Encuentran las primeras estrellas que se formaron en el universo

Espacio Profundo

Esta imagen del espacio profundo ha sido tomada por el telescopio Espacial Hubble. Nos muestras aquellas que se formaron hace 400 y 800 millones de años después del de la Gran Explosión /Crédito: Daily Galaxy.

Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, han logrado retroceder en el tiempo, nada más y nada menos que al escenario donde se formaron las primeras galaxias y estrellas en el universo temprano, donde han encontrado material que no posee elementos químicos pesados que son esenciales para la formación de estrellas como nuestro Sol. Para realizar estas mediciones, el equipo analizó la luz proveniente de cuásares, que son galaxias jóvenes que se encuentran a más de 13 mil millones de años luz de la Tierra.

Las observaciones de los cuásares proveen una maravillosa instantánea de nuestro universo durante su infancia (unos 750 millones de años después de que ocurriera la Gran Explosión). Y a partir del análisis del espectro de la luz proveniente de estos objetos se ha podido determinar que los gases que los rodean no contienen elementos pesados, lo que a su vez nos dice que estos cuásares estuvieron presentes cuando comenzaron a formarse las primeras estrellas en el universo.

De acuerdo con uno de los investigadores, Robert Simcoe del MIT, “las primeras estrellas en el universo no se formaron de forma espontánea e instantánea al mismo tiempo, pero es en este punto en el que las hemos encontrado donde comienzan a ser muy interesantes”.

Con base en numerosos modelos teóricos, la mayoría de los científicos están de acuerdo en que el universo se formó a partir de una gran explosión que sucedió hace unos 13,700 millones de años, ahora conocida como Big Bang, y que arrojó grandes cantidades de materia y energía, creando una rápida expansión del universo. En los minutos subsecuentes a esta explosión, los protones y neutrones colisionaron unos con otros y se fusionaron para formar hidrógeno y helio. Eventualmente, el universo se enfrió hasta un punto que dejó de producir estos elementos fundamentales, dejando al hidrógeno como el elemento dominante del universo. Los elementos pesados como el carbono y el oxígeno no se formarían hasta que aparecieron las primeras estrellas.

Por otro lado, los astrónomos han intentado identificar el punto en el que las primeras estrellas nacieron a partir del análisis de la luz de objetos más distantes ya que, entre más lejos se encuentra un objeto, más viejo es. Hasta ahora, los científicos han sido capaces de observar objetos cuya edad es de 11 mil millones de años. Todos estos poseen elementos pesados, lo que sugiere que estas estrellas, en este punto, ya presentaban características de plenitud, de estar bien establecidas y “funcionando” en el universo.

Uno de los cuásares que han sido utilizado para llegar a las conclusiones referentes a las características de estas primeras estrellas en el cosmos, fue descubierto en Agosto de 2011 y es el más distante que jamás se haya encontrado. Para estudiarlo, el equipo del doctor Simcoe construyó un espectrómetro de infrarrojos que instalaron en el Telescopio Magallanes que se encuentra en Chile.

Y fue el pasado mes de enero de 2012 cuando el equipo comenzó recibir la luz de este cuásar. El espectrómetro dividió la luz que llegaba al telescopio en diferentes longitudes de onda, para que posteriormente el equipo de investigadores la imprimiera en forma de gráficas. Luego, ya que las ondas lumínicas habían sido divididas, se pudo determinar la composición química de este objeto. Recordemos que cada elemento químico deja una huella que lo caracteriza y, partiendo del hecho de que la luz deja un patrón determinado cuando es absorbida, es capaz de evidenciar las características químicas de los materiales y su composición.

En este cuásar en particular, el equipo de investigadores sí encontró evidencia de hidrógeno, pero no de elementos pesados tales como oxígeno, silicón, hierro y magnesio, por lo que este descubrimiento probaría la ausencia los elementos mencionados que resultan fundamentales para la formación de vida y, por supuesto, de estrellas más pesadas.

La investigación ha sido publicada en la revista Nature.

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Daily Galaxy

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s