Logran sincronizar neuronas para borrar la esquizofrenia

La esquizofrenia, un desorden psiquiátrico frecuentemente discapacitante, afecta a aproximadamente el 1 por ciento de la población mundial. Mientras que las investigaciones de los pasados años han sugerido que la desincronización de las neuronas podrían ser la causa de sus síntomas neuropsiquíatricos, incluyendo problemas de memoria, hiperactividad y fenómenos alucinatorios, el origen celular de esa desincronización permanece poco comprendido. Ahora, investigadores de la Universidad de Ginebra han tomado un paso decisivo para comprender esta enfermedad. Han logrado descifrar un mecanismo celular que lleva a la desincronización de las redes neuronales y han podido revertir este proceso defectuoso en un modelo de adulto animal, suprimiendo los comportamientos anormales asociados con la esquizofrenia. Los resultados, publicados en Nature Neuroscience, muestra que una terapia de intervención es posible a cualquier edad.

La esquizofrenia, que tiene manifestaciones clínicas que podrían diferir de un paciente a otro, es una enfermedad que tiene que ver con el desarrollo de las neuronas con muchos síntomas de comportamiento, incluyendo alucinaciones visuales y auditivas, problemas de memoria e hiperactividad. Aunque la causa exacta de esta enfermedad altamente discapacitante es desconocida hasta ahora, ciertas mutaciones genéticas predisponen a padecerla. Por ejemplo, personas afectadas por el síndrome DiGeorge tienen un 40% más de predisposición de desarrollar desórdenes esquizofrénicos que la población en general. El síndrome de DiGeorge, conocido también como 22q11 síndrome de delación, es una anormalidad humana de origen genético marcada por la ausencia de alrededor de 30 genes en una de las dos copias del cromosoma 22.

“¿Qué sucede en los cerebros de los pacientes que sufren estos cambios en el comportamiento que caracteriza a la esquizofrenia? Nuestro objetivo fue el de no solamente comprender la disfunción de las redes neuronales, sino también descifrar si era posible de restaurar su función normal, especialmente en adultos”, explica Alan Carleton, profesor en el Departamento de Neurociencias Básicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra, quien dirigió este trabajo.

 

Una cuestión de redes.

Los neurocientíficos de Ginebra eligieron enfocarse en redes neuronales del hipocampo, una estructura cerebral que notablemente está relacionada con la memoria. Estudiaron un modelo de ratón que reproduce las alteraciónes genética del síndrome de DiGeorge así como también algunos cambios en el comportamiento asociados con la esquizofrenia. En el hipocampo de este ratón de control, las miles de neuronas que hacen la red se coordinan de acuerdo a una precisa secuencia de actividades, que es dinámica y sincronizada en el tiempo.

Sin embargo, en las redes neuronales de sus modelos del ratón, los científicos observaron algo completamente diferente: las neuronas mostraron el mismo nivel de actividad como en el grupo de animales de control pero sin ninguna coordinación, como si estas células fuesen incapaces de comunicarse correctamente unas con otras. “La organización y sincronización de las redes neuronales se logra a través de la intervención de supoblaciones de neuronas inhibidoras, incluyendo a las neuronas parvalbumin”, afirma Carleton. “Sin embargo, en el modelo animal con esquizofrenia, estas neuronas están mucho menos activas. Sin control e inhibición, y sin estructura, la actividad eléctrica de la red de neuronas, la anarquía hace de las suyas”.

 

Reestableciendo el orden neuronal, aún en la adultez.

El segundo paso fue tratar de restaurar la sincronización necesaria para que las redes de neuronas funcionaran de manera apropiada. Para hacer esto, los científicos se avocaron a apuntar a las neuronas parvalbumin del hipocampo. Estimulando estas disfuncionales e inhibidas neuronas, lograron restaurar la organización secuencial y la función normal de las redes neuronales. De manera similar, fueron capaces de corregir algunas anormalidades del comportamiento en estos modelos de esquizofrenia en el que se utilizó al ratón que ya habíamos mencionado y lograron también suprimir tanto la hiperactividad y el déficit en la memoria.

Estos resultados tan positivos sugieren que una intervención terapeútica es posible, aún en la adultez. “Esto es verdaderamente esencial. De hecho, la esquizofrenia se desarrolla comúnmente en la etapa final de la adolescencia, sin embargo las alteraciones neuronales están probablemente presentes en la etapa de neurodesarrollo.  De acuerdo con nuestros resultados, reforzar la acción de una neurona inhibidora poco activa, incluso después de que el cerebro se ha desarrollado, podría ser suficiente para restaurar el funcionamiento adecuado de estas redes neuronales, haciendo desaparecer ciertos comportamientos patológicos”

Los tratamientos actuales para la esquizofrenia están basados en la administración de antipsicóticos que buscan regular la actividad de los sistemas dopaminérgicos y serotominérgicos. Aunque los antipsicóticos tienen efectos exitosos en eliminar los efectos positivos de los síntomas alucinatorios, son menos efectivos a la hora de mejorar muchos otros síntomas y en particular los síntomas cognitivos.

Referencia: https://medicalxpress.com

 

Anuncios