Los perros entienden mejor a los humanos que los chimpancés

Los chimpancés podrían ser nuestros parientes vivos más cercanos y, pese a ello, paradójicamente entienden menos nuestra reacciones a como las entienden los perros.

El estudio, que ha sido publicado en el repositorio de documentos científicos PLoS One afirma que, a los chimpancés, podría importales menos que a los perros -o no entender del todo- cuando una persona apunta con su dedo a un objeto determinado, ya que los canes tienen la capacidad de poner atención y saber precisamente qué es lo que quiere la persona.

“Nosotros pensamos que, en realidad, lo que sucede con los perros es que éstos están sufriendo adaptaciones especiales a las formas humanas de comunicación”, ha comentado Juliane Kaminsiki, coautora del estudio, y quien investiga en el área de psicología cognitiva en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, y quien además a mencionado que “existen mútiples evidencias sugiriendo que las presiones producidas por la selección natural durante su domesticación, ha hecho que los perros se adapten perfectamente al ambiente humano”.

Los perros, incluso, pueden nacer ya con estas características debido a que, a las primeras seis semanas de vida, ya poseen éste comportamiento sin necesidad de tener entrenamiento previo.

Felinos domesticados también ponen atención a los seres humanos y pueden comprender el tipo de señal que se transmite apuntando a un objeto, como la realizada con los chimpancés y los perros.

Para el estudio, Kaminsky y sus colegