goethe en Frankfurt Alemania cree deberíamos considerarlo.

Gros cree que sembrar vida en todo el cosmos tiene prioridad sobre la colonización humana y el también cree que este proceso de sembrar intencionalmente otros planetas en el universo con vida, más sucintamente conocido como “panspermia deliberada”, está dentro de nuestra capacidad tecnológica.

Breakthrough Starshot es un ambicioso proyecto que busca enviar la primera sonda espacial a la estrella más cercana al Sol, Alfa Centauro, utilizando un sistema propulsión láser.

Ese viaje tomaría alrededor de 20 años y requerirá que una nave que pese un gramo se acelere a una velocidad de 160 millones de kilómetros por hora o un quinto de la velocidad de la luz.

La sonda en cuestión no tendrá un sistema de frenado y se espera que tome fotos poco antes de acercarse a la estrella.

En un reciente estudio publicado en la revista Journal of Physics of Communications, Gros propone que utilicemos ese mismo sistema de propulsión por láser para enviar una nave espacial de 1,5 toneladas a velocidades más bajas para que para que podamos hacer más que solamente tomar fotografías.

A Gros le gustaría alcanzar una órbita estable de un exoplaneta y sembrar otros mundos con vida a través de pequeños laboratorios integrados que producirían genes y células. El objetivo declarado es TRAPPIST-1, pero otros exoplanetas, como el recientemente descubierto Ross 128b, también están en consideración.

La hipotética nave espacial de 1,5 toneladas de Gross que se utilizaría para sembrar vida se lanzaría desde la Tierra y los enormes láseres terrestres dirigidos a la ligera vela de 50 kilómetros de ancho que estaría anclada a la sonda la impulsarían aproximadamente al 30% de la velocidad de la luz.

A diferencia de la pequeña sonda utilizada para la misión de Alfa Centauro, la nave espacial de Gros necesitaría poder detenerse una vez que llegar a su destino , por lo que ideó una forma de hacerlo utilizando una vela magnética que generaría fricción con protones.

Esto permitiría que la sonda se desacelerara en el camino, algo parecido a hacer que un automóvil se detenga por completo y de golpe en medio de una carretera.

“La razón de la vela magnética es para crear un campo magnético sin perder energía”, dijo el investigador. “Tú no quieres gastar energía así que generarás el campo una vez, y luego con un circuito superconductor, la corriente permanece para siempre y el campo magnético también permanece para siempre”.

De acuerdo con Gros, la vela magnética tendría un radio de aproximadamente 50 kilómetros y cada uno de sus bucles generaría un campo magnético. Estos campos cambiarían el impulso de la sonda en función de la cantidad de partículas que fuera encontrándose en su camino.

Esencialmente, los protones entre la Tierra y el destino de la sonda crearían la fricción necesaria para desacelerar.

Puede parecer extraño imaginar una sonda gigante siendo ralentizda por algo tan pequeño e insignificante como los protones.

Para complicar aún más la situación, los científicos sospechan que restos de antiguas supernovas pudieron haber barrido gases del espacio que rodea nuestro Sistema Solar y los que están cerca de él, reduciendo así la densidad de la materia.

Sin embargo, Gros explicó que incluso con esa menor concentración de materia, el diseño que él propone podría proporcionar la fricción necesaria para frenar la hipotética nave espacial lo suficiente como para orbitar, y no solamente sobrevolar, un expoplaneta. “Se puede frenar por fricción desde el medio interestelar”, apunta.

Para Gros, su hipotética misión finalmente obliga a la humanidad a considerar una cuestión metaética. El sistema ético más natural para nuestra especie es uno que nos coloca en el centro y así es como vivimos. Pero, ¿debemos seguir este imperativo el 100% del tiempo? Gros no lo cree así.

“Un sistema ético en el que está centrado en un 99 por ciento en la humanidad es suficiente para construir una civilización próspera, y el 1 por ciento restante nos permite seguir proyectos “no racionales” como el proyecto Génesis”, señala.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García

Referencia: http://www.sciencealert.com/scientist-plan-to-send-life-to-distant-exoplanets-breakthrough-starshot

 

 

Anuncios

Un planeta parecido a la Tierra podría tener las condiciones para albergar vida, revelan astrónomos

Hay un nuevo lugar para buscar vida en el Universo.

