Nuevo estudio no encuentra evidencia de materia oscura en la Vía Láctea

Ésta impresión artística muestra a la Vía Láctea. El halo azul de material rodeando a la galaxia indica la distribución esperada de la misteriosa materia oscura, la cual fue introducida por los astrónomos para explicar las propiedades de rotación de la galaxia y es ahora también un ingrediente esencial en las teorías actuales en la formación y la evolución de las galaxias./ Fuente: ESO/L. Calçada

El estudio más preciso que se ha realizado hasta ahora sobre el movimiento de las estrellas en la Vía Láctea no ha encontrado evidencias de materia oscura alrededor del Sol. De acuerdo con las teorías más aceptadas, el vecindario solar debería estar lleno de materia oscura, una misteriosa e invisible sustancia que solo puede ser detectada indirectamente por la fuerza de gravedad que produce. Pero un nuevo estudio realizado por un equipo de astrónomos en Chile ha encontrado que éstas teorías no encajan con las observaciones, lo que podría significar que los intentos de detectar de forma directa partículas de materia oscura en la Tierra es poco probable que tengan éxito.

Para llegar a estas conclusiones el equipo utilizó el telescopio de 2.2 metros de diámetro ubicado en el Cerro de la Silla en Chile que, junto con otros telescopios, han hecho un inventario, o un mapa, del movimiento de más de 400 estrellas que se encuentran a más de 13,000 años luz del Sol. A partir de éstos nuevos datos han calculado la masa del material en la vecindad del Sol, en un volúmen cuatro veces mayor del que se había considerado anteriormente.

“La cantidad de masa que nosotros obtuvimos se ajusta muy bien con lo que vemos -estrellas, gas y polvo- en la región alrededor del Sol”, afirma uno de los líderes del equipo, Christian Moni Bidin, del Departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción en Chile. “Pero ésto no deja espacio para el material extra -materia oscura- que nosotros esperábamos encontrar. Nuestros cálculos muestran que dicha materia oscura debió de haberse puesto de manifiesto muy claramente en nuestras mediciones, pero no estaba allí”.

La materia oscura es una misteriosa sustancia que no puede ser vista, pero que indirectamente se revela a si misma gracias a la atracción gravitatoria que ejerce sobre el material que la rodea. Éste ingrediente extra en el cosmos fue originalmente sugerido para explicar por qué las partes externas de las galaxias, incluyendo a nuestra propia Vía Láctea, rotan tan rápidamente, pero la materia oscura también forma ahora un componente esencial de teorías sobre cómo se forma y evoluciona.

Nuevas mediciones basadas en los movimientos de las estrellas muestran que la cantidad de materia oscura en ésta región alrededor del Sol es mucho menor de lo que se había predicho e indica que en nuestro vecindario no hay una presencia significativa de ésta. La esfera azul que aparece destacada en la posición que ocupa el Sol en la Vía Láctea muestra el volúmen de la nueva región estudiada, pero no cual es su forma precisa. /Fuente: Credit: ESO/L. Calçada

Hoy es aceptado por la mayoría de los expertos que dicho componente oscuro constituye el 80% de la masa del universo y el cual ha resistido todos los intentos para clarificar su naturaleza que continúa siendo un misterio. Todos los intentos hasta ahora realizados para detectar materia oscura en los laboratorios de la Tierra han fallado.

Por otro lado, midiendo de forma cuidadosa el movimiento de muchas estrellas, particularmente aquellas que se encuentran alejadas del plano de la Vía Láctea, el equipo pudo trabajar viendo hacia el pasado de estos astros para deducir así la cantidad de materia presente. Los movimientos son el resultado de la atracción gravitatoria mutua de todo el material, ya sean estrellas o la propia materia oscura.

Los modelos existentes con los que cuentan los astrónomos sobre cómo las galaxias se forman y rotan sugieren que la Vía Láctea está rodeada por un halo de materia oscura, sin embargo, dichos modelos no les permiten predecir con precisión que forma tiene este halo, a pesar de que esperan encontrar cantidades significativas en la región alrededor del Sol. Pero sólo formas poco probables del halo de materia oscura -como una forma muy alargada- pueden explicar la falta de materia oscura.

Éstos resultados también nos dícen que los intentos para detectar materia oscura en la Tierra, tratando de encontrar las raras interacciones entre las partículas de materia oscura y la materia ordinaria, es poco probable que tengan éxito. También mejoran nuestra comprensión básica del ambiente espacial alrededor de nuestro planeta. En este sentido, ésta información podría ayudar a los científicos a entender las condiciones que han permitido a la Tierra convertirse en un planeta habitable y la probabilidad de encontrar similitudes de planetas habitables en el Universo.

“A pesar de los nuevos resultados, la Vía Láctea gira sin duda mucho más rápido, por lo que ésta velocidad no puede ser explicada únicamente con la presencia de la materia visible. Así pues, si la materia oscura no está presente en el lugar en el que nosotros esperamos, una nueva solución para el problema de la masa faltante debe ser encontrada; de hecho, nuestros resultados contradicen los modelos aceptados actualmente. Estudios futuros, tales como la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea, serán cruciales para avanzar más allá de éste punto”, concluye Christian Moni Bidin.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Astrobiology Magazine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s