Los niveles de vitamina D parecen desempeñar un rol en la tasa de mortalidad por la COVID-19

Después de haber estudiado información global del coronavirus, investigadores han descubierto una fuerte correlación entre deficiencias severas de vitamina D y tasas de mortalidad. 

Dirigida por investigadores  de la Northwestern University en Illinois, Estados Unidos, el equipo llevó a cabo varios análisis estadísticos de información proveniente de hospitales y clínicas en China, Francia, Alemania, Italia, Irán, Corea del Sur, España, Suiza, Estados Unidos y el Reino Unido, encontrando que pacientes de países con una alta tasa de mortalidad por la COVID-19, tales como Italia, España y el Reino Unido, tenían niveles más bajos de vitamina D, comparado con pacientes en países que no fueron tan severamente afectados. 

“Si bien creo que es importante para la gente saber que la deficiencia de vitamina D podría desempeñar un rol en la mortalidad, no es bueno presionar a que la gente haga uso de esta vitamina”, ha dicho Vadim Backman, uno de los investigadores que lideraron la investigación. “Esto necesita más estudios, y espero que nuestro trabajo estimule interés en esta área. La información que hemos obtenido también puede iluminar el mecanismo de mortalidad que, si se prueba, podría conducir a nuevos objetivos terapéuticos”. 

Backman y su equipo estuvieron inspirados para examinar niveles de vitamina D después de observar diferencias inexplicables en las tasas de mortalidad de la COVID-19 en país por país. Pero algunas personas plantearon la hipótesis que diferencias en la calidad de la sanidad, distribución de la edad por población, cantidad de pruebas y diferentes cepas del coronavirus podrían ser responsables. Pero Backman siguió siendo escéptico. 

“Ninguno de estos factores parecía jugar un rol significativo porque el sistema de salud en el norte de Italia es uno de los mejores del mundo. Diferencias de mortalidad existen aún si uno mira a través del mismo grupo de edad. Y, si bien las restricciones a las pruebas varían, la disparidad en la mortalidad aún existen, incluso cuando analizamos países o poblaciones a los que se aplican tasas de prueba similares”. 

“En su lugar, nosotros vimos una significativa correlación con la deficiencia de vitamina D”. 

Y es que Backman y su equipo descubrieron una fuerte correlación entre los niveles de vitamina D y una tormenta de citoquinas: que es una condición hiperinflamatoria causada por un sistema inmunológico sobre activado y una correlación entre deficiencia de vitamina D y mortalidad. 

“Una tormenta de citoquinas puede dañar severamente los pulmones y llevar a un síndrome de dificultad respiratoria aguda y muerte de los pacientes. Esto parece que es lo que mata a la mayoría de los pacientes con la COVID-19, no la destrucción de los pulmones por el virus. Son más bien las complicaciones que provoca un sistema inmunológico desatado lo que provoca la muerte”. 

La vitamina D no solamente mejora nuestro sistema inmune innato, sino que también previene que éste se vuelve peligrosamente hiperactivo. Esto significa que tener niveles sanos de vitamina D podría proteger a los pacientes contra complicaciones severas, incluida la muerte, por la COVID-19.

Y Backman y su equipo también aseguran que podría reducir la mortalidad y que no previene a un paciente de contraer el virus, pero puede reducir las complicaciones y prevenir la muerte en aquellos que están infectados. 

Fuente: www.sciencedaily.com

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close