Un equipo de astrónomos anunció el descubrimiento de un planeta parecido a la Tierra que gira alrededor de una estrella pequeña en una esquina de la galaxia. El planeta podría tener agua líquida y, por lo tanto, condiciones favorables para la vida.

La estrella, de nombre Ross 128, no es la más cercana con un planeta similar en tamaño al nuestro, ya que la estrella más cercana a la Tierra, Próxima Centauri, se encuentra a tan solo 4.2 años luz de distancia.

Aparentemente los astrónomos han detectado que solamente orbita un solo planeta en Ross 128, y no como sucede con Trappist 1, una estrella enana roja que se encuentra a unos 40 años luz que tiene, nada más y nada menos, que siete planteas orbitando a su alrededor.

Pero a diferencia de estas estrellas, Ross 128, que se encuentra a unos 11 años luz de la Tierra, es una estrella que tiene un buen “comportamiento”, sin las violentas erupciones de radiación que producirían que la vida no se pudiera formar ahí.

“Las violentas erupciones de radiación lo que hacen es esterilizar la atmósfera de un planeta”, afirma Xavier Bonfils del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble, Francia, y quien señala también que “Ross 128 es uno de los planetas más quietos y con mejor comportamiento de nuestro vecindario”.

El hallazgo de este nuevo planeta ha aparecido publicado en la revista Astronomía y Astrofísica, una de las más importantes del mundo en la materia.

Hay que señalar también que los astrónomos no observaron directamente el planeta, pero en su lugar utilizaron un telescopio en Chile con la finalidad de medir pequeños “bamboleos” en la longitud de onda de la luz que proviene de la estrella. Estos “bamboleos” o pequeños movimientos son provocados por la fuerza de gravedad que produce el planeta.

La magnitud de los “bamboleos” indican que el planeta es 1.35 más masivo que la Tierra, pero no se descarta que pueda tener dos veces la masa de la Tierra.

Los instrumentos que actualmente utilizan los astrónomos no son lo suficientemente sensibles para detectar planetas del tamaño de la Tierra y mucho menos son capaces de detectar planetas en órbitas alrededor de estrellas como el Sol. Por el contrario, es más fácil detectar planetas parecidos a la Tierra alrededor de estrellas menos luminosas y mucho más frías como las conocidas como enanas rojas, que son las estrellas más comunes en la Vía Láctea.

Por otro lado, los astrónomos han descubierto en las dos últimas décadas una abundante cantidad de estrellas que literalmente abrazan planetas, situación que es muy diferente a lo que sucede en nuestro sistema solar. El planeta de Ross 128 se encuentra a tan solo 4.5 millones de millas de la estrella, una órbita mucho más cercana que los 93 millones de millas que separan a la Tierra del Sol. Aún Mercurio, uno de los planetas más cercanos al Sol, se encuentra a 36 millones de millas de nuestro astro rey.

Así, si el nuevo planeta descubierto estuviera a la misma distancia de su estrella enana roja que el Sol de la Tierra, sería completamente frío, debido a que las estrellas enanas rojas producen mucho menos energía, mucho menos calor, que el Sol. Pero como este planeta se encuentra muy cerca de su estrella Ross 128, es muy probable que absorba suficiente calor para generar agua líquida, que es uno de los requisitos fundamentales para que exista vida.

De acuerdo con lo que dice Bonfils, Ross 128 podría tener cinco mil millones de años y por tanto es mas viejo que nuestro Sistema Solar.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García

Referencia: https://www.nytimes.com/2017/11/15/science/planet-ross-128.html?rref=collection%2Fsectioncollection%2Fscience&action=click&contentCollection=science&region=rank&module=package&version=highlights&contentPlacement=7&pgtype=sectionfront

 

El telescopio Hubble revela que un planeta extrasolar tiene agua

agua_planetas

por Julio García. 

Un equipo de científicos, utilizando información obtenida por el Telescopio Espacial Hubble, han logrado hacer el mapa más detallado de la temperatura de la atmósfera de un exoplaneta.

El mundo en cuestión es el WASP-43b, que tiene las dimensiones de Júpiter pero con una masa dos veces superior. Además órbita en torno a su estrella de forma mucho más lejana que como lo hace Júpiter.

Uno de los dos estudios logró crear un mapa muy detallado de la temperatura que prevalece en la superficie de este planeta. Para lograrlo, hicieron un mapa de las diferentes capas de su atmósfera. Otro de los estudios trazó un mapa de la cantidad y distribución del vapor de agua.

