La acidificación de los océanos podría estar a niveles sin precedentes, revela estudio.

Los oceános del mundo probablemente se estén volviendo más ácidos en la actualidad de lo que lo hicieron hace 300 millones de años, debido a las emisiones de carbón realizadas por el ser humano y cuando pulsos naturales de carbón hicieron que las temperaturas globales llegar a niveles insospechados, afirma un nuevo estudio, el cual es el primero en su tipo en evaluar registros geológicos para encontrar evidencias sobre la acidificación de los océanos sobre este vasto periodo de tiempo.

“Lo que estamos llevando acabo ahora es realmente destacable”, afirma el autor principal del estudio Barbel Honish, quien trabaja como paleo-oceanógrafo en la Universidad de Columbia. “Nosotros sabemos que la vida durante los pasados eventos de acidificación no fueron eliminados, ya que nuevas especies evolucionaron para reemplazar aquellas que murieron. Pero si las emisiones industriales de carbón continúan al ritmo actual, es probable que perdamos organismos de los que nos hemos preocupado todo este tiempo como arrecifes de coral, ostras y salmón”.

Los oceános actúan como esponjas para reducir los excesos de dióxido de carbono del aire; el gas reacciona con el agua de mar para formar ácido carbónico, que con el transcurso del tiempo es neutralizado por conchas de carbono fosilizado en el fondo de los océanos. Pero si el CO2 va hacia los oceános muy rápido, puede agotar los iones de carbono que corales, moluscos y plancton necesitan para los arrecifes y la formación de corales.

Y esto es lo que está sucediendo ahora, ya que a partir de una revisión de cientos de estudios paelo-oceanográficos, un equipo de investigadores de cinco países encontraron evidencias por solo un periodo en los últimos 300 millones de años cuando los oceános cambiaron pero no con la misma rapidez con la que lo hacen hoy en día. De hecho el máximo periodo donde se registraron las mayores temperaturas fue durante el Paleoceno-Eoceno hace unos 55 millones de años.

Los arrecifes son una de tantas especies marinas en peligro por la acidificación de los oceános.

A principios de los años 90, los científicos extrajeron sedimentos del suelo marino de la Antártica encontrando una capa de barro de este periodo Paleoceno-Eoceno, encajada entre guresos depósitos fósiles de plancton blanco. En un lapso de 5,000 años, estimaron, un misterioso incremento de carbón dobló las concentraciones atmosféricas empujando a las temperaturas promedio globales a subir 6 grados, y cambiando dramáticamente el paisaje ecológico.

Los resultados: las conchas de plancton de carbón ensuciaron el fondo del mar disolviéndose, dejando a su paso una capa café de barro. Al menos la mitad de las especies de bentónica-formaminifera, un grupo de organismos de una sola célula que vivían en el fondo de los océanos se extinguieron, sugiriendo que organismos que se encontraban en lo más alto de la cadena alimenticia también desaparecieron, afirmó la co-autora del estudio Ellen Thomas, quien trabaja como paleo-oceanógrafa en la Universidad de Yale y quien también participó en el viaje que se realizó a la Antártida.

“Es realmente inusual que se pierdan entre 5 y 10% de especies en menos de 20,000 años”. Durante este tiempo los científicos han estimado el pH del oceáno (una medida de su acidez) la cual ha caido tanto como 0.45 unidades (si el pH disminuye la acidez se incrementa).

Por otro lado, en los últimos 100 años, el CO2 de la atmósfera se ha incrementado en un 30 por ciento (unas 393 partes en un millón), mientras que el Ph del oceáno ha descendido de 0.1 a 8.1, un valor que ha sido 10 veces más rápido que hace 56 millones de años. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático predice que el Ph podría descender aún más: 0.3 a 7.8 unidades para finales de este siglo, incrementando la posibilidad de que en un futuro muy cercano podríamos tener cambios similares a los que sucedieron durante el periodo del Paleoceno-Eoceno.

El organismo de una sola célula llamado científicamente Stensioeina beccarliformis sobrevivó al impacto de un asteroide que mató a los dinosaurios hace 65 millones de años y se extinguió 9 millones de años después cuando los océanos se acidificaron debido a una masiva liberación de CO2 /Fuente: http://www.earthinstitute.columbia.edu/

Los efectos producidos por la acidificación actual de los oceános están eclipasados por ahora, debido a otros problemas tales como las aguas residuales contaminantes, y las altas temperaturas que se producen en verano que amenazan con destruir a las poblaciones de corales. Sin embargo, los científicos, a la hora de aislar en el laboratorio los efectos del agua ácida, se han dado cuenta de que un bajo nivel en el Ph puede dañar a una amplia variedad de la vida marina: desde arecifes y organismos que están formados por conchas y caparazones hasta caracoles pequeños que son la comida predilecta del salmón.

Para concluir, y en palabras de Richard Feely, oceanógrafo de la Administración Nacional de Oceanografía y Atmósfera de Estados Unidos, “tomará décadas hasta que los efectos de la acidificación de los oceános pueda ser visible en la vida marina. Hasta entonces, el pasado es una buena manera para pronosticar lo que podría suceder en el futuro”.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTEwww.earthinstitute.columbia.edu/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s