Encuentran compuestos orgánicos en Marte

mars

por Julio García. Una de las historias más interesantes que hemos tenido esta semana, es el descubrimiento de que en Marte existen compuestos orgánicos que podrían dar lugar a la posibilidad de la existencia de vida.

Ha esta conclusión han llegado los investigadores luego de que el robot Curiosity de la NASA haya detectado una fuente de metano que aparece y desaparece de manera periódica. El metano es uno de los compuestos más maravillosos que existen. Además de ser incoloro, inodoro e insoluble en agua, en laTierra se produce gracias a la putrefacción anaeróbica de las plantas. Esto quiere decir que solamente cuando existe presencia de vida, el metano puede existir o estar presente en algún lugar determinado. De hecho, en la Tierra, el 90% de todo el metano que forma la atmósfera lo producen seres vivos.

Durante estos últimos 20 meses, el robot Curiosity, que es considerado uno de los robots más caros que se hayan construido, se ha dedicado a estudiar el cráter Gale, un orificio de más de 150 kilómetros de diámetro que se encuentra cerca del ecuador marciano. El lugar fue elegido porque los científicos piensan que es un sitio idóneo para buscar formas de vida.

Gracias al instrumento SAM, que lleva abordo el Curiosity, se ha podido detectar un aumento y disminución en las cantidades de metano. Algunos valores son más bajos de lo pensado y llegan a tener 0,7 partes por billón en volumen (ppmv), pero en algunas ocasiones estos valores aumentaron de forma considerable. Una de las veces se llegaron a registrar valores de siete parte por billón de volumen, lo que indica que la presencia de metano fue muy fuerte.

En una entrevista para el periódico El País, Javier Martínez-Torres, coautor del estudio e investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra afirmó recientemente que “nuestras medidas durante un año marciano indican que se están generando pequeñas cantidades de metano por más de un mecanismo o una combinación de mecanismos”. Esto quiere decir que los científicos todavía no están seguros de donde proviene la fuente o las fuentes de metano que estarían dando lugar a estos aumentos y disminuciones en la cantidad de este compuesto químico. En otras palabras: no están seguros de si el metano podría provenir de alguna fuente relacionada con organismos vivos o no. La pregunta que nos tenemos que hacer entonces es: ¿de donde proviene el metano? ¿Es producto de la presencia de organismos vivos o podría ser el producto de otras fuentes que lo estén generando? De acuerdo con la experiencia que tenemos en la Tierra, el metano solamente se produce cuando existe la presencia de organismos vivos, por lo tanto, todo parecería indicar que el que haya metano en el suelo marciano es producto de alguno o varios organismos, aunque no se puede concluir nada al respecto.

Otro hecho interesante es que el robot Curiosity ha encontrado muestras de compuestos orgánicos, hechos principalmente de carbono e hidrógeno, en una roca llamada “Cumberland”, la cual ha sido perforada por uno de los taladros que lleva el robot. Lo que todavía no se sabe con certeza es si estos compuestos se produjeron en el propio Marte (debido a la presencia de vida u otros agentes) o si son producto de la contaminación que produjo el propio Curiosity durante su descenso en suelo marciano.

Hay que mencionar también que el hecho de encontrar elementos o compuestos orgánicos sobre la superficie de Marte no quiere decir que en el planeta exista vida. Encontrar compuestos orgánicos solamente nos indica que la vida pudo haber existido en el pasado del planta o que ésta puede formarse gracias a elementos químicos fundamentales como los que se acaban de descubrir.

Tendrán que pasar todavía muchos años para que podamos saber a ciencia cierta si en Marte hubo vida o no, o si ésta tiene el potencial de producirse gracias a la presencia de compuestos orgánicos como los que se han descubierto. Si intentásemos plantear un escenario futuro, tal vez nos podríamos imaginar a astronautas que en su camino hacia Marte lleven en la nave espacial que los transporte, compuestos orgánicos que puedan ser capaces de alterar la atmósfera marciana, compuesta  actualmente por un 95% de dióxido de carbono y de nitrógeno (3%). Una atmósfera que actualmente es prácticamente irrespirable. Hecho que podría cambiar si, por ejemplo, un conjunto de organismos vivos comienzan a cambiar las condiciones atmosféricas. Se espera que la NASA lleve, para 2035, a los primeros hombres a Marte. No se descarta que en unos cientos o miles de años, el planeta rojo se vuelva nuestro nuevo hogar ante la espiral destructiva en la que se está sumergida nuestro planeta producto del cambio climático y de otros desastres que puedan poner en peligro la supervivencia de nuestra especie.