“Nuestras observaciones son las primeras en su tipo en términos de poder crear un mapa en dos dimensiones de la estructura térmica del planeta”, afirmó Kevin Stevenson de la Universidad de Chicago en Estados Unidos, quien añadió: “estos mapas pueden ser utilizados para restringir los modelos de circulación que predicen cómo el calor es transportado de la parte caliente del exoplaneta a su parte fría”.

WASP-43b tiene diferentes lados de noche y de día. Esto quiere decir que siempre está iluminada una de sus partes y la otra no (algo parecido a lo que sucede en la Luna con su cara oscura). El Telescopio Hubble también ha mostrado que este exoplaneta tiene vientos que pueden llegar a tener la velocidad del sonido y la superficie del lado que la da la luz puede llegar a calentarse hasta los 1,500 grados celcius (un calor tan abrazador que sería capaz de derretir hierro).

¿Pero cómo es que los científicos pueden determinar las características de la atmósfera de un planeta tan lejano?

La manera con la que logran esto es a través de la medición de la luz que emite la estrella que hospeda a este planeta. Lo que hacen los astrónomos es determinar los compuestos químicos que tiene la atmósfera a partir del análisis de la luz que se filtra por la atmósfera del planeta en cuestión. A esta técnica se le llama transmisión de espectroscopia y está basada en en el hecho de que la luz puede decirnos cuáles son los componentes químicos de los que está formada la atmósfera de cualquier planeta.

Para hacer el mapa aún más detallado, el equipo de investigadores también midió la abundancia de agua y la temperatura partiendo de diferentes longitudes. Para lograr llevar a cabo esto, utilizaron la precisión y la estabilidad que ofrece el Telescopio Hubble, el cual les dio la oportunidad de sustraer el 99,95% de la luz de la estrella madre, permitiendo así analizar con profundidad el total de la luz que que refleja el planeta. A esta técnica se le denomina emisión por espectroscopia.

El equipo también encontró que WASP-43b refleja muy poca de la luz de su estrella madre. Un atmósfera como esta en la Tierra, con nubes que reflejen la mayoría de la luz del Sol, no está presente en WASP-43b. Pese a ello, los astrónomos sí pudieron encontrar vapor de agua en grandes cantidades.

“El planeta se encuentra tan caliente que toda el agua en su atmósfera se evapora, en lugar de condensarse en nubes de hielo como sucede en Júpiter”, dice Laura Kreidberg, uno de los miembros del equipo y quien trabaja en la Universidad de Chicago.

Gracias a los estudios que se han hecho sobre los planetas que orbital el Sol, de nuestros vecinos cósmicos, los astrónomos han sido capaces de determinar que el agua juega un rol muy importante en la formación de los planetas gigantes como Júpiter, Saturno y Urano. Sin embargo, la abundancia  de este elemento vital en los planetas gigantes del Sistema Solar es poco conocida debido a que el agua se encuentra atrapada en forma de hielo, muy adentro en sus atmósferas lo que la hace muy dificil de investigar.

“Las sondas que hemos enviado a Júpiter no han sido capaces de penetrar lo suficiente en la atmósfera para obtener una medida clara de la abundancia de agua. Aunque en el caso de WASP-43b es diferente, ya que es en este planeta es más fácil seguir el rastro de agua”, comenta Derek Homeier. Poder seguir mejor el rastro de agua en este planeta puede deberse a que es un mundo mucho más caliente que Júpiter.

Los resultados de toda esta investigación han sido presentados en dos documentos diferentes. El que se refiere al mapa térmico de la atmósfera del planeta ha sido publicado el 9 de octubre de 2014 en la revista Science Express, y el otro, el que se refiere al mapa del contenido de la atmósfera, ha aparecido en el The Astrophysical Journal Letters del 12 de septiembre de 2014.

Referencia: http://www.dailygalaxy.com/my_weblog/2014/10/-hubble-captures-an-alien-planets-secrets-of-air-temperatures-water-vapor-a-first.html#more

 

 

Descubren planeta como la Tierra pero 17 veces más grande

Un grupo de científicos han descubierto el “Godzilla de la Tierra”: un nuevo tipo de inmenso y rocoso mundo alienígena que se encuentra a 560 años luz de nuestro planeta.

Kepler-10c, como ha sido bautizado, pesa 17 veces más que la Tierra y gira entorno a una estrella como el Sol en la constelación de Draco.

