La inmunidad al SARS-CoV-2 podría ser mayor a lo que muestran las pruebas de anticuerpos

Un reciente estudio (un llamado preprint que tiene que pasar todavía por una fase de pruebas para ser aceptado por la comunidad científica) que ha sido publicado en bio Rxiv, sugiere que muchas personas que contraen SARS-CoV-2, el virus que produce la COVID-19, pese a tener pocos o ningún signo clínico, siguen desarrollando las llamadas células-T, aún en la ausencia de un test que de positivo a anticuerpos, de tal suerte que los investigadores concluyen que esto es probable que signifique que la inmunidad pública es probablemente mayor a lo que han sugerido las pruebas de anticuerpos llevadas acabo hasta ahora.

El equipo, formado por investigadores del Instituto Karlinska y de la Universidad Karlinska, llevaron a cabo pruebas inmunológicas en más de 200 personas, incluyendo individuos que no fueron expuestos al virus así como también miembro de una misma familia e individuos convalecientes de la COVID-19. 

Las células T representan un subconjunto de nuestras células inmunológicas que resultan fundamentales en nuestro sistema inmunológico para reconocer y destruir células infectadas por virus en nuestro organismo, por lo que producen una respuesta inmunológica a una infección previa. Así, las células T-Citotóxicas resultan esenciales para destruir células infectadas por virus, mientras que un grupo fenotípico de células T, también llamadas células T de memoria, son importantes en el desarrollo de inmunidad a largo plazo. 

En un boletín de prensa enviado por la Universidad Karlinska, Marcos Buggart, uno de los principales autores del estudio comentó lo siguiente: “Avanzados análisis nos han permitido hacer un mapa en detalle de la respuesta de las células T durante y después de una infección de la COVID-19 y nuestros resultados indican que aproximadamente el doble de las personas han desarrollado inmunidad de las células T comparado con aquellas a quienes les detectaron anticuerpos”. 

Los científicos mostraron así que aún en la ausencia de una detección de respuesta de anticuerpos, una robusta respuesta de células T de memoria podría ser medida en muchos individuos, similar a la respuesta observada después de la vacunación contra otras infecciones virales. 

“Entre los muchos estudios de inmunidad celular (células T) hacia el SARS-CoV-2 que han aparecido en los últimos meses, éste es uno de los más robustos ya que agrega al aumento de evidencia que actualmente existe sobre que muchas personas que dieron negativo a la prueba de anticuerpos, en realidad tienen una respuesta específica de inmunidad medido en ensayos en células T, lo que confirmaría que las pruebas de anticuerpos por sí mismas y en solitario subestiman inmunidad”, concluye el profesor Danny Altmann, profesor de Inmunología del Imperial College de Londres y quien no participó en el estudio.

Lo que se plantean ahora es llevar a cabo estudios experimentales que ayuden a confirmar si únicamente la inmunidad que producen las células T es suficiente para producir protección contra la COVID-19.

Fuente: https://www.technologynetworks.com

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close