Un lago en la Antártida podría revelar pistas sobre la vida en otros planetas

Los científicos han montado casas de camapaña sobre la capa de hielo que cubre el lago Vida de la Antártida con la finalidad de estudiar la presencia de organismos debajo de dicha capa. /Crédtio: BBC

El descubrimiento de la existencia de microorganismos en un ambiente salado y con temperaturas menores a cero grados en un lago de la Antártida podría aumentar las probabilidades de que la vida en condiciones difíciles se pueda desarrollar en las lunas heladas de nuestro Sistema Solar.

El lago lleva por nombre Vida y es uno de los muchos depósitos de agua formados en la región de los Valles de McMurdo en la Antártida. Los microorganismos que se han encontrado aquí han estado aislados del mundo exterior por más de 2,800 años.

Otro dato a destacar es que dicho lago no contiene oxígeno y es muy ácido además de que la mayor parte del tiempo se encuentra congelado y posee los mayores niveles de óxido nitroso jamás encontrados en otro lago de la Tierra.

Durante el trabajo de campo, que duró de 2005 a 2010, la investigadora Allison Murray y sus colegas del Instituto de Investigación del Desierto en Reno, Nevada, perforaron núcleos de hielo del lago, recolectando muestras de la salmuera del material congelado para luego evaluar el potencial de dicha agua para albergar vida.

Para evitar contaminar el ecosistema utilizaron rigurosos procedimientos y equipos especializados, trabajando en tiendas de campaña esterilizadas en la superficie del lago.

Por otro lado, la abundancia de diferentes componentes químicos presentes en el lugar, llevó a los científicos a concluir que las reacciones químicas se produjeron entre la salmuera y los sedimentos subyacentes ricos en hierro, produciendo el óxido nitroso y el hidrógeno molecular.

El hidrógeno, en parte, debió de haber proveído la energía necesaria para que se desarrollara la vida tan diversa que se puede observar en la salmuera. Adicionalmente, el metabolismo tan lento de estos microorganismos ha prevenido que las reservas de energía sean rápidamente agotadas.

“Es plausible que una fuente vital de energía exista de manera solitaria producto de las reacciones químicas entre el agua salada y las rocas”, afirmó el coautor del estudio, Christian Fritsen.

Este descubrimiento podría ser la mejor manera de explicar cómo los organismos pueden sobrevivir exitosamente en crio-ecosistemas en la Tierra y en otros mundos que tengan hielo en cualquier parte del universo. La luna Europa de Júpiter representa uno de estos objetivos.

Hace un año, un equipo ruso perforó en el lago Vostok, pero análisis preliminares no encontraron la presencia de ningún organismo vivo.

El reciente hallazgo ha sido publicado en la revista Proceedings y se puede consultar desde aquí: http://www.pnas.org/content/early/2012/11/21/1208607109

_______________________________________________________

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: BBC.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s