Un nuevo experimento ayudará a encontrar vida en Marte

BIOMEX-Logo

En la búsqueda por comprender la existencia de vida más allá de la Tierra, los científicos se dedican a estudiar cómo los organismos podrían sobrevivir en diversos ecosistemas: desde la superficie de Marte hasta los océanos cubiertos por hielo de la luna de Júpiter de nombre Europa. Por ahora, la Tierra es nuestro único ejemplo de planeta en donde se ha formado y evolucionado la vida. Por tanto,  estudiar los límites de la habitabilidad es uno de los mayores objetivos de la investigación en astrobiología.

Por esta y otras razones los científicos recolectan información de lugares de nuestro planeta donde la vida es empujada a límites absolutos de adaptabilidad: desde la Antártida hasta el Polo norte y desde las humeantes chimeneas termales hasta los ríos que tienen un exceso de ácido.

Otro lugar donde se busca vida es en la órbita baja de la Tierra, donde ésta podría existir en condiciones bastante extremas debido a que estaría en contacto con el espacio exterior.

Todo esto viene a colación porque el 24 de Julio de 2014, desde el cosmódromo de Baikonur en Kazahastán, se lanzó al espacio una nave que lleva a bordo un aparato de nombre BIOMEX (Biology and Mars Experiment), que lleva 12 paquetes de experimentos que están diseñados para ayudar a determinar la potencial existencia de vida en Marte.

En el proyecto participan 25 instituciones de todo el mundo, entre las que podemos mencionar el Instituto de Investigación Planteria de Estados Unidos y el Centro Aeroespacial de Alemania.

BIOMEX contiene, entre otras cosas, numerosas cámaras que están llenas de biomoléculas y organismos que incluyen bacterias, algas, hongos, líquenes y musgos.

Todos estos organismos serán expuestos a diferentes condiciones de temperatura y ambiente. Algunas muestras de cada biomolécula u organismo están incrustados en una simulación que se ha hecho del suelo de Marte. Otros organismos serán expuestos directamente, sin protección alguna, a las condiciones que imperan en el espacio exterior (en la llamada órbita baja de la Tierra).

Varios filtros también serán utilizados para ver cómo se comportan los organismos a diferentes niveles de radiación. Haciendo todo esto, los científicos serán capaces de simular la radiación solar que está presente en la superficie marciana. Otras de las cámaras serán bombeadas con dióxido de carbono y serán expuestas a una cierta cantidad de presurización con la finalidad de hacer una réplica de las condiciones actuales que existen en Marte.

Otro dato interesante es que las muestras pasarán más de un año fuera de la Estación Espacial Internacional (donde ya ha llegado BIOMEX). Los organismos dentro de las cámaras serán monitoreados con sensores de temperatura y dosímetros, que harán un monitoreo de la exposición a la radiación.

El objetivo es observar cómo la exposición a estos diversos ambientes afectan la supervivencia de los organismos y la estabilidad de importantes componentes celulares como las proteínas y el ADN.

Mientras que las muestras del BIOMEX estarán montados fuera de la Estación Espacial, los científicos en la Tierra trabajarán con muestras como las que hay en el espacio. Aquí en nuestro planeta simularán las condiciones marcianas lo mejor posible en un ambiente controlado en un laboratorio.

Los datos que sean aportados por BIOMEX también tendrían algunas aplicaciones importantes más allá del campo de la astrobiología, ya que estudiando cómo las biofirmas sobreviven en una simulación de la atmósfera marciana, será importante para los expertos en arqueología aquí en la Tierra que están buscando radiación de forma independiente con la finalidad de estudiar diversos métodos para comprender mejor la presencia de objetos antiguos hechos de madera.

En definitiva, y lo que buscan los científicos con BIOMEX, es comprender el hecho de Marte sea un planeta potencialmente habitable. Si la vida alguna vez se originó en este planeta, y si la vida aquí operó bajo los mismos principios biológicos que en la Tierra, ¿podrían estos organismos adaptarse a las condiciones actuales de Marte y poder sobrevivir?

Explorando todas estas cuestiones, BIOMEX podría ayudar a darle forma a la exploración de Marte, proporcionando directrices para que los futuros robots que lleguen a este planeta busquen signos de vida en lugares específicos.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Astrobiology Magazine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s