El robot Philae, que se posó sobre un cometa, vuelve a entrar en funcionamiento

Comet_on_3_August_2014

 

por Julio Moll

Luego de estar algunos meses sin contacto con la Tierra, hace apenas unos días el robot Philae de la Agencia Espacial Europea, volvió a establecer comunicación con el centro de control que se dedica a seguirle el rastro.

La noticia ha causado revuelo porque supone que la misión podría continuar sin contratiempos y nos otorgaría una nueva visión de lo que en realidad es un cometa.

La sonda Rosetta, junto con el robot Philae, fueron lanzados al espacio el 2 de Marzo de 2004. Desde esa fecha han seguido una trayectoria muy puntual que los ha llevado a la superficie del cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko-

Tanto el orbitador (Rosetta), como el aterrizador (Philae) cuentan con un basto número de instrumentos abordo que les permitirán analizar minuciosamente al cometa y sus características De hecho Philae cuenta con una perforadora para tomar muestras. Cuando la misión estuvo en peligro, se planteo la posibilidad de que ese instrumento tampoco tendría la posibilidad de tomar muestras. Afortunadamente, y como hemos dicho, todo parece indicar que la misión va por buen camino.

La importancia de analizar cometas estriba en que reflejan la forma que tenía nuestro Sistema Solar en el pasado. Un dato interesante es que la estructura de un cometa no tiende a variar: han permanecido iguales desde hace unos 4,000 millones de años. De ahí que, estudiarlos, sea una tarea fundamental para la ciencia.

En este sentido, el objetivo primordial de la misión, que durará varios años, será investigar la composición y las características de 67P/Churiumov-Guerasimenko, lo que, a su vez, podría traer luz sobre la composición de los propios cuerpos que conforman a nuestro sistema solar. Uno de los instrumentos abordo es el llamado instrumento ALICE, que permitirá analizar los gases y la cola del cometa, también medirá la cantidad de agua, monóxido de carbono y dióxido de carbono. Y a través de un espectrómetro de masa, el instrumento COSIMA analizará el polvo expulsado por el cometa, para determinar así si son compuestos orgánicos o inorgánicos. Estos son tan solo algunos de los experimentos que van abordo de Philae y Rosetta.

Por otro lado, algunas hipótesis se aventuran a señalar que los cometas pudieron haber traído el agua a la Tierra y la pregunta que todavía se hacen los científicos es si la propia vida pudo haber llegado a través de dichos cuerpos. Tal vez, a través de pequeños microorganismos que, lentamente, comenzaron a ser más complejos hasta lograr producir vida cada vez más rica y con mayor complejidad en una cadena evolutiva que parece imparable. Lo que también resulta fundamental preguntarse es si los microorganismos pueden sobrevivir a las condiciones de alta radiación que se experimenta cuando se está en el vacío del espacio exterior. Para contestar a esta pregunta se han realizado varias pruebas, muchas de ellas en la Estación Espacial Internacional, que apuntan a que los microorganismos sí que pueden sobrevivir a las condiciones adversas del espacio exterior. Evidentemente, se tendrán que hacer más pruebas para demostrar hasta que punto los organismos complejos como los mamíferos o los propios seres humanos somos capaces de tolerar dicho nivel de radiación.

Por lo pronto, solamente esperamos que la misión Rosetta, impulsada por la Agencia Espacial Europea, llegue a buen puerto y finalmente nos permita conocer mejor cuál ha sido nuestro pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s