¿Es el cambio climático responsable de muchos de los suicidios en el mundo?

En varios de sus libros, vídeos y publicaciones el gran astrónomo y divulgador de la ciencia Carl Sagan, predijo que, para el año 2050, más o menos, si la humanidad no hacía algo pronto y tomaba cartas en el asunto, nuestro planeta se convertiría en algo parecido al planeta Neptuno, nuestro mundo vecino, el cuál tiene una atmósfera extremadamente caliente, inhabitable e irrespirable, debido fundamentalmente a un efecto invernadero eterno. En este planeta la radiación proveniente del Sol no puede escapar debido a que lo cubre una densa atmósfera.

El problema de Neptuno puede, muy fácilmente, extrapolarse a nuestro planeta si no tomamos medidas concretas. Pero, ¿a qué viene todo esto? ¿algo que en cierta medida ya se sabe, aunque la mayoría de los políticos, sobre todo de derecha y negacionistas, no lo quieran ver?

Pues resulta que un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature Climate Change ha mirado, por primera vez, a los efectos que tiene el cambio climático en la salud física de los seres humanos enfocándose especialmente en la salud mental. Aunque el estudio es preliminar, los autores han relacionado el aumento de suicidios en función del aumento de la temperatura y han señalado que sea aún peor en el futuro.

Los investigadores, que son de Estados Unidos, Canadá y Chile, compararon datos e información sobre suicidios en Estados Unidos y México con temperaturas que han alcanzado récords desde hace una década. Ellos encontraron una tendencia leve pero persistente que domina los datos: conforme el ambiente se calienta, los suicidios son más comunes; de manera particularmente interesante la correlación fue mucho más significativa en México donde, cuando la temperatura sube un grado en promedio al mes, los suicidios se incrementan en 2.1 %. Aunque estos números no podrían parecer muy elevados, sí que se pueden traducir en miles de vidas perdidas. De hecho, para 2050, según predicen, se podrían dar entre 9,000 y 44,000 muertes por suicidio al año en todo el mundo, cifra que es absolutamente alarmante debido a que poco o nada se ha hecho para prevenirlo.

Es interesante señalar también que los científicos no han sido capaces de predecir por qué las altas temperaturas podrían traducirse en más suicidios, sin embargo hay evidencia de que nuestro comportamiento cambia de manera significativa cuando hace más calor: la gente se vuelve más violenta, por ejemplo, y otro estudio (hecho por un equipo diferente) encontró que, en la medida en que las temperaturas son más altas, resultarán en más votos por el partido que está gobernando cuando hay elecciones políticas.

Los estudiosos también analizaron las redes sociales buscando lenguaje que indicara depresión a partir de lo que publican los usuarios y encontraron que las publicaciones de Twitter con lenguaje depresivo también eran más altas en temporada de calor.

Aunque, como hemos dicho, el estudio no es concluyente en cuanto a la relación entre cambio climático y salud mental, sí resulta a tomar en cuenta ya que ha sido publicado en una revista de prestigio y, además, se han contrastado pruebas para realizarlo. Y es que la ciencia, sin pruebas, es como una caja vacía que no nos lleva a ninguna parte. Las pruebas que existen en el sentido de que el cambio climático nos está afectando, no solamente a nuestra flora y a nuestra fauna, sino también a nosotros mismos, es un hecho que hay que tomar en cuenta y del que debemos de estar muy atentos.

El tiempo es oro y parece ser que el gran Carl Sagan tiene más razón hoy que nunca, aunque haya muerto de cáncer en 1996.

Hasta la próxima.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close