Un nuevo proyecto buscará encontrar ondas gravitatorias en 2017

ondas gravitatorias

La gravedad tiene un poder de largo alcance que se hace evidente a través de la deformación de la curvatura del espacio y el tiempo, tal y como lo predigo Albert Einstein en su Teoría General de la Relatividad. Eventos cosmológicos extremos como el surgimiento de las estrellas de neutrones o de los agujeros negros son capaces de producir ondas de gravedad, las cuales son extremadamente débiles para ser detectadas a través de los instrumentos actuales.

Así, para el astrónomo del Instituto Carnegie, Mani Kasliwal, en los próximos cinco años los instrumentos de detección sí serán capaces de probar que el espacio y el tiempo se arruga y deforma en forma de ondas gravitatorias, las cuales fueron predichas hace casi 100 años por Albert Einstein, pero que aún no han sido observadas directamente.

Pero esto podría cambiar pronto cuando se pongan en marcha los instrumentos más sensibles de detección. “Hay mucha actividad y emoción en el campo de la gravedad ahora mismo”, afirmó Kasliwal. “El momento realmente se está construyendo ahora”.

Para medir la presencia de una pequeña señal de ondas de gravedad se requiere de un detector interferométrico que sea capaz de medir una parte en 1021 (esto significa una millonésima parte de un nanómetro en un kilómetro de longitud). Estos eventos gravitatorios son muy raros y ocurren una vez cada 10,000 años por galaxia.

Una versión avanzada de un detector así ha sido diseñado para encontrar ondas de gravedad de forma periódica (aproximadamente cientos de eventos anualmente). Esto comenzará a partir de 2017.

Pero este heroico experimento será en cierto modo desilusionaste ya que los interferómetros gravitatorios solamente serán capaces de “escuchar” el paso de las ondas y detectar si algo pasa, pero serán completamente “ciegos” en lo que respecta al hecho de observar la fuente de su origen. Para localizar el origen de dichas ondas será necesaria la colaboración entre físicos y la comunidad astronómica, quienes realizarán frecuentes simulaciones alrededor del mundo con interferómetros ultra sensibles, que son artefactos muy grandes en forma de L que funcionan midiendo el tiempo que tarda un fotón (producido por un láser), en llegar de un lugar a otro del aparato. Los astrofísicos esperan que recabando información de varios lugares, los investigadores serán capaces de determinar la dirección desde donde las ondas han viajado y quizá saber de dónde provienen.

Kasliwal ha reportado que el nuevo inteferómetro estará en funcionamiento en 2017.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s