Médicos de Estados Unidos encuentran suficiente evidencia de que el uso de mascarillas reduce los síntomas de la COVID-19

Hay suficiente evidencia de que existen personas que, de forma silenciosa, transmiten la COVID-19, lo que hace que el uso de las mascarillas sea esencial para reducir la propagación de este virus tan contagioso. 

El nivel de contagio de este nuevo coronavirus lo hace diferente al de la gripe estacional, de tal manera que aunque haya personas visiblemente enfermas del SARS-CoV2, el pico de que estas personas sean infecciosas puede ocurrir antes de que se muestren síntomas.

De hecho, dicen los expertos, una gran cantidad de virus, o de viriones, puede comenzar a salir de la nariz y de la boca de las personas aunque éstas se encuentren o se sienta bien. 

Esta es una de las razones fundamentales por las cuales las tácticas para lidiar con el SARS-CoV2 deben ser marcadamente diferentes en comparación con las tácticas que se siguen para atender la gripe estacional. 

De hecho, ahora que los casos de coronavirus toman fuerza alrededor del mundo, y en particular en países como Estados Unidos, los científicos tienen cada vez más evidencia para afirmar que las mascarillas también protegen a las personas que las portan, haciendo que la severidad de los síntomas y la carga de infección sea mucho menor. 

Así, de acuerdo con la doctora Mónica Gandhi, de la Universidad de California en San Francisco, aunque los diferentes tipos de mascarillas bloquean al virus en diferentes grados, todos lo llegan a bloquear; y se atrever a decir que “si las partículas con el virus rompen las barreras de las mascarillas, la enfermedad será, aún así, menos agresiva. 

Para llegar a estas afirmaciones, que por supuesto no deben considerarse concluyentes, los investigadores observaron varios eventos que sucedieron durante la pandemia.

Por cierto que las ideas respecto a la importancia de la dosis viral necesaria para el desarrollo de una enfermad infecciosa ha estado presente en la literatura médica desde los años 30, cuando dos investigadores notaron que ratones expuestos a una mayor cantidad de gérmenes eran más propensos a moriría; y recientemente los investigadores han ido más lejos al soplar diferentes cantidades de un virus de la gripe en la nariz de diferentes voluntarios, encontrando así que a mayor cantidad de virus, mayor ea la probabilidad de que los participantes se infectasen y que experimentaran síntomas. 

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close