Logran descifrar el misterio de la desaceleración de las naves Pioneer

Un investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, ha logrado resolver el enigma de la inesperada desaceleración de las sondas Pioneer, y ha comprobado que, dicha desaceleración, no se debe a un desconocimiento de las leyes de la física (o al posible descubrimiento de una nueva ley física), sino que más bien se debe al calor que ambas naves emiten.

Las sondas Pioneer 10 y Pioneer 11 fueron lanzadas en 1972 y 1973, respectivamente, en un viaje hacia las fronteras del Sistema Solar.

A principios de los años 80, los controladores de la NASA detectaron una leve desaceleración en la velocidad de las naves. El efecto fue inicialmente rechazado atribuyéndolo a la propulsión sobrante en las líneas de combustible, pero el efecto siguió persistiendo y entonces se descartó que lo anterior fuera la verdadera causa.

Pero, en 1998, John Anderson y sus colegas del Laboratorio de Propulsión a Chorro, calcularon que las naves tenían una desaceleración de, en promedio, unos 300 pies por día. Y debido a que seguían sin tener una explicación a los motivos de la peristente disminución de velocidad, el equipo comenzó a especular que todo podría ser causado por algún desconocido fenómeno físico que estuviera contradiciendo la Teoría General de la Relatividad de Einstein.

De hecho, en 2004, Slava Turyshev, contempló construir una nueva prueba para examinar el efecto (pensaba construir una nueva nave espacial), pero para ahorrarse esta costosa decisión, primero llevó a cabo un escrutinio minucioso  de los datos de las dos Pioneer. Escrutinio que consistió en recabar cintas magnéticas y discos de computadora del Centro de Investigación AMES de la NASA. Luego de tener todo el material recabado, contactó al programador Viktor Toth quien lo ayudó a crear un software que leyera las cintas y limpiara los datos.

Más adelante, en 2004, el equipo publicó un artículo en el Journal of Physical Review Letters, en el que afirmaron poder calcular tanto la cantidad de calor generada por los sistemas subeléctricos de la nave, como la descomposición del plutonio en las fuentes de poder para llegar a la conclusión de que la radiación generada por el calor en la dirección en la que viajan las naves era suficiente para explicar la leve desaceleración. “El efecto es parecido a cuando vas manejando un coche y los fotones que emiten los faros delanteros empujan al resto del coche hacia atrás”, dijo Turyshev quien además afirmó que “todo es muy sutil”.

Sin embargo, el efecto no se puede observar en otras naves debido a la manera en la que están construidas, ya que las Pioneer giran en torno a su eje, mientras que las sondas Viajero o Voyager, quedan alineadas en tres dimensiones por sus propulsores.

“Mientras que hubiera sido excitante descubrir una nueva física, lo que en realidad hicimos fue resolver un misterio”, apunta Turyshev.

_____________________

NT: Aunque este artículo se publicó el 18 de Julio de 2012, las investigaciones de Turyshev y su equipo datan de 2010. De hecho todavía no ha quedado muy clara la verdadera naturaleza de la disminución de la velocidad de las Pioneer. A continuación se puede leer un artículo publicado en Wikipedia que habla al respecto: http://es.wikipedia.org/wiki/Anomal%C3%ADa_de_las_Pioneer

_____________________

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Los Ángeles Times

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s