Anuncios

Astronauta utiliza nuevo sistema de internet para controlar a un robot en la Tierra

El sistema interplanetario de internet ha sido utilizado con éxito por una astronauta en la Estación Espacial Internacional para enviar comandos a un robot situado en la Tierra.

El sistema es apenas un experimento, y es llamado Red de Trastorno Tolerante (DTN, por su siglas en inglés), que permitirá en un futuro comunicarse con astronautas que se encuentren en Marte.

Actualmente, y por desgracia, el sistema no puede ser utilizado para comunicarse y dar instrucciones a los vehículos que se encuentran en el planeta rojo, debido a que los datos y comandos se pierden. Sin embargo, el sistema sí podría ofrecer una manera más robusta de enviar información a grandes distancias.

El experimento, en el que participaron la Agencia Espacial Europea y la NASA, fue realizado a finales de octubre de 2012 cuando la astronauta Sunita Williams, comandante de la expedición número 33 de la Estación Espacial Internacional, utilizó una computadora portátil programado con el sistema DTN, para controlar un vehículo-robot en Alemania.

La astronauta Sunita Williams en la Estación Espacial Internacional /Crédito: http://www.space.com

Este sistema es similar al internet que utilizamos en la Tierra, con la diferencia de que es más tolerante a los retrasos e interrupciones de información que normalmente ocurren cuando los datos son enviados entre planetas, satélites, estaciones espaciales. De hecho, estas interrupciones pueden atribuirse a dos hechos fundamentales: a la presencia de tormentas solares o cuando una nave se encuentra detrás de un planeta.

El trabajar sobre este nuevo sistema de red interplanetaria fue propuesto hace una década por Vint Cerf: uno de los creador de internet en la Tierra.

La tecnología fue probada ya en Noviembre de 2008, cuando la NASA transmitió satisfactoriamente imágenes desde y hacia una nave espacial que se encontraba a casi 2 millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta.

¿Cómo es que funciona el sistema?

El DTN utiliza una red de nodos (puntos de conexión) para disminuir o impedir los retrasos. Si se produce una interrupción, los datos son almacenados en uno de los nodos hasta que la comunicación vuelve a ser posible y entonces los datos vuelven a ser enviados.

Este mecanismo basado en “guardar y volver a enviar” asegura que la información no se pierda y que gradualmente vaya llegando a su destino.

“Con el internet que utilizamos en la Tierra, si algo se desconecta, la fuente tiene que retransmitir todo o, si no, se pierde toda la información”, afirmó Kim Nergaard de la Agencia Espacial Europea.

“Pero el sistema DTN afortunadamente tiene esta tolerancia a la interrupción y ésa es la diferencia”, agregó.

Actualmente, para controlar al robot Curiosity que el pasado 6 de agosto llegó a Marte, los científicos de la NASA y la ESA utilizan un sistema llamado Comunicación punto a punto.

Normalmente, un robot que se encuentre en la superficie de Marte recibe órdenes directamente desde la Tierra y en algunos casos también utiliza satélites que se encuentran orbitando el planeta rojo. El sistema de comunicación no funciona como una red porque los robots no pueden comunicarse con otros robots ni con otros satélites, por lo que la comunicación es individual.

Pero la idea es que en el futuro los vehículos que se encuentran en la superficie marciana puedan comunicarse en red y simultáneamente con satélites y otros vehículos, tal y como se conectan en la Tierra millones de computadoras a través de la red.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: BBC

_____________________

Curiosity encuentra primeras evidencias de por qué la atmósfera marciana cambió

Esta imagen muestra una demostración de laboratorio de la cámara de medidas dentro Espectrómetro Sintonizador de Láser, que es un instrumento que es parte del instrumento que SAM que está situado en el vehículo Curiosity /Crédito: NASA.

El vehículo Curiosity de la NASA ha realizado pasos muy importantes hacia la comprensión de por qué Marte ha perdido la mayoría de su atmósfera.

Comprender lo que sucedió con la atmósfera marciana, que es 100 veces más delgada que la de la Tierra, ayudará a los científicos a evaluar y determinar si alguna vez el planeta fue habitable.

Y es que un conjunto de instrumentos abordo del Curiosity han “ingerido” y analizado muestras de la atmósfera recogidas cerca del llamado “Nido de Rocas” que es el sitio en el Cráter Gale donde el vehículo se encuentra ahora. Hallazgos del instrumento SAM (Análisis de Muestras en Marte) sugieren que una pérdida de una fracción de la atmósfera, resultado de un proceso físico que favorece la retención de isótopos pesados de ciertos elementos, ha sido un factor significativo en la evolución del planeta. Los isótopos son variantes del mismo elemento con diferentes pesos atómicos.

