La nave Orion y nuestro futuro como civilización

naveorion

por Julio García. La semana pasada tuvimos la suerte de ver a través de la televisión el despegue de la nave Orión de la NASA, desde una plataforma situada en Cavo Cañaveral en la Florida. El hecho de poder observar un evento de este tipo no nos debe de sorprender, ya que es algo común que la Agencia Espacial estadounidense lance al espacio cohetes y artilugios que nos servirán para poder entender mejor algunos aspectos de la realidad.

Lo que es de sorprenderse es que dotada con un procesador menos potente que el de cualquier teléfono celular moderno, la nave Orion pudo realizar un viaje  de poco más de cuatro horas alrededor de la Tierra, aterrizando muy cerca de la península de Baja California en México, donde fue rescatado por personal militar de Estados Unidos. Algunos miembros de la NASA han afirmado que el hecho de que lleve un procesador tan ridículamente lento tiene muchas ventajas porque el tipo de chip que va instalado es capaz de resistir las condiciones tan adversas que existen en el espacio como la radiación, las altas temperaturas, mayores a los 2,000 grados, que se producen cuando la sonda reingresa a la Tierra y su superficie interactúa con la atmósfera en un fenómeno conocido como fricción.

Pero tal vez lo más importante de este lanzamiento es que, por primera vez, los científicos pudieron experimentar con paneles que cubren a toda la nave y que sirven para resistir las altas temperaturas que se producen en el reingreso a la Tierra. Sin ellos, la nave se pulverizaría inmediatamente. Hay que decir también que Orion, que hizo un viaje de 96,500 kilómetros, está diseñada para albergar a seis astronautas, aunque, como ya hemos dicho, en esta misión de prueba, ningún ser humano estuvo abordo.

¿Pero qué es lo que representa para la ciencia está misión si la comparamos con otros lanzamientos realizados por la NASA y otras Agencias como la europea? Básicamente que por primera vez se está probando el vehículo que llevará a los primeros seres humanos a Marte en el 2030, año que ha establecido la Agencia estadounidense para trasladar a los primeros seres humanos al inhóspito planeta rojo, el cual tiene una atmósfera conformada básicamente por dióxido de carbono. Una atmósfera tan irrespirable que, afortunadamente, podría ser alterada si con los primeros astronautas o seres humanos que lleguen a su superficie se trasladan otros organismos vivos como plantas. Tal vez, se podría crear la primera atmósfera basada en oxígeno y así se podrían generar las condiciones  para que la atmósfera se vuelva respirable gracias a la posibilidad de comenzar un proceso circular como la fotosíntesis.

Un hecho que no hay que pasar por alto es que, dentro de miles de millones de años -si nuestra especie todavía no se ha autodestruido producto de la voraz destrucción del medio ambiente, de la sobrepoblación, el hambre o de otros factores que no conocemos como el hecho de que la inteligencia artificial tome nuestro lugar- estaremos forzados a emigrar a otros planetas o tal vez a otras estrellas debido a que a nuestro Sol le quedarán tan solo 5 mil millones de años más para agotar su combustible y convertirse así en una estrella del tipo gigante roja. Una transformación que implicará que la superficie de nuestro planeta y de algunos otros como Marte o Júpiter desaparezcan bajo el tremendo calor que supondrá este aumento en el tamaño de la superficie del Sol. Si los planetas vecinos se evaporan, incluyendo el nuestro, evidentemente nos veremos obligados a vivir en otras estrellas o en sitios que resultan verdaderamente inhóspitos por sus bajas temperaturas como el inmenso Saturno, o los gaseosos como Urano o Neptuno.

¿En dónde quedamos como especie ante esta realidad que se avecina y que parece inevitable? Nuestra responsabilidad en este momento es la de crear las condiciones necesarias para que nosotros y nuestros hijos desarrollen los elementos  tecnológicos suficientes que nos permitan abandonar nuestro planeta en razón de todo lo dicho anteriormente. El asunto es saber si no basta estar preparados tecnológicamente y más bien nos tendríamos que preparar psicológicamente para travesías que pueden ser muy largas y que pueden acarrear problemas producto del constante aislamiento y confinamiento en espacios reducidos.  ¿O se imagina usted estar confinado en un espacio de menos de 3 metros durante ocho largos meses que es el tiempo que se requiere para llegar a Marte? ¿Qué pasaría si quisiéramos alcanzar otras estrellas? En la película Interestelar (2014), los científicos que son enviados a Saturno donde se encontrarán con un agujero de gusano que los llevará a otra galaxia, son inducidos a un “sueño profundo” parecido a estar inconsciente, pero con todas sus funciones vitales funcionando a la perfección. Los astronautas de esta aventura, son despertados después de dos años por un robot que les indica que ya es hora de ponerse en marcha para cruzar el agujero de gusano. Hasta ahora todavía no hemos creado esas cápsulas tan anheladas que nos permitan entrar en “sueño profundo” por tanto tiempo, tampoco hemos desarrollado la inteligencia artificial suficiente para que esta sea consciente de sus propios actos y de su propio pensamiento. Mucho menos sabemos qué pasaría si entramos en un agujero de gusano que nos lleve a otros lugares del universo. De lo que sí estamos seguros es que este diciembre de 2014 ha sido una fecha importantísima en lo que respecta a la búsqueda de nuevos caminos para salvar a nuestra civilización de ese futuro tan pesimista y desesperanzador que se nos viene encima en unos cuantos millones de años. Es un hecho que nosotros ya no estaremos para ver ese futuro, pero confío en que nuestra especie sea tan inteligente que permita a nuestros bisnietos o tataranietos aproximarse a ese escenario futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s