El telescopio Spitzer detecta emisiones de gas del cometa ISON

COMETA_ISON

Estas fotografías del cometa ISON fueron tomadas en Junio de 2013 por el telescopio Spitzer de la NASA, cuando el cometa se encontraba a unos 500 millones de kilómetros del Sol /Crédito: NASA.

Astrónomos que han utilizado el telescopio Spitzer de la NASA han observado lo que podrían ser emisiones de dióxido de carbono del cometa ISON, el cual pasará a través del interior del Sistema Solar a finales de este año.

Imágenes que del cometa fueron tomadas en Junio de 2013 indican que, de su cola, se está desprendiendo dióxido de carbono.

“Estimamos que ISON está emitiendo 1 millón de kilogramos de dióxido de carbono y 56 millones de kilogramos de polvo cada día”, afirma Carey Lisse de la Universidad Johns Hopkins.

El cometa se encontraba a 500 millones de kilómetros del Sol cuando las observaciones fueron realizadas.

“Éstas fabulosas observaciones de ISON son únicas y sientan las bases para realizar más observaciones y hacer más descubrimientos. Creemos que los datos recolectados de este cometa nos ayudarían a explicar cómo y cuándo se formó el Sistema Solar”.

El cometa tiene menos de 4,8 kilómetros de diámetro (lo equivalente a una pequeña montaña) y pesa unos 3,2 trillones de kilogramos.

Spitzer-_Telescopio

El telescopio Spitzer de la NASA antes de que fuera lanzado al espacio el 25 de agosto de 2003. /Crédito: Wikipedia.

Debido a que aún se encuentra muy lejos, su verdadero tamaño y densidad no han podido ser determinados con precisión. Como todos los cometas, ISON es una sucia bola de nieve hecha de polvo y gases congelados como agua, amoniaco, metano y dióxido de carbono: elementos que ayudaron a la formación de los planetas hace 4,500 millones de años.

En la medida en que se acerque al Sol (pasará a una distancia de 1 millón de kilómetros el 28 de noviembre) ISON se volverá cada vez más caliente. Y, durante este proceso, diferentes gases se calentarán hasta evaporarse.

ISON, que en ese entonces se encontraba entre las órbitas de Júpiter y Saturno, fue descubierto por los científicos rusos Vitali Nevsky y Artyom Novichonok el 21 de septiembre de 2012 gracias a las emisiones de dióxido de carbono que es capaz de producir.

“Ésta observación nos otorgan una excelente imagen de una parte de la composición del cometa ISON y, por extensión, del disco protoplanetario del cual se formaron los planetas”, afirma Carey Lisse. “La mayoría del carbono en el cometa se encuentra encerrado en hielo, y será hasta que se acerque a la órbita de Marte cuando podamos comenzar a ver cómo se derrite el hielo que cubre el carbono”.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Jet Propulsion Laboratory.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s