El agua de la Tierra y la Luna podría provenir de la misma fuente

Earthrise-as-seen-from-Apollo-8

El agua que se encuentra en el fondo de la Tierra y de la Luna podría haberse originado por la misma fuente: antiguos meteoritos.

Ha esta conclusión han llegado investigadores de la Universidad de Brown en Estados Unidos, luego de haber sugerido que el agua ha existido en la Tierra desde antes que impactase un meteorito, el cual fue responsable de crear la Luna.

Lo que continúa siendo un misterio es cómo el agua pudo sobrevivir en la Luna a pesar de la violenta colisión.

Como todos sabemos, el agua es vital para el desarrollo de los organismos. Cuando nuestro planeta se formó, los ingredientes del agua se habrían formado más allá de la órbita terrestre. Como tal, toda el agua del planeta debió de haber provenido de cometas y meteoritos que entraban al interior del Sistema Solar.

Hasta ahora, los científicos creían que la luna era un cuerpo completamente seco que se había originado a partir del impacto de un pedazo de roca del tamaño de Marte sobre la Tierra hace unos 4,500 millones de años. El calor de esta colisión, según ellos, debió de haber cocinado y destruido todos los ingredientes del agua que se encontraban en la naciente luna. Sin embargo, hace cinco años, la primera evidencia de la presencia de hidrógeno fue descubierta en muestras lunaress traídas por las misiones Apolo. El hidrógeno es un ingrediente fundamental del agua, junto con el oxígeno.

Para encontrar los orígenes de esta agua, los científicos analizaron granos de cristal de las piedras de la Luna que fueron traídas a la Tierra por las misiones Apolo 15 y 17. Estos cristales poseen delgadas piezas de vidrio que dan cuenta de la historia geológica del satélite.

Los investigadores se centraron también en los isótopos del hidrógeno encontrados en el magma lunar. Todos los isótopos de un elemento químico tienen el mismo número de protones, pero cada uno tiene diferente número de neutrones. Por ejemplo, el hidrógeno común no tiene neutrones pero sí los tiene el deuterio, que es una forma de hidrógeno y tiene un neutrón. En general, los objetos formados cerca del sol tienen menos deuterio que aquellos formados más lejos.

La relación ente deuterio e hidrógeno observada en meteoritos, conocidos como condritas, es similar al que se ha podido detectar en el agua de la Tierra, sugiriendo que más del 98% del agua que existe en nuestro planeta podría haber llegado a través de estas rocas y no de cometas. Los investigadores han encontrado, además, que la relación de deuterio e hidrógeno en las rocas de la luna es similar a aquella observada también en la Tierra.

Todos estos hallazgos indican que el agua en la luna y en la Tierra tienen un origen común en las condritas carbonáceas, que son meteoritos que se encuentran en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

“Con un buen grado de certeza, podemos saber que el agua llegó a la Luna y a la Tierra a partir de meteoritos primitivos que ahora se encuentran en las partes externas del cinturón de asteroides”, afirmó Albert Saal quien es geoquímico de la Universidad de Brown. Él y sus colegas han publicado detalles de su trabajo en la revista Science.

Después de que la Luna se formara a partir de dicho impacto, que sucedió 100 millones de años después de que la Tierra se formara, aparentemente nuestro planeta no recibió más cantidades significativas de agua.

Si el agua en la Tierra y en el pedazo de roca que luego se convertiría en la Luna ya estaba ahí antes del impacto, todavía sigue siendo un misterio por qué el calor del impacto no provocó que toda el agua se cocinara y evaporara. Una posibilidad es que la roca vaporizada que el impacto generó hiciera que esta roca quedara atrapada en forma de gas como en una botella de refresco. Este factor, junto con el de la gravedad de la Tierra, pudo haber contribuido a que el planeta conservara hidrógeno y por lo tanto agua.

Pero el problema con la idea anterior es la propia Luna, que tiene mucho menos masa y por consiguiente menos gravedad que la Tierra para poder retenerla. Con todo ello, nuestro único satélite posee, probablemente, de cinco a diez veces menos agua que la Tierra, y esto sigue siendo una cantidad de agua muy significativa.

Otros investigadores, como Paul Hartogh del Instituto Max Planck de Alemania mantienen la hipótesis de que el agua de la Tierra podría venir de cometas. Y esto lo afirman luego de haber descubierto que la proporción de deuterio e hidrógeno observado en cometas muy cercanos coincide con la cantidad de estos elementos que existen en el agua de nuestro planeta. Si los cometas realmente llevaron agua a la Tierra, esto debió de haber ocurrido mucho antes del impacto del meteorito, lo que significa que la Tierra y la luna no tenían agua desde el principio.

La misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, que comenzó en 2004, podría resolver la cuestión de si fueron cometas o meteoritos los que permitieron que en la luna y en la Tierra existiera agua. En 2014, dicha nave se acercará peligrosamente al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko con la finalidad de analizar sus relaciones isotópicas y ver si estas coinciden con aquellas que existen en la Tierra y la Luna.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s