Pese al descubrimiento, los científicos todavía no están seguros de que el planeta encontrado pueda realmente existir. Esto se debe a que a que planetas del tamaño de Kepler-10c deberían ser gaseosos y tener la “habilidad” de ir recolectando hidrógeno para convertirse en planetas como Júpiter que están formados mayoritariamente por gas. Lo curioso de todo esto es que los científicos sí han comprobado que este planeta es rocoso pese a ser tan grande.

godzilla-of-earths-planet-kepler-10c

Hay que decir también que el super-planeta orbita su estrella cada 45 días y probablemente esté tan cerca del astro que lo hospeda que esto hace imposible que exista vida tal y como la conocemos. Otro dato interesante es que no se encuentra solo: junto a él órbita otro planeta, Kepler-10, que tiene 3 veces el tamaño de la Tierra.

Para confirmar que el planeta realmente es rocoso y no gaseoso, el astrónomo Xavier Dumusque y su equipo utilizaron el Telescopio Nacional Galileo que se encuentra en las islas Canarias, todo esto con la finalidad de medir con mucha precisión la masa del planeta.

Los científicos también creen que el sistema Kepler-10c es bastante viejo y probablemente se formó tan solo 3,000 millones de años después del Big Bang, lo que indicaría que los planetas rocosos se formaron mucho antes de lo esperado y abre la posibilidad de que también pueda existir vida en ellos.

También es posible que los cazadores de exoplanetas encuentren más planetas parecidos a la Tierra en la medida en que observan y estudian el universo a través de instrumentos ópticos y no ópticos cada vez más potentes.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

 

 

Científicos detectan agua en un planeta extrasolar

nrlresearche

Científicos del Laboratorio Naval de Investigación de Estados Unidos forman parte de un equipo de trabajo que ha detectado vapor de agua en la atmósfera de un planeta fuera del Sistema Solar. El equipo, que incluye  a investigadores del Instituto de Tecnología de California y de la Universidad de Harvard, utilizaron una sofisticada técnica Doppler para detectar un nuevo planeta y, para sorpresa de todos, hallar vapor de agua en su atmósfera.

El planeta, llamado tau Boo b, orbita la estrella tau Boötis y pertenece a una clase de planetas exóticos llamados “Júpiter calientes” que, evidentemente, no existen en nuestro propio Sistema Solar. Al contrario de Jupiter, que se encuentra muy frío y que tiene un periodo orbital de unos 12 años, tau Bootis b le da una vuelta completa a su estrella cada 3 días, además de que tiene temperaturas extremadamente altas al encontrarse muy cerca de la estrella que lo alberga. Bajo estas condiciones de temperatura, el agua sí que puede existir, aunque en estado meramente gaseoso.

Por otro lado, debido a que un planeta de estas características se encuentra tan cerca de su estrella, para estudiarlo los científicos no pueden separar ni distinguir la luz que proviene de la estrella con aquella luz emitida por el propio planeta, de tal suerte que, para estudiarlo y conocer sus características utilizan una técnica Doppler que también se utiliza para detectar sistemas binarios de estrellas. De todas formas, aplicar este método en tau Boo b implica un gran reto, debido a que la radiación infrarroja emitida por la estrella es 10,000 veces más intensa que la emitida por el planeta.

Gracias a que los científicos detectan la huella molecular dejada por el agua, junto con la combinación de la luz espectral del planeta y la estrella,  son capaces, así, de medir su movimiento  y pueden saber mucho más sobre la presencia de agua. El equipo también determinó que  tau Boo b es seis veces más masivo que Júpiter.

Para el doctor John Carr, coautor del trabajo que, por cierto, apareció publicado en la revista Astrophyisical Journal Letters, “la detección de vapor de agua en tau Boo b es una emocionante y un importante paso para entender la composición de estos planetas exóticos. Nuestro resultado también demuestra el poder de esta técnica para medir y determinar la presencia de agua y otras moléculas en la atmósfera de los planetas que estudiamos. Esto nos provee de una herramienta para estudiar la naturaleza y la evolución de los planetas extrapolares”.

Por otra parte, esta no es la primera vez que los científicos hayan reportado la detección de agua en planetas extrasolares. Para llegar a estos resultados han utilizado otro método muy socorrido llamado de tránsito que requiere de una orientación especial y que se basa en el hecho de que la órbita de un planeta pasa justo enfrente de la estrella que la hospeda.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: phys.org