Científicos revelan la cantidad de hidrógeno que existe en galaxias distantes

Radio telescopio Parkes
El telescopio Parkes se encuentra en la provincia de New South Wales en Australia y fue utilizado para llegar a las conclusiones que se desprenden de esta investigacón /Crédito: http://www.csiro.au

Investigadores del Centro Internacional para la Investigación en Radioastronomía que se encuentra en Australia, han probado una nueva técnica que les otorgará una imagen más clara de la historia del universo y que será utilizada en la próxima generación de radiotelescopios como el que actualmente se construye en este país: el Square Kilometre Array (SKA).

Los detalles de la nueva técnica han sido publicados en la revista de la Sociedad Real de Astronomía y, quien encabeza la investigación,  Jacinta Delhaize, se ha dedicado a estudiar galaxias distantes con la finalidad de determinar una de sus más importantes propiedades: ¿cuánto hidrógeno contienen?

Los astrónomos utilizan radiotelescopios para observar galaxias y otros objetos distantes; cuando lo hacen en realidad están observando el pasado del universo: cómo era este hace miles de millones de años. Esto les permite comparar el estado presente del cosmos con su historia y así trazar un mapa sobre cómo ha cambiado con el transcurso del tiempo.

“Las galaxias distantes y jóvenes se ven muy diferentes a las galaxias cercanas lo que significa que a lo largo del tiempo han cambiado y evolucionado”, afirma Delhaize. “El reto es intentar descifrar qué propiedades físicas de las galaxias han cambiado y cómo y cuando sucedió esto”.

Delhaize resalta el hecho de que una de las piezas que componen el rompecabezas para comprender las galaxias es el hidrógeno el cual se encuentra en la mayoría de las galaxias.

“El hidrógeno es el ladrillo fundamental mediante el cual se creó el universo, es de lo que se forman las estrellas y lo que mantiene viva a las galaxias”, dice.

A esto hay que añadir que, en el pasado, las estrellas se formaron de manera más rápida de lo que lo hacen las galaxias actualmente. Los investigadores creen que las galaxias, en el pasado, tenían más hidrógeno lo que explicaría por qué la taza de formación estelar era más rápida en aquel entonces.

Para llegar a esta última conclusión, Delhaize y sus supervisores (ella es estudiante de doctorado) observaron cuánto hidrógeno existía en las galaxias distantes pero, desafortunadamente, la señales de radio que emite el hidrógeno son tan débiles que resulta casi imposibles de detectarlas directamente. Pero, gracias a la nueva técnica que han desarrollado, medir la cantidad de hidrógeno se les ha hecho una tarea más fácil.

Así, para recabar suficiente información para su investigación, Delhaize y sus colegas combinaron señales débiles de miles de galaxias para luego combinar dichas señales y así crear una señal más fuerte.

“Lo que tratamos de lograr apilando señales es algo parecido a detectar un débil susurro en una sala de gente gritando. Cuando combinas miles de susurros estos pueden escucharse en una sala muy ruidosa, tal y como sucede cuando combinas las señales de radio de miles de galaxias”.

Delhaize utilizó el radiotelescopio Parkes que se encuentra en Australia y con el que pudo lograr estudiar una gran sección del cielo durante 87 horas, recabando señales de hidrógeno sobre un volumen sin precedentes de espacio que llegó a ser de dos mil millones de años hacia el pasado.

“El telescopio Parkes observó una gran sección del cielo en una sola vez, por lo que fue muy rápido a la hora de estudiar el campo tan amplio que elegimos para observar”.

Delhaize comentó también que observar tal volumen de espacio significó que el telescopio pudo calcular de forma muy precisa el promedio de hidrógeno que existe en las galaxias a una cierta distancia de la Tierra y que corresponde a un periodo particular en la historia del universo. Además,  esto provee información que puede ser utilizada en simulaciones sobre la evolución del universo y en descubrir cómo las galaxias se formaron y fueron cambiando conforme transcurría el tiempo.

Afortunadamente la nueva generación de radiotelescopios como el Square Kilometre Array (SKA) serán capaces de observar aún porciones mucho más grandes del Universo con una mayor resolución.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Science Alert.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s