Científicos españoles descubren el por qué de las manchas de Saturno

mancha_blanca_saturno1Aproximadamente una vez cada año en Saturno se produce una enorme tormenta que, de manera global, afecta el aspecto de su atmósfera. Estas inmensas tormentas son conocidas como Grandes Manchas Blancas debido a la apariencia que tienen.

La primera observación de una de estas manchas fue en 1876 y la Gran Mancha Blanca de 2010 fue la sexta que pudo ser observada. En esta ocasión la sonda Cassini fue capaz de obtener imágenes de alta resolución de esta estructura meteorológica. La tormenta comenzó a producirse como una pequeña y brillante nube blanca en las latitudes medias en el hemisferio norte del planeta para luego crecer rápidamente y permanecer activa por más de siete meses. A lo largo de este tiempo se generó una amalgama de nubes blancas que se expandió para formar un anillo turbulento con una superficie de varios cientos de miles de kilómetros.

Gracias a este trabajo, realizado por investigadores de la Sociedad Planetaria del País Vasco en España , ahora podemos comprender la naturaleza de las tormentas gigantes en Saturno. A través de las imágenes enviadas por la sonda Cassini y gracias a los modelos computacionales de las tormentas y de las nubes, el equipo de la Sociedad Planteria, ha podido explicar, por primera vez, el comportamiento de estas tormentas.

Y al analizar las imágenes pudieron ver que estas interactúan con la atmósfera que las rodea, formando así vientos sostenidos que pueden alcanzar los 500 kilómetros por hora. “No esperábamos encontrar una circulación tan violenta de vientos en el región donde nace la tormenta, lo que es un síntoma de la interacción que existe entre la tormenta y la atmósfera del planeta”, comentó Enrique García de la Universidad del País Vasco.

storm_modest

Los científicos revelaron también los mecanismos que producen este fenómeno y, para lograrlo, diseñaron modelos matemáticos capaces de reproducir la tormenta en una computadora, dando una explicación física tanto del comportamiento como de la duración de este increíble fenómeno. Así, los cálculos muestran que la Gran Mancha transporta enormes cantidades de gas húmedo de vapor de agua hacia los niveles más altos de la atmósfera de Saturno, que permiten la formación de nubes visibles que liberan enormes cantidades de energía. Esta inyección de energía interactúa violentamente con los vientos dominantes para producir vientos que alcanzan los 500 km/h.

Los investigadores también mostraron que, a pesar de la enorme actividad de la tormenta, ésta no es capaz de modificar sustancialmente los vientos previos que soplan permanentemente en la misma dirección que los paralelos de la Tierra.

Aparte de la curiosidad por conocer los procesos físicos que se encargan de producir estas tormentas gigantes en Saturno, el estudio de este fenómeno nos permite también ampliar nuestro conocimiento sobre los modelos empleados en investigación meteorológica y el comportamiento de la atmósfera de la Tierra en un ambiente completamente diferente y que es imposible de simular en un laboratorio.

“Las tormentas en Saturno son, de alguna manera, un banco de pruebas de los mecanismos físicos subyacentes que generan los mismos fenómenos meteorológicos en la Tierra”, apunta Agustín Sánchez Lavega.

Los detalles de la investigación han sido publicados en la prestigiosa revista Nature Geoscience.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s