Astrónomos detectan grandes cantidades de gas y polvo alrededor de un agujero negro en el universo temprano

Esta imagen muestra la emisión luminosa de carbono y gas que rodea al más distante agujero negro supermasivo conocido hasta ahora. La línea de Carbono, que es emitida por la galaxia en ondas infrarrojas (y que es imposible observar desde la Tierra) tiende hacia el rojo (debido a la expansión del universo) hasta convertirse en ondas milimétricas donde pueden ser observadas por instrumentos como el interferómetro IRAM.

Luego de utilizar un telescopio que se encuentra en los Alpes franceses, y que tiene la virtud de captar ondas milimétricas, un equipo de astrónomos europeos de Alemania, Reino Unido y Francia, han descubierto un gran reservorio de gas y polvo en una galaxia que rodea al más distante agujero negro conocido hasta ahora. La luz de la galaxia, llamada J1120+0641, ha tenido que viajar por muchos miles de años hasta llegar a nosotros, ya que se formó 740 millones de años después del Big Bang.

El telescopio, que pertenece al Instituto de Radioastronomía Milimétrica (IRAM) y que se encuentra situado a 2550 metros de altura en la montaña Plateau de Bure, está formado en realidad por un arreglo de seis radiotelescopios que miden cada uno 15 metros y que detectan las emisiones en longitud de onda milimétrica (que son unas 10 000 veces más largas que las ondas que producen la luz visible).

Una reciente actualización al telescopio ha sido lo que ha permitido a los científicos detectar el nuevo descubrimiento de gas y polvo que incluye una cantidad significativa de carbono. Esto es bastante inesperado ya que el carbono noralmente es creado a través de la fusión nuclear de helio en el centro de estrellas masivas y que luego es expulsado hacia el interior de la galaxia cuando estas estrellas terminan su vida luego de una dramática explosión a la que se le llama Supernova.

Toma aérea del arreglo de Telescopios que detectan ondas milimétricas en Plateau de Bure en Francia /Fuente: http://www.stfc.ac.uk/

Para el doctor Bram Venemans del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, “es realmente desconcertante que esta enorme cantidad de gas (enriquecido con carbono) se haya formado en estas edades tan tempranas del universo. La presencia de tal cantidad de carbono confirma que la formación de estrellas masivas debió de haber ocurrido en un corto periodo de tiempo entre el Big Bang y el momento en el que nosotros estamos observando actualmente la galaxia”.

De la emisión del gas, Venemans y su equipo son capaces de mostrar que en la galaxia se siguen formando estrellas a una velocidad que es hasta 100 veces más alta que en la Vía Láctea.

Los astrónomos también están bastante emocionados con el hecho de que J1120+0641 también es visible desde el hemisferio sur donde actualmente se encuentra en construcción el Gran Arreglo Interferométrico de Ondas Milimétricas (ALMA, por sus siglas en inglés) que será el más avanzado en su tipo y que permitirá un estudio detallado de esta galaxia, incluyendo la forma en la que el gas y el polvo se mueven dentro de ella.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: Royal Astronomical Society

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s