Archivo de la categoría: Salud

Un estudio de evacuados de la Segunda Guerra Mundial sugiere que la enfermedad mental podría heredarse de madres a hijas

Las enfermedades mentales asociadas con la adversidad en la primera infancia pueden transmitirse de generación en generación, según un estudio en adultos cuyos padres fueron evacuados de Finlandia cuando eran niños durante la Segunda Guerra Mundial. El estudio fue realizado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de la Universidad de Uppsala en Suecia y la Universidad de Helsinki en Finlandia.

El equipo de investigadores encontró que las hijas de las mujeres evacuadas tuvieron el mismo alto riesgo de trastornos de salud mental que sus madres, a pesar de que no experimentaron la misma adversidad. El estudio no pudo determinar por qué el mayor riesgo de enfermedad mental persistió a través de generaciones. Algunas posibles explicaciones incluyen cambios en el comportamiento parental de los evacuados a partir de su experiencia de niños o por cambios epigenéticos, que son alteraciones químicas en la expresión de los genes, sin ningún cambio en el ADN subyacente.

“Muchos estudios han demostrado que exposiciones dramáticas durante el embarazo puede tener efectos negativos en la descendencia”, dijo el autor del estudio, Stephen Gliman. “Aquí encontramos evidencia de que la exposición traumática de la infancia de una madre, en este caso la separación de miembros de la familia durante la guerra, puede tener consecuencias de salud duraderas para sus hijas”.

De 1941 a 1945, aproximadamente 49,000 niños finlandeses fueron evacuados de sus hogares para protegerlos de las bombas, malnutrición y otros peligros durante la guerra que tuvo Finlandia con la entonces Unión Soviética. Los niños, la mayoría de ellos preescolares, fueron ubicados con familias de acogida en Suecia. Además de la separación de sus familias, los niños tuvieron que enfrentar el estrés que representaba adaptarse a sus nuevas familias y, en muchos casos, tuvieron que enfrentarse a aprender una nueva lengua. A su regreso, muchos niños experimentaron el estrés adicional de reajustarse a la sociedad finlandesa.

Durante el mismo tiempo, miles de familias finlandesas decidieron no evacuar a todos sus hijos y mantuvieron a algunos de ellos en casa, aunque existe poca información sobre el fundamento de sus decisiones. Los investigadores compararon el riesgo de ser hospitalizado por un trastorno psiquiátrico (salud mental) entre los hijos de evacuados con los riesgos de hospitalización psiquiátrica entre los hijos de los hermanos que permanecieron con sus padres. Estudiar ambos grupos permitió a los científicos compensar los factores familiares que pueden contribuir a los problemas de salud mental y centrarse en la experiencia de los evacuados durante la guerra.

En un estudio previo, los investigadores encontraron que las mujeres evacuadas cuando eran niñas tuvieron dos veces más de probabilidades de ser hospitalizadas por algún desorden psiquiátrico que aquellos hermanos y hermanas que se quedaron en casa y no tuvieron que ser evacuados. Para el estudio actual, los investigadores relacionaron los registros de esta generación -más de 46,000 hermanos nacidos entre 1933 y 1944- con los de sus descendientes, más de 93,000 individuos nacidos después de 1950. De éstos, cerca de 3,000 fueron descendientes de padres que habían sido evacuados a Suecia cuando eran niños, y más de 90,000 eran descendientes de padres que, en cambio, permanecieron en Finlandia durante la Guerra.

Los investigadores encontraron que las mujeres evacuadas y sus hijas (mujeres) corrían mayor riesgo de ser hospitalizadas por trastornos del estado de ánimo, depresión y trastorno bipolar. De hecho las hijas de los evacuados tenían más de cuatro veces la posibilidad de sufrir el riesgo de hospitalización por un trastorno del estado de ánimo, comparado con las hijas de madres que se quedaron en casa, independientemente de si sus madres fueron hospitalizadas por un trastorno del estado de ánimo.

Los investigadores no encontraron ningún aumento en hospitalizaciones psiquiátricas para aquellos hijos o hijas de hombres que habían sido evacuados cuando eran niños.
El estudio no pudo determinar por qué las hijas de las mujeres evacuadas tenían un mayor riesgo de enfermedad mental. Una posibilidad es que el estrés de la experiencia de los evacuados afectó su desarrollo psicológico en formas que influyeron en su estilo de crianza. Otra posibilidad es que la experiencia vivida por la persona evacuada provocó cambios epigenéticos. Por ejemplo, los investigadores citaron un hallazgo anterior de que los sobrevivientes del Holocausto tienen niveles más altos de compuestos ligados al grupo de metilo en el gen FKBP5 y que han transmitido este cambio a sus hijos. Este alto nivel de metilo parece alterar la producción de cortisol, una hormona que regula la respuesta al estrés.

