Las personas que sostienen falsas convicciones son mejores a la hora de retener información corregida

duda, convicción, psicología cognitiva,

Las convicciones firmes dominan los encabezados de los diarios éstos días, pero debido a un fenómeno llamado el efecto de hipercorrección, las ideas fuertemente arraigadas que resultan ser objetivamente incorrectas, son en realidad las más fáciles de corregir. Y es que imágenes del cerebro por resonancia magnética están arrojando luz sobre cómo las personas cambian de opinión durante la hipercorrección, lo que podría revelar mejores formas de aprender de nuestros errores.

Para entender la hipercorrección, afirma la psicóloga cognitiva Janet Metcalfe de la Universidad de Columbia, “supongamos que yo te pregunto: ¿cuál es la capital de Canadá? y tu afirmas: Toronto. Y yo te digo: ¿Y qué tan seguro estás? A lo que tu me respondes: Estoy completamente seguro de que la capital es Toronto. Cuando yo te digo que de hecho la capital de Canadá es Ottawa y no Toronto, es muy probable que tu lo recuerdes no solamente algunos pocos minutos después sino que pasarán semanas y posiblemente mucho más tiempo y lo seguirás recordando”.

Los científicos argumentan que en la hipercorrección, después de que la gente descubre que las ideas de las que se sentía completamente segura no eran correctas, la sorpresa y el sentimiento de vergüenza por cometer el error los hará poner especial atención en aquellas respuestas alternativas sobre las que se sentía menos segura. Entonces las personas van a tomar la información correcta haciéndola muy suya, llevándola a sus “corazones” y aprendiendo así de sus errores.

“En contraste, si yo te hiciera una pregunta de la que no estarías muy seguro de responder correctamente como: `¿Qué color adquieren las amatistas cuando se les calienta?´ y tu dices: `azul´ con menor seguridad. Cuando te digo que de hecho es amarillo, es muy probable que no lo recuerdes después”, afirma Metcalfe.

Teniendo en cuenta este modelo, para aprender más sobre qué sucede con el cerebro durante la hipercorrección, Metcalfe y sus colegas se centran en las regiones del cerebro que están relacionadas con la atención y la metacognición (la autoconciencia del proceso de pensamiento). Para llegar a estas conclusiones, y como ya hemos dicho, los investigadores utilizaron Imágenes por Resonancia Magnética (IRM) para escanear el cerebro de 14 voluntarios que respondieron a 600 preguntas de información general que tenían una sola palabra de respuestas. Posteriormente, los participantes calificaron su confianza en dichas respuestas.

“Mi favorita: ¿Cuál es el apellido del ganador de un Oscar quien agradeció a sus padres por no utilizar control natal? Y la respuesta: [Dustin] Hoffman”, afirma Metcalfe.

Gracias a estas pruebas, los investigadores lograron encontrar evidencias a su modelo de hipercorrección. Pero las respuestas correctas e incorrectas hicieron “iluminar” la Corteza del Cíngulo Anterior (CCA) y la Circunvolución Frontal Interna, que son partes del cerebro que están relacionadas con la atención y la metacognición.

“La corteza del cíngulo anterior registra nuestra sorpresa y tal vez algo de lo que podríamos llamar vergüenza y así preparamos todos nuestros recursos para codificar mejor Ottawa”, afirma Metcalfe, refiriéndose a su acertijo sobre la capital de Canadá. Hay que señalar también que la región no se activó tan fuertemente para las respuestas incorrectas sobre las que los sujetos inicialmente sentían un bajo nivel de confianza, lo que sugiere que los participantes serían menos propensos a recordar las correcciones para tales respuestas.

La Circunvolución Frontal Interna, está relacionada con procesos sociales, por lo que también podría jugar un rol importante en la hipercorrección. “Esto tiene mucho sentido: mucho de nuestro conocimiento viene de otras personas y de los libros, de los consensos, de las enciclopedias y de Scientific American”, afirma Metcalfe. “Aún cuando en nuestros experimentos las respuestas fueron entregadas por una computadora, éstas respuestas fueron escritas por personas. Por lo que tiene todo sentido decir que las correcciones aceptadas involucran tu relación con otras personas”. La activación de la Circunvolución Frontal Interna reflejan aquellos patrones de activación de la Corteza del Cíngulo Anterior (CCA).

Adicionalmente, después de que a los participantes se les dijo que en una respuesta de los que ellos estaban seguros de haber acertado en realidad resultó errónea, las imágenes por Resonancia Magnética mostraron actividad en la Unión Temporoparietal derecha. una área del cerebro vinculada con la interpretación de lo que los demás piensan de nosotros y la Corteza dorsolateral prefrontal que es una región relacionada con el evitar pensar sobre algo.

“Lo anterior hace sugerir que los sujetos del estudio reconocieron que los demás tenían diferentes creencias que ellos, mientras que éstos últimos pudieron haber suprimido sus respuestas erróneas después de saber que eran incorrectas”, afirma Metcalfe.

Por otro lado, los resultados tienen implicaciones muy importantes para las técnicas educativas y la teoría. “La conclusión más amplia que podríamos extraer a partir de este descubrimiento es que muchas veces adoptamos actitudes erróneas hacia los errores”, afirma el psicólogo cognitivo Robert Bjork de la Universidad de California en los Ángeles, quien no formó parte de la investigación. “A través de la sociedad y de nuestro sistema educativo, tiende a haber una actitud en donde no quieres ver a la gente cometiendo errores durante el proceso de aprendizaje. Estos resultados y los hallazgos relacionados sugieren que con el fin de incrementar la efectividad del aprendizaje y la comprensión a largo plazo, debemos de estructurar la enseñanza y la formación para que los posibles errores y malentendidos surjan durante el proceso de aprendizaje para así utilizarlos como oportunidades para el aprendizaje”.

El trabajo apareció publicado el pasado 27 de Marzo en la Revista de Neurociencias Cognitivas.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Scientific American.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s