Los planetas se pueden formar alrededor de diferentes tipos de estrellas, revela estudio

Hasta hace muy poco tiempo se creía que la formación planetaria se producía con mayor probabilidad alrededor de una estrella si esta contenía elementos químicos muy pesados. Pero una nueva investigación de la Universidad de Copenhague, en la que participan también otras universidades, muestra que planetas pequeños se pueden formar en diferentes tipos de estrellas aún si éstas poseen pocos elementos químicos pesados. Esto incrementa de forma significativa la probabilidad de que se forman planetas parecidos a la Tierra en todo el Universo. Los resultados han sido publicados en la prestigiosa revista Nature.

Hay que mencionar que, hasta la fecha, más de 3,000 exoplanetas han sido descubiertos orbitando otras estrellas. 2,300 de estos potenciales planetas han sido observados por el satélite Kepler a través de la medición del brillo de las estrellas que los hospedan. Si un planeta pasa enfrente de su estrella, se produce una pequeña disminución en el brillo y, si esto sucede repetidamente, los científicos lo interpretan, tratándose de otras sistemas estelares, como que un posible planeta está produciendo una disminución en el brillo de su estrella a través de dicho tránsito.

Una multitud de planetas han sido descubiertos a través de este método de tránsito y, a través de la medición de sus tamaños, es posible distinguir entre gigantes gaseosos como Saturno o Júpiter o planetas llamados “terrestres (pequeños y rocosos) como Venus, la propia Tierra o Marte.

 

¿Requerimientos para la formación de planetas?

Pero no únicamente son los planetas lo que interesan, sino también las estrellas que orbitan. Porque, ¿cuáles son los requerimientos para la formación de planetas?

“Quise investigar si los planetas solamente se forman alrededor de ciertos tipos de estrellas y si existe una correlación entre el tamaño de los planetas y el tipo de estrellas que los hospedan”, explica Lars A. Buchhave, un astrofísico del Instituto Niels Bohr y del Centro Interdisciplinario de Investigación StarPlan en la Universidad de Copenhague.

La sonda de la NASA Kepler ha descubierto 1,235 cuerpos, candidatos a ser planetas, orbitando 997 estrellas. Has click en la imagen para ver la animación donde se representan a estos sistemas. /Fuente: http://www.astrobio.net

Luego de plantearse la idea anterior, Lars desarrolló un método para obtener más información del espectro estelar. Hasta ahora hemos visto que la mayoría de los gigantes gaseosos se asocian con estrellas que tienen un alto contenido de elementos pesados. Un astro que tiene un alto contenido de elementos pesados debió de haber pasado por una serie de renacimientos o por un ciclo de cambios en el tiempo.

 

Ciclo Cósmico.

Una estrella podría representarse como un balón de gas incandescente que produce energía a través de la fusión de hidrógeno y helio que, más tarde, por la combinación de estos dos elementos, se generan elementos químicos aún más pesados. Cuando el núcleo completo se ha convertido en hierro, es imposible extraer más energía y es entonces cuando la estrella muere y arroja nubes de gas y polvo al espacio. Éstas inmensas nubes de gas y polvo se condensan y vuelven a formar nuevas estrellas y planetas en un ciclo cósmico gigantesco. Las nuevas estrellas que se han formado tendrán mayor cantidad de elementos pesados que sus predecesoras y, por cada generación de formación de estrellas, habrá más y más metales y elementos químicos pesados.

 

Restos de estrellas.

Los planetas están formados por los remanentes de las nubes de gas y polvo que rotan en forma de disco alrededor de las nuevas estrellas formadas. En este disco protoplanetario, los elementos comienzan a acumularse y ha agruparse formando lentamente a los nuevos planetas.

Antes de esta nueva investigación, los científicos creían que los planetas se formaban con mayor probabilidad alrededor de estrellas que tuvieran un alto contenido de elementos químicos pesados.

En la siguiente generación de estrellas. con alto contenido de elementos pesados, el disco que rota con partículas de gas y polvo posee una composición elemental que es más probable que promueva la formación de gigantes gaseosos como Saturno y Júpiter.

 

Menos requerimientos para planetas pequeños.

“Hemos analizado la composición espectroscópica elemental de estrellas de 226 exoplanetas. La mayoría de los planetas son pequeños y sólidos y su tamaño varía ya que van desde mundos del tamaño de la Tierra o hasta cuatro veces el radio de nuestro planeta. Lo que hemos descubierto es que, a diferencia de los gigantes gaseosos, la frecuencia o presencia de planetas pequeños no depende necesariamente de la presencia de estrellas con un alto contenido de elementos pesados. En este sentido, planetas que son cuatro veces más grandes que la Tierra pueden formarse alrededor de estrellas con diferentes características, aún en astros que poseen un porcentaje bajo de elementos pesados.

La conclusión, afirma Lars Buchhave, es que estas observaciones significan que planetas similares a la Tierra podrían ser muy comunes en la galaxia debido a que, para su formación, no es necesario que exista un alto porcentaje de elementos químicos pesados.

Por otro lado, debido a que planetas más pequeños que la Tierra tampoco dependen para su formación de elementos químicos pesados en las estrellas que los hospedan, la presencia de este tipo de planetas también podría estar muy presente en la Vía Láctea.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Astrobio.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s