Encuentran una extraña espiral alrededor de una estrella moribunda

Estuctura en espiral encontrada alrededor de la estrella R Sculptoris /ESA.

Una estructura en forma de espiral, alrededor de la vieja estrella R Sculptoris,  ha sido descubierta por astrónomos quienes utilizaron el Arreglo Interferométrico de Ondas Milimétricas (mejor conocido como ALMA) situado en el desierto de Atacama en Chile, por lo que esta es la primera vez que una estructura de este tipo es descubierta. También se encontró una especie de concha o cáscara esférica que rodea a dicha estructura.

La extraña forma fue probablemente creada por una estrella compañera oculta orbitando al gigante rojo. Debido a su capacidad de “soplar” grandes cantidades de materia, estrellas como R Sculptoris son los mayores contribuyentes del gas y del polvo que proporcionan la mayor parte de la materia prima para la formación de las futuras generaciones de estrellas, los sistemas planetarios y, posteriormente, la vida.

“Habíamos visto estas cáscaras alrededor de este tipo de estrellas anteriormente, pero es la primera vez que observamos una espiral de materia saliendo de la estrella, junto con una de estas cáscaras”, afirmó Matthias Maercker del Instituto de Astronomía de la Universidad de Bonn en Alemania y uno de los autores del trabajo. Hay que mencionar también que una espiral similar, pero sin estar rodeada por una cáscara, ha sido vista a través de las observaciones realizadas por el telescopio Espacial Hubble de la estrella LL Pegasi, y, a diferencia de las observaciones realizadas con el telescopio ALMA, las observaciones del Hubble no permitieron una completa perspectiva en tercera dimensión como la que se pudo lograr ahora.

Hay que decir que, al final de sus días, las estrellas ocho veces más masivas que el Sol se convierten en gigantes rojas y pierden una gran cantidad de su masa debido a un denso viento estelar. Durante su etapa de gigantes rojas, los astros son capaces de producir, también, pulsos térmicos de manera periódica, en una fase de combustión explosiva de helio que se quema formando una cáscara alrededor de la corona. Los pulsos térmicos llevan al material a ser expulsado de la superficie de la estrella a una velocidad más alta, lo que da como resultado la formación de una cáscara muy grande de gas y polvo alrededor del astro. Después de cada pulso, la velocidad en la cual cada estrella pierde masa, cae y regresa a sus valores normales.

Los pulsos térmicos ocurren aproximadamente cada 10,000 o 50,000 años y duran unos pocos cientos de años. Las nuevas observaciones de R Sculptoris muestran que el último pulso térmico que ha sufrido fue hace unos 1800 años y duró 200 años, y donde su estrella compañera fue la responsable de darle forma de espiral al viento estelar.

“Aprovechando las ventajas que nos ofrece el telescopio ALMA para observar detalles finos, podemos entender mucho mejor qué pasó con la estrella antes, durante y después de la producción del pulso térmico, todo esto gracias a estudiar la forma y la estructura de la cáscara y de su estructura espiral”, dijo Maercker.

Y es que, observar este tipo de acontecimientos astronómicos, seguramente ayudarán a los científicos a entender mejor lo que le sucederá, en un futuro, a nuestro propio Sol cuando llegue al final de sus días.

_______

Traducido y editado por Julio García.

Referencia: Agencia Espacial Europea.

_____________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s