Los esquizofrénicos podrían serlo desde que su madre está embarazada, revela nuevo estudio

Un nuevo estudio ha encontrado que la esquizofrenia podría originarse tan temprano como en las primeras 12 semanas de gestación, lo que significa que la enfermada podría ser tratada en el útero antes del nacimiento.

Creando mini cerebros en condiciones de laboratorio, los investigadores han podido percatarse e identificar claras perturbaciones en las células madre que rodean a los ventrículos, o cavidades del cerebro, posteriores a los dos semanas de gestación.

De acuerdo con el equipo de investigadores, este es un paso grande para la comprensión de los orígenes biológicos de este desorden del cerebro, el cual fue descrito por los antiguos egipcios en el 1550 antes de Cristo en los papiros “Ebers”.

“Esta enfermedad [la esquizofrenia] ha sido mal caracterizado por 4,000 años”, afirma uno de los investigadores, Michal Stachowiak de la Universidad Estatal de Nueva York.

“Finalmente ahora tenemos evidencia de que la esquizofrenia es un desorden que resulta de alteraciones en la formación y estructura del cerebro”.

Hay que decir que el equipo de investigadores logró crear lo que se conoce en el mundo de la ciencia como organoides cerebrales, que son órganos en miniatura que imitan al cerebro, todo esto utilizando células de la piel reprogramadas de tres personas que padecían esquizofrenia y cuatro personas sin la enfermedad las cuales actuaron como grupo de control.

Alimentados con los nutrientes, ácidos y glucosa correctos, estos pequeños cerebros pueden crecer y crear neuroectodermos, que es el tejido que forma nuestros cerebros. Eventualmente, cuando se lleva a cabo correctamente este procedimiento, se forman ventrículos cerebrales, corteza y aparece también una región similar al tallo cerebral.

“El objetivo de este experimento fue, en esencia, recapitular importantes etapas en la formación del cerebro que tienen lugar en el útero”, afirmó Stachowiak.

Conforme los modelos del cerebro comenzaron a tomar forma, los científicos notaron anomalías en los organoides desarrollados en pacientes con esquizofrenia: las células progenitoras neurales que forman neuronas no estaban apropiadamente distribuidas y, por consiguiente, muy pocas neuronas maduras aparecieron en el cortex.

Células madre con fallas (en rojo) en muestras de esquizofrenia (a la derecha).

Este estudio coincide con uno realizado anteriormente por otro equipo de científicos en el que se relacionó a la esquizofrenia con un fallo en el funcionamiento de la corteza, que es el lugar donde el cerebro lleva a cabo importantes tareas y funciones como la memoria, la atención y el procesamiento del lenguaje.

Para Stachowiak, “nuestra investigación muestra que la enfermedad muy probablemente comience durante el primer trimestre de gestación y que conlleve una división acelerada de las células, excesiva migración y diferencias prematuras de las células neuroectodermas”, de las cuales ya habíamos hablado anteriormente.

“Las neuronas que conectan diferentes regiones del cortex, las llamadas interneuronas, comienzan a tener un comportamiento con poca dirección y bastante caótico en el córtex de los esquizofrénicos, causando que las regiones corticales no se conecten bien, similar a lo que sucede cuando una computadora está mal conectada”.

Ahora que los científicos han podido encontrar este comportamiento caótico y de falta de conexión en las etapas iniciales del desarrollo de un feto, el siguiente paso será encontrar la manera en que esto puede ser tratado. Una falla genómica defectuosa llamada “Nuclear FGFR 1 Signaling”, podría ser la clave para ayudar a estos pacientes a dejar de tener alucinaciones, uno de los síntomas más evidentes de la esquizofrenia.

Podría ser también que algún tipo de dieta o inclusive hasta medicamentos podrían darse a las mujeres que estén embarazadas cuando el riesgo de que exista esquizofrenia en su descendencia sea identificado.

Es interesante señalar que los primeros síntomas de esquizofrenia aparecen usualmente en la adolescencia y al comienzo de la edad adulta, y se cree que esta enfermedad afecta a unos 21 millones de personas alrededor del mundo, causando severos problemas en el proceso de pensamiento, la percepción y el sentido del yo.

Sí bien la condición puede ser controlada con medicamentos, no hay una cura: pero los investigadores continúan aprendiendo más sobre las raíces genéticas de esta enfermedad que afecta directamente al “cableado” del cerebro.

Para terminar, Michal Stachowiak comenta que “ahora podemos afirmar que la esquizofrenia es un desorden provocado por una falla en cómo está construido el cerebro que ocurre cuando el feto apenas comienza a desarrollarse y que, por consiguiente, existe una clara malformación de los circuitos neuronales en el cortex”.

___________________________________

Traducido y editado por Julio García

Referencia: http://www.sciencealert.com/schizophrenia-begins-in-brain-in-first-trimester-of-pregnancy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s