El misterioso origen de los judíos Azkenazí ha sido revelado por científicos gracias a ADN antiguo

 

¿De dónde provienen realmente los judíos? Esta es una cuestión que antropólogos, historiadores y teólogos han estudiado por milenios.

De acuerdo con la mitología, los Judeanos descendieron de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob, quienes están enterrados en la Cueva de los Patriarcas en Hebrón: una ciudad Palestina y un sitio patrimonio de la humanidad situado en West Bank a 19 millas al sur de Jerusalén.

Enterrados junto a ellos se dice que se encuentran Adán y Eva y las cuatro Matriarcas: Sarah, Rebeca, Lea y Raquél. La cueva nunca ha sido escavada pero arriba de ella se encuentra un edificio relativamente moderno (de la primera mitad del siglo) que Herodes el Grande mandó a construir para honrar a sus ancestros.

Para tener una perspectiva más científica del debate sobre el origen de los judíos, reciente información de ADN analizada de los Judíos Askenazí (un grupo étnico) reveló que su línea materna es europea. También se ha descubierto que su ADN solamente tiene 3% de sus ancestros antiguos que los vincula con el Mediterráneo oriental (conocido como el Medio Oriente) y en donde se encuentran territorios como Israel, Líbano, partes de Siria y el oeste de Jordania. Esta es la parte del mundo de la que provienen los judíos de acuerdo con el Viejo Testamento. Pero el 3% es un porcentaje minúsculo y es similar a lo que los modernos europeos como conjunto comparten con los Neandertales. Entonces, dado que el vínculo de ascendencia es muy bajo genéticamente, los ancestros más recientes de los judíos deben de provenir de otro lugar.

 

No solo una, sino muchas tribus.

 Para entender por qué este es el caso, necesitamos ir al pasado y buscar de donde provienen otros ancestros. Esto comienza en Persia (lo que hoy es conocido como Irán) durante el siglo VI, donde vivía la mayor parte de los judíos en aquellos tiempos.

La tolerancia de la gente de Persia alentó a los judíos a adoptar nombres persas, palabras, tradiciones y prácticas religiosas y ganar un estatus social importante al convertirse en una raza que monopolizó el comercio. También convirtieron a la fe judía a otras personas que vivían a lo largo del Mar Negro; esto ayudó a expandir su red global.

Entre los convertidos al judaísmo se encontraban los Alanos (pastores nómadas iranís), Griegos y Eslavos que residían a lo largo de la cosa sur del Mar Negro. Después de la conversión, tradujeron el antiguo Testamento al griego, construyeron sinagogas y continuaron expandiendo la red comercial.

Estos judíos adoptaron el nombre de Ashkenaz y el ADN de los judíos Askenazí puede ser rastreado hasta los “Antiguos Asheknaz”: una intersección de rutas de comercio en el este de Turquía.

El ascenso de Ashina.

Gracias a varios estudios, ahora sabemos que en el tiempo en que estos judíos adoptaron el nombre de Azkenazí, también adquirieron mutaciones únicas asiáticas en su cromosoma Y. Aquí es donde otro importante grupo de gente aparece en nuestra historia: ellos se llaman los turcos-Gok.

Durante el siglo VI, esta gente nómada estuvo controlada por una tribu turca Siberiana llamada Ashina. Esta tribu fue forzada por el imperio Tang de China -que estaba en el poder en China en ese momento- para emigrar hacia el Mar Negro.

Gracias a su capacidad organizativa y militar, los Ashina lograron unir muchas tribus en esta área y un nuevo imperio llamado “Khazar Khagnate” nació. Ofreciendo libertad de culto y gravando el comercio, esta gente rápidamente tuvo mucho poder.

El grupo asiático de estas mutaciones de ADN, encontrado en los judíos Ashkenazí, probablemente se originó de la elite Ashina y otros grupos Khazar, que se conviertieron del Chamanismo al Judaísmo. Esto significa que los Ashina y la mayoría del clan Khazar fueron absorbidos por los judíos Askenazí.

También fue alrededor de esta época que la élite judía adoptó muchas costumbres Eslavas. Y, basado en mi investigación previa, sugeriría que la lengua Yiddish fue desarrollada como una lengua secreta para ayudar en el comercio.

 

El siguiente capítulo.

Lo que sucedió después fue que el imperio judío comenzó a colapsar. Para el siglo X, los judíos en el Mar Negro emigraron hacia Ucrania e Italia. El Yiddish se conviertió en la lengua franca de estos judíos Askenazí y absorbieron palabras alemanas mientras mantenían la gramática Eslava. Y como el comercio global se movió a las manos de los italianos, holandeses e ingleses, los judíos fueron apartados.

Lo que todo esto demuestra es que, utilizando moderna tecnología genética, los científicos pueden rastrear el pasado de la gente de hoy en día y una nueva apreciación para los ancestros judíos puede ser descubierta.

Ha significado una gran comprensión de los viejas que estas personas hicieron para llegar y establecerse en Europa. Y también ha permitido un mayor conocimiento sobre el importante papel de los clanes Ashina y Khazar: de los cuales algunos de los judíos patriarcales vienen.

Referencia: www.physorg.com

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close