El agujero negro supermasivo de la Vía Láctea sorprende a los astrónomos

20130719-005002.jpg

Astrónomos que han utilizado el Telescopio Herschel de la NASA han podido observar una nube compuesta por gas que se encuentra muy cerca del agujero negro supermasivo ubicado en el corazón de la Vía Láctea y que lleva por nombre Sagitario A, cuya masa es de cuatro millones de veces la masa del Sol y que se encuentra a casi 30,000 años luz en el centro de nuestra galaxia.

Su relativa proximidad lo convierte en el objeto ideal para estudiar estos ambientes extremos en detalle, a pesar de que el punto de vista del observador se ve cubierto por densas nubes de polvo que cubren a la Vía Láctea. Al poderlo estudiar en el lejano infrarrojo, Herschel puede observar a través de este polvo y examinar al agujero negro el cual está rodeado por un anillo de gas que se extiende por 30 años luz.

Las fotografías tomadas por el telescopio Herschel entre 2011 y 2012 han permitido a los astrónomos examinar la región del agujero negro y han encontrado elementos como el carbono, el nitrógeno y el oxígeno, así como moléculas simples que incluyen agua, monóxido de carbono y cianuro de hidrógeno.

La imagen que aparece abajo, que corresponde a la región del agujero negro, se puede observar claramente el anillo visto por el telescopio Herschel (en azul) y la mini-espiral en ondas de radio (naranja). También se aprecia un espectro de la región central alrededor del agujero negro que muestra la presencia de diferentes moléculas.

20130719-005109.jpg

Herschel también da cuenta de que mucho del material dentro de la espiral se mueve muy rápido, a velocidades que alcanzan los 300 km/s (1 millón de kilómetros por hora). “Las observaciones son consistentes con el material que en forma de serpentina se mueve hacia Sagitario A, y que va cayendo hacia el centro de la Galaxia, afirma el doctor Goicoechea.

Pero lo que realmente tomó por sorpresa a los astrónomos es la temperatura del gas, que alcanzan los 1000 grados y que es mucho más caliente que la mayor parte del material interestelar que alcanza temperaturas de -200 grados o menos.

La mayor parte del calor se debe a la intensa luz que producen las estrellas vecinas, así como también al material extremadamente caliente que se encuentra cerca del agujero negro. Pero el equipo ha calculado que esto solamente contaría para un relativo aumento de la temperatura. La causa más probable es que las intensas ondas de choque y las turbulencias se deban al movimiento rápido del gas de estrellas jóvenes que causan el aumento de la temperatura a medida que se lanzan alrededor.

El Herschel terminó sus observaciones en Abril de 2013 cuando su suministro de helio líquido se agotó. “Éste es un estudio fascinante de lo que sucede en el centro de las galaxias. Y a pesar de que el telescopio ha terminado de observar, los astrónomos tienen todavía mucho trabajo por delante”, comentó Matt Griffin de la Universidad de Cardiff.

“En los próximos años, mientras procesamos todos los datos recabados por Herschel, estamos convencidos de habrá todavía muchos resultados como estos”.

_____________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: The Daily Galaxy.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s