Los resultados de una evaluación inicial de SAM muestran un incremento de un cinco por ciento de isótopos pesados de carbono en la atmósfera de dióxido de carbono de Marte, lo que indica que la cantidad de isótopos es mayor que cuando el planeta se formó.

Los científicos han teorizado sobre el hecho de que en el pasado, Marte podría haber sido bastante diferente, con agua sobre su superficie y una atmósfera delgada.

Esta gráfica muestra el porcentaje de abundancia de cinco gases en la atmósfera de Marte a partir de los datos recabados por SAM /Crédito: NASA.

Además de analizar la atmósfera marciana, SAM se ha encargado de realizar las medidas más sensibles que hasta hoy se han logrado para buscar la presencia de gas metano. Resultados preliminares apuntan hacia una mínima presencia de este elemento.

Y es que el metano resulta de interés para los científicos porque es uno de los precursores de la química que se necesita para que se desarrolle la vida. En la Tierra, este elemento puede ser producido tanto por procesos biológicos como no biológicos.

“El metano es claramente un gas que no es abundante en el Cráter Gale, de hecho es probable que no exista, pero en este punto de la misión estamos muy emocionado por el hecho de solamente buscarlo”, afirmó Chris Webster del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Por otro lado, en estos tres meses que el vehículo Curiosity lleva en Marte, SAM ha analizado muestras atmosféricas a través de dos métodos de laboratorio: uno es un espectrómetro de masa que se ha dedicado a investigar todo el rango de gases que existen y el otro se ha enfocado en medir la cantidad de dióxido de carbono y metano. Y, durante los próximos dos años, Curiosity utilizará un instrumento llamado Cromatógrafo de gases que los separará e identificará. El instrumento también analizará muestras de tierra y rocas.

En las próximas semanas, SAM se preparará para analizar su primera muestra sólida, comenzando así la búsqueda de compuestos orgánicos en las rocas y el suelo del Cráter Gale. El análisis de los minerales que podrían contener agua, así como buscar carbonatos, son cuestiones de alta prioridad para estudiar estas primeras muestras sólidas.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: NASA

_____________________

Noticias relacionadas: 

El robot Curiosity encuentra un viejo cause de río en Marte.

 

 

El robot Curiosity encuentra un viejo cause de río en Marte

Fuente de la imagen: NASA.

La misión Curiosity de la NASA ha encontrado evidencias de una corriente de agua que alguna vez corrió por el área donde actualmente se encuentra el vehículo. Y esto es evidente por la grava que se ha depositado en lo que antiguamente fueron causes.

Los científicos se encuentran ahora estudiando las imágenes de rocas que se encontraron cimentadas dentro de una capa de roca conglomerada. El tamaño y la forma de las piedras les ofrecen pistas para poder determinar de qué tamaño eran los causes y a qué velocidad corría el agua dentro de ellos.

“Por el tamaño de los pedazos de grava que esta corriente llevó alguna vez, podemos determinar que el agua se movía a una velocidad de 3 pies por segundo, con una profundidad que alcanzaba el tobillo”, dijo William Dietrich, quien trabaja en la Universidad de Berkeley en California. Y quien también a señalado: “se han escrito una gran cantidad de documentos sobre los canales de Marte con hipótesis muy diferentes sobre los flujos de agua dentro de estos, pero esta es la primera vez que, de hecho, observamos agua transportada por grava. Esta es una transición de la especulación sobre el tamaño del material del cauce ha una observación directa de este fenómeno”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El lugar del hallazgo se encuentra entre el borde norte del cráter Gale y la base del Monte Sharp: una montaña situada dentro del cráter. La forma redonda de algunas rocas en el conglomerado de grava indican que estas fueron transportadas por largas distancias desde arriba del borde, donde un canal de nombre Valle de la Paz alimentaba el abanico pluvial.  Y la abundancia de canales en el abanico entre el borde y el conglomerado de grava sugiere que los flujos continuaron y se repitieron ininterrumpidamente a lo largo del tiempo.

El descubrimiento se pudo lograr luego de que la cámara que la Curiosity lleva en el mástil, examinara dos afloramientos de agua llamados “Hottah” y “Link”.

