El universo es más viejo de lo que se creía

planck-cosmic-microwave-background-map

Esta fotografía del telescopio Planck nos muestra la Radiación de Microondas que es la huella energética que dejó el universo 380,000 años después de haberse formado. Muestra pequeñas fluctuaciones de temperatura que corresponden a regiones que tienen diferentes densidades. Gracias a estas variaciones se pudieron formar estrellas y galaxias. /Crédito: space.com

Un nuevo mapa sobre cómo era el universo poco después de la Gran Explosión ha sido dado a conocer y ha revelado, entre otras cosas, que éste es 100 millones de años más viejo de lo que se pensaba.

Este nuevo ajuste le otorga al universo una edad de 13,800 millones de años, lo que significa que el espacio y el tiempo se están expandiendo un poco más lento de lo que los científicos creían.

El nuevo descubrimiento ha sido posible gracias a las observaciones que ha hecho el telescopio Max Planck de la Radiación de Fondo de Microondas (RFM), que son ondas electromagnéticas a las que se les consideran `residuos´ de los primeros instantes del universo.

Para Joan Centrella, de la NASA, “estas mediciones son profundamente importantes para muchas áreas de la ciencia y para futuras misiones espaciales”.

Como ya hemos dicho, la RFM es luz que se produjo 380,000 años después del Big Bang. Antes de esto, el universo era tan caliente y denso que la luz no podía viajar ni moverse a través del espacio porque quedaba empantanada y bloqueada por un fino plasma formado por protones y electrones. Cuando el universo finalmente se enfrió y se expandió lo suficiente para formar átomos, la luz pudo viajar libremente por primera vez y desde entonces no ha dejado de hacerlo.

planck-cosmic-microwave-background-enhanced

En esta imagen se aprecian las anomalías que ya habían sido mostradas por el telescopio WMAP de la NASA, y que luego fueron confirmadas por el telescopio Planck. Una de las anomalías es un región de color azul marcada con un círculo en la parte baja de la imagen y a la derecha.

Los astrónomos descubrieron la RFM por accidente en 1964 y, desde entonces, la han estudiado con mucho interés debido a que contiene importante información sobre el comienzo del universo.

Por ejemplo, a pesar de que la RFM se extiende por todas partes, no es completamente uniforme ya que muestra pequeñas variaciones en temperatura en distintos puntos. Los científicos creen que estas variaciones corresponden a regiones del universo temprano que eran más densas que otras en cuanto a energía se refiere. De hecho se piensa que estas fluctuaciones han sido las semillas que eventualmente causaron que la materia se agrupara en puntos más densos (por la acción de la gravedad) que posteriormente desembocaría en la formación de galaxias, estrellas y planetas.

El nuevo mapa muestra estas variaciones con un detalle sin precedentes y podría ayudar a los científicos a distinguir entre diferentes teorías sobre cómo se formó el universo. En general, las medidas del telescopio Planck son consistentes con una teoría llamada Modelo Estándar que postula que las variaciones en la RFM fueron causadas por pequeñas fluctuaciones cuánticas.

penzias-wilson

Arnos Penzias y Robert Wilson de los laboratorio Bell descubrieron la Radiación de Fondo de Microondas en 1965 por pura casualidad. Por este hallazgo recibieron el premio Nobel de Física en 1978. /Crédito: wikipedia.org

El hecho de que existan fluctuaciones cuánticas plante el hecho de, para explicar verdaderamente la RFM, es necesario ir más allá del Modelo Estándar de la Física.

Y es que las variaciones de la RFM no coinciden con las predicciones del Modelo Estándard a gran escala pese a que sí lo hacen a pequeña escala. Otros descubrimientos extraños que se han hecho con el nuevo mapa es el de un punto que es mucho más grande de lo esperado en una área del cielo.

“La extraordinaria calidad del retrato que nos da el telescopio Planck sobre la infancia del universo nos permite acercarnos a su origen, revelándonos que nuestro modelo del cosmos está lejos de ser completo”, afirmó Jean-Jaques Dordain, director general de la Agencia Espacial Europea.

Por otro lado, este desacuerdo con el Modelo Estándar es una buena noticia para los físicos, que saben que necesitan algo más que esta teoría para explicar al universo en su totalidad. Por ejemplo, este modelo no incluye ninguna explicación para la energía oscura ni la materia oscura, que son los dos grandes constituyente del universo y que siguen siendo un misterio.

“Nuestro objetivo último podría ser construir un nuevo modelo que pueda predecir las anomalías y que las pueda unir”, dice George Efstathiou de la Universidad de Cambridge en Inglaterra. “Pero todavía es muy temprano para llegar a esto debido a que no sabemos si esto es posible y si necesitaremos una nueva física. Y eso es lo emocionante”.

___

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Space.com

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s