#Covid19. ¿Son realmente los virus organismos vivos?

Para ser algo tan pequeño, los virus tienen un gran impacto para el mundo. Son fácilmente los organismos más abundantes en la Tierra (sin embargo el uso de la palabra “organismo” es controvertida), encontrados en cualquier ambiente en gran cantidad. Son muy antiguos y probablemente jugaron un papel fundamental en el origen de la vida y siguen siendo importantes para la evolución.

La gran mayoría de ellos son poco más que hebras de material genético envasadas en un contenedor de proteínas llamado cápside. Alrededor de un cuarto de los virus también están rodeados por una envoltura, la cual está usualmente hecha por una membrana de lípidos que es robada de su huésped más algunas proteínas codificadas por el virus. Un virus que se encuentra solo se le llama virión y la mayoría tienen 100 nanómetros de longitud. Su único propósito en su “casi vida” es la de invadir las células de quienes los hospedan, liberar su material genético y “secuestrar” la bioquímica celular para hacer más copias de sí mismos. Los nuevos viriones, entonces, salen de la célula, matándola, y haciendo que el ciclo comience de nuevo. Los virus son, básicamente, parásitos genéticos.

Vienen en una inmensa variedad: algunos son tan simples, que pueden describirse mediante tan solo una única formula química como C332,652 H492,388 N98,245 O131,196 P7501 S2340. Otros, son grandes y complejos como las bacterias, con cientos de genes y con una compleja cápside y una envoltura igual de compleja. Estos virus gigantes fueron descubiertos recientemente y puso en “shock” a la comunidad de virólogos en todo el mundo, poniendo a prueba la idea de que los virus son meramente bolsas de químicos no vivos.

El nuevo coronavirus, SARS- CoV-2, también conocido como Covid-19, es bastante típico. Como alrededor del 65% de los virus conocidos, su genoma está hecho por Ácido Desoxirribonucleico (ARN), el resto está hecho por ADN, el cual codifica cuatro estructuras químicas. Una de estas formas es el cápside y los otros son componentes con una doble envoltura. Uno de ellos, la proteína espiga, es utilizada para romper a las células de las que posteriormente se volverán sus huéspedes.

¿Están vivos los virus?

La pregunta que a veces nos planteamos con mayor frecuencia es si los virus están vivos y para ello no existe una respuesta fácil. Por otro lado, también hay entidades biológicas que se reproducen a sí mismas, que cumplen una definición mínima de vida. También hay que decir que no tienen un metabolismo independiente y son totalmente incapaces de reproducirse por sí mismos. Los biólogos evolucionistas no los consideran parte del árbol de la vida universal, de tal suerte que es mejor pensar en ellos como “casi vivos”.

El mundo de los virus -llamada la virósfera- continúa estando inexplorada. Solo alrededor de 9,000 virus han sido bien caracterizados y existen probablemente millones de ellos.

Usualmente pensamos en ellos como patógenos de animales y plantas, y de hecho la mayoría de los que conocemos causan enfermedades, incluyendo entre los peores al ébola, la polio, la influenza, la rabia, el VIH, el Zika y, por supuesto, el nuevo Covid-19. El sarampión, la varicela, el herpes y la gripe común también son enfermedades virales. Pero la vasta mayoría de los virus son probablemente parásitos benignos que “viven” y se reproducen dentro de nosotros y otras formas de vida sin siquiera captar nuestra atención.

El origen de los virus es polémico: una hipótesis es que son anteriores a la existencia de las células, emergiendo de la sopa primordial como entidades autoreplicantes en un mundo precelular en donde solamente existían este tipo de entidades. La otra hipótesis es que las células vinieron primero y que los virus fueron componentes celulares que escaparon para convertirse en parásitos autónomos. Ambas podrían ser verdad, ya que los virus no parecen tener un ancestro común, sino que se originaron varias veces.

Cualquiera que sea su origen, los virus han jugado un papel fundamental en la evolución, ya que pudieron haber permitido la transición de un mundo primordial de ARN hacia el moderno mundo de ADN. El núcleo de las células eucarióticas pudo haber comenzado la vida como un virus parásito. Y los genes de los virus que se integraron en los genomas de sus hospedadores pudieron haber introducido muchas novedades evolutivas; por ejemplo, el gen ERVW-1, que juega un papel central en la formación de la placenta de los mamíferos, tiene un origen viral.

Podemos temer y detestar a los virus -especialmente ahora- pero sin ellos tal vez no estaríamos aquí y la vida sería diferente tal y como la conocemos.

Fuente: www.newscientist.com

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close