Por otro lado, la grava que forma estos conglomerados de roca tienen un tamaño que va desde un grano de arena (los más pequeños) hasta una pelota de golf (los más grandes). Muchos tienen forma irregular y forman ángulos mientras que otros poseen forma redonda.

“La forma que han adquirido nos indica que estos conglomerados de rocas han sido transportados y su tamaño nos muestra que no han sido transportados por el viento sino por agua fluyendo”, afirmó Rebeca Williams del Instituto de Ciencias Planterias de Tucsón, Arizona.

Gracias a los instrumentos que lleva abordo el vehículo Curiosity, los científicos han podido aprender más sobre la composición elemental del material, que hace que el conglomerado de grava se mantenga unido y revelando más características del ambiente húmedo que formó éstos depósitos. Las piedras en el conglomerado proporcionan una muestra que proviene de arriba del borde del cráter, por lo que el equipo también puede examinar y aprender sobre las características geológicas de la región.

La ladera del Monte Sharp, que se encuentra dentro del cráter Gale, será el objetivo principal de análisis del vehículo Curiosity, ya que aquí hay abundancia de arcilla y sulfatos minerales que ya han sido detectados desde órbita. Estos elementos resultan fundamentales para hacer preservar elementos químicos basados en el carbón que son indispensables  para la presencia de vida.

De hecho, como comenta John Grotzinger del Instituto de Tecnología de la Universidad de California, “una corriente larga donde pudiera haber fluido alguna vez agua, podría haber sido también una zona habitada por microorganismos”.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: NASA

_____________________

Noticias relacionadas: 

El robot curiosity toma su primera fotografía panorámica de Marte

 

 

El robot Curiosity toma su primera fotografía panorámica en Marte

El explorador Curiosidad, o Curiosity, ha enviado la primera imagen panorámica, de 360ª y a color, de la superficie marciana a la Tierra. Para lograrlo, utilizó una de sus cámaras de gran angular, la cual está sostenida por un mástil.

Al centro de la imagen se aprecia la gran montaña que se encuentra en medio del Cráter Gale, que es una depresión en donde aterrizó con éxito el robot el pasado 5 de agosto. De hecho, uno de los tantos objetivos de la misión es el de alcanzar el pico de esta montaña, conocida también como Monte Sharp, y analizar sus rocas.

Aunque esta imagen pudiera impresionarnos, en realidad, para los científicos como Mike Malin, “esta es una fotografía que tiene poca resolución ya que los cuadros o fotogramas individuales son de tan solo 144 por 144 pixeles y hay 130 en esta fotografía. Nos tomó alrededor de una hora y seis minutos tomar este mosaico”.

“Para tomar una imagen panorámica de alta resolución, el volumen de datos será 64 veces más grande y la resolución será ocho veces mayor.

Por otro lado, el color de la imagen es lo que la cámara vio (no se han alterado colores) y, aparte del proceso de mezclar cada uno de los fotogramas individuales, la única modificación que se hizo fue hacer, poco a poco, más brillante la imagen.

Las fotografías se obtuvieron deliberadamente subexpuestas con la finalidad de no saturar las regiones brillantes en el campo de visión.
La roca de destino.

Las imágenes de alta resolución, que “pesan” unos 4 mb, se encuentran actualmente almacenadas en la memoria de la cámara del robot y, debido a la distancia existente entre Marte y la Tierra, tomará algo de tiempo en que estas lleguen y sean procesadas.

Hay que decir, además, que Curiosity cuenta con dos cámaras llamadas Mastcams. Aquella que tomó la imagen panorámica que aparece en la parte superior de este texto, tiene un diámetro de 34mm. La otra cámara tiene un telefoto de 100mm. Ambas pueden ser utilizadas para producir imágenes en formato estéreo.

Ambas cámaras tiene la función, también, de ayudar a planear la misión del robot: de ayudarlo a ir a un sitio determinado y qué tipo de rocas debe elegir para realizar investigaciones.

Por otro lado, la finalidad por la cual los investigadores han elegido al Monte Sharp para que la Curiosity haga sus análisis es que, gracias a fotografías que han sido tomadas por satélites alrededor de la orbita marciana, se ha podido saber que en la base del pico, a 5,5 kilómetros de altura, se encuentran sedimentos expuestos que han ido descendiendo por la ladera por la posible presencia de abundante agua en el pasado.

Además, el robot utilizará sus instrumentos para tratar de entender qué tipo de ambiente existía en Marte  en el momento en que se formaron sus rocas y si, en su historia, pudo haber existido algún tipo de vida microbiana.

___________________

Traducido y editado por Julio García.

Fuente: BBC