“La evacuación finlandesa estaba destinada a proteger a los niños de los muchos daños asociados con las guerras del país con la Unión Soviética.”, afirma uno de los participantes del estudio: Torsten Santavirta, de la Universidad de Uppsala. “Nuestra observación del riesgo psiquiátrico a largo plazo que llegó a la siguiente generación es preocupante y subraya la necesidad de sopesar los beneficios y los riesgos potenciales cuando se diseñan políticas para la protección de la niñez”.

Los autores concluyen que estudios futuros son necesarios para comprender cómo la experiencias de guerra afectan la salud mental de los padres y de sus descendientes y para desarrollar intervenciones para ayudar a las familias afectadas por los conflictos armados.

 

___________________________________

Traducido y editado por Julio García

Referencia: https://medicalxpress.com/news/2017-11-wwii-evacuees-mental-illness-offspring.html

Anuncios

Los esquizofrénicos podrían serlo desde que su madre está embarazada, revela nuevo estudio

Un nuevo estudio ha encontrado que la esquizofrenia podría originarse tan temprano como en las primeras 12 semanas de gestación, lo que significa que la enfermada podría ser tratada en el útero antes del nacimiento.

Creando mini cerebros en condiciones de laboratorio, los investigadores han podido percatarse e identificar claras perturbaciones en las células madre que rodean a los ventrículos, o cavidades del cerebro, posteriores a los dos semanas de gestación.

De acuerdo con el equipo de investigadores, este es un paso grande para la comprensión de los orígenes biológicos de este desorden del cerebro, el cual fue descrito por los antiguos egipcios en el 1550 antes de Cristo en los papiros “Ebers”.

“Esta enfermedad [la esquizofrenia] ha sido mal caracterizado por 4,000 años”, afirma uno de los investigadores, Michal Stachowiak de la Universidad Estatal de Nueva York.

“Finalmente ahora tenemos evidencia de que la esquizofrenia es un desorden que resulta de alteraciones en la formación y estructura del cerebro”.

Hay que decir que el equipo de investigadores logró crear lo que se conoce en el mundo de la ciencia como organoides cerebrales, que son órganos en miniatura que imitan al cerebro, todo esto utilizando células de la piel reprogramadas de tres personas que padecían esquizofrenia y cuatro personas sin la enfermedad las cuales actuaron como grupo de control.

Alimentados con los nutrientes, ácidos y glucosa correctos, estos pequeños cerebros pueden crecer y crear neuroectodermos, que es el tejido que forma nuestros cerebros. Eventualmente, cuando se lleva a cabo correctamente este procedimiento, se forman ventrículos cerebrales, corteza y aparece también una región similar al tallo cerebral.

“El objetivo de este experimento fue, en esencia, recapitular importantes etapas en la formación del cerebro que tienen lugar en el útero”, afirmó Stachowiak.

Conforme los modelos del cerebro comenzaron a tomar forma, los científicos notaron anomalías en los organoides desarrollados en pacientes con esquizofrenia: las células progenitoras neurales que forman neuronas no estaban apropiadamente distribuidas y, por consiguiente, muy pocas neuronas maduras aparecieron en el cortex.

Células madre con fallas (en rojo) en muestras de esquizofrenia (a la derecha).

Este estudio coincide con uno realizado anteriormente por otro equipo de científicos en el que se relacionó a la esquizofrenia con un fallo en el funcionamiento de la corteza, que es el lugar donde el cerebro lleva a cabo importantes tareas y funciones como la memoria, la atención y el procesamiento del lenguaje.

Para Stachowiak, “nuestra investigación muestra que la enfermedad muy probablemente comience durante el primer trimestre de gestación y que conlleve una división acelerada de las células, excesiva migración y diferencias prematuras de las células neuroectodermas”, de las cuales ya habíamos hablado anteriormente.

“Las neuronas que conectan diferentes regiones del cortex, las llamadas interneuronas, comienzan a tener un comportamiento con poca dirección y bastante caótico en el córtex de los esquizofrénicos, causando que las regiones corticales no se conecten bien, similar a lo que sucede cuando una computadora está mal conectada”.

Ahora que los científicos han podido encontrar este comportamiento caótico y de falta de conexión en las etapas iniciales del desarrollo de un feto, el siguiente paso será encontrar la manera en que esto puede ser tratado. Una falla genómica defectuosa llamada “Nuclear FGFR 1 Signaling”, podría ser la clave para ayudar a estos pacientes a dejar de tener alucinaciones, uno de los síntomas más evidentes de la esquizofrenia.

Podría ser también que algún tipo de dieta o inclusive hasta medicamentos podrían darse a las mujeres que estén embarazadas cuando el riesgo de que exista esquizofrenia en su descendencia sea identificado.

Es interesante señalar que los primeros síntomas de esquizofrenia aparecen usualmente en la adolescencia y al comienzo de la edad adulta, y se cree que esta enfermedad afecta a unos 21 millones de personas alrededor del mundo, causando severos problemas en el proceso de pensamiento, la percepción y el sentido del yo.

Sí bien la condición puede ser controlada con medicamentos, no hay una cura: pero los investigadores continúan aprendiendo más sobre las raíces genéticas de esta enfermedad que afecta directamente al “cableado” del cerebro.

Para terminar, Michal Stachowiak comenta que “ahora podemos afirmar que la esquizofrenia es un desorden provocado por una falla en cómo está construido el cerebro que ocurre cuando el feto apenas comienza a desarrollarse y que, por consiguiente, existe una clara malformación de los circuitos neuronales en el cortex”.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García

Referencia: http://www.sciencealert.com/schizophrenia-begins-in-brain-in-first-trimester-of-pregnancy

Ser joven y tener la presión alta puede desencadenar infartos

vasos

Un nuevo estudio ha revelado que tener la presión alta antes de los 18 años es una señal clara de que, en la edad adulta, se pueden tener problemas cardiovasculares.

El estudio también encontró distintos patrones de presión arterial en personas con edades comprendidas entre los 18 y 55 años que revelan el riesgo de padecer calcificación  de las arterias coronarias (que es una huella de enfermedad cardiaca) en la edad adulta. Estos depósitos de calcio hacen que las arterias se estrechen y que los ataques cardiacos sean más probables.

La investigación, que ha durado más de 25 años, es la primera en identificar diferentes patrones a largo plazo en donde se relaciona niveles de presión arterial alta con riesgos cardiovasculares.

Para Norrina Allen, de la Escuela de Medicina de Feinberg, en Estados Unidos “esto muestra que tu presión arterial siendo joven tendrá un impacto en el riesgo de tener un ataque cardiaco”. La doctora recomienda la prevención cuando somos jóvenes con la finalidad de reducir ataques cardiacos en la edad adulta.

Gracias al conocimiento de los patrones en la presión arterial, no solamente se podrán prevenir enfermedades, sino que motivará a los pacientes a llevar una vida más saludable que se traducirá en hacer una mayor actividad física o llevar una mejor dieta.

En este sentido, en personas con presión arterial alta, una intervención temprana que esté basada en cambios en el estilo de vida y a través del uso de medicamentos, es fundamental para reducir tanto la presión arterial como los ataques al corazón”.

En conclusión podemos decir que el estudio demuestra que una presión arterial alta cuando somos adolescentes puede llevar a a la obstrucción coronaria por calcificación. Dicha obstrucción desencadena que las arterias se tapen y que se produzca un infarto. Todo esto, como hemos dicho, se puede prevenir.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia:  Medical Xpress

Revelan que la Luna afecta los ciclos del sueño.

FullMoon2010Lo que antes se consideraba un simple mito es ahora una realidad: la Luna afecta la forma en la que dormimos. A esta conclusión han llegado un grupo de científicos luego de estudiar los ciclos del sueño de 33 individuos que voluntariamente se sometieron a una serie de pruebas en un laboratorio.

Cuando la luna está llena, los voluntarios tuvieron una pobre calidad del sueño, a pesar de que dormían en una habitación completamente obscura. También presentaron una caída en la producción de una hormona llamada melatonina que está relacionada con el reloj biológico que regula los ciclos del sueño.

Cuando está obscuro el cuerpo produce más melatonina mientras que, cuando hay luz natural, los niveles de esta hormona disminuyen considerablemente.

Exponerse a luces brillantes por las tardes o a poco a luz durante el día, puede alterar los ciclos normales de producción de melatonina del cuerpo.

Pero el trabajo presentado por el profesor Christian Cajochen y sus colegas de la Universidad de Basilea en Suiza, sugiere que el efecto de la Luna podría no estar relacionado con la luminosidad, sino con el mismísimo satélite.

Ritmos lunares.

Hay que hacer notar que los voluntarios desconocían el propósito del estudio y desde las habitaciones del laboratorio donde estuvieron durmiendo  no podían ver la Luna. Además, cada uno pasó dos noches separadas en el laboratorio bajo estrecha vigilancia.

Las conclusiones a las que llegaron los científicos es que, cuando hay Luna llena, la actividad cerebral relacionada con el sueño profundo cayó casi un tercio y los niveles de melatonina también disminuyeron. Estos estudios los hicieron a través de una técnica no invasiva llamada electroencefalograma que registra la actividad bioeléctrica cerebral.

Los voluntarios tardaron 5 minutos en dormir y lo hicieron durante 20 minutos menos cuando la Luna estaba llena.

El profesor Cajochen afirma lo siguiente: “Los ciclos lunares parecen influir en los ciclos del sueño, aún cuando los participantes no veían la Luna y no eran conscientes de la fase en la que se encontraba.

En conclusión: las perturbaciones en la calidad del sueño no están relacionadas con la cantidad de luz que produce la luna pero, curiosamente, sí lo están con los ciclos de ésta.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: BBC.

_____________________

 

La radiación del espacio podría acelerar la enfermedad de Alzheimer en astronautas

astronauta

La radiación que hay en el espacio podría dañar el cerebro de los astronautas al acelerar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, revela un nuevo estudio que ha sido realizado con ratones.

Los investigadores también revelaron que este riesgo podría estar presente en misiones tripuladas a otros planetas como Marte.

“Este estudio muestra por primera vez que exponerse a niveles de radiación equivalentes a los que conllevaría una misión a Marte podría producir problemas cognitivos y acelerar cambios en el cerebro que están asociados con la enfermedad de Alzheimer”, afirmó Kerry O´Banion, quien es neurocientífico en el Centro Médico de la Universidad de Rochester en Estados Unidos.

El espacio está lleno de radiación que podría dañar a las personas. Y es que, mientras el campo magnético de la Tierra se encarga de proteger el planeta, una vez que los astronautas se encuentran en la órbita baja de éste, están constantemente bombardeados por una lluvia de partículas peligrosas conocidas como rayos cósmicos. Cuanto más tiempo pase un astronauta en el llamado espacio profundo, donde la protección de la Tierra es nula, el riesgo es mayor. La NASA planea en 2025 llevar una misión tripulada a un asteroide y, por allí de 2035, piensa poner a los primeros hombres en Marte. El viaje a nuestro planeta vecino podría durar al menos dos años.

Por más de 25 años, la NASA ha llevado a cabo estudios para observar cuales son los daños potenciales de los viajes espaciales. Una de estas investigaciones se centraba en analizar los potenciales daños que podría tener el impacto de los rayos cósmicos en el desarrollo de cáncer y otros problemas relacionados con enfermedades cardiovasculares y con el sistema musco-esquelético.

Ahora, los científicos han examinado por primera vez los efectos de la radiación espacial en la degeneración de las neuronas, en particular los procesos biológicos en el cerebro que están relacionados con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, que implica un progresivo decaimiento de los procesos mentales. Y han encontrado que la radiación cósmica representa una significa amenaza para los futuros astronautas.

Los peligros de la radiación espacial.

O´Banion y sus colegas investigaron un tipo específico de radiación espacial conocida como radiación de masas altas o altamente cargadas de partículas (también llamadas HZE). Estas partículas se mueven a través del espacio a muy alta velocidad y se originan por las explosiones de estrellas y otras catástrofes cósmicas que tienen lugar en la galaxia. A diferencia de los rayos cósmicos que contienen un solo núcleo de hidrógeno, la masa y la velocidad de las partículas HZE les permite perforar y penetrar con mucha facilidad en objetos sólidos como naves espaciales o dentro de los trajes de los astronautas.

Para realizar su estudio, los científicos se enfocaron en el impacto de partículas de hierro HZE generadas por aceleradores de partículas en el Laboratorio de Radiación Espacial de la NASA. A los ratones se les suministraron niveles de radiación comparables a los que los astronautas recibirían durante una misión a Marte.

Posteriormente se hicieron pruebas sobre las funciones mentales de estos ratones a partir de una serie de experimentos, encontrando que el cerebro de los roedores mostraron signos de inflamación de los vasos sanguíneos, poseyendo niveles altamente anormales de beta amiloide, una proteína que se acumula indicando la presencia de esta enfermedad.

“Estos resultados claramente sugieren que la exposición a la radiación espacial tiene el potencial de acelerar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer”, afirmó O´Banion.

El riesgo de padecer Alzheimer y otros enfermedades producto de la exposición a la radiación en los astronautas es algo que, sin lugar a dudas, tendrá que tomar en cuenta la NASA para sus futuras misiones al espacio. Sobre todo para aquellas misiones de larga distancia.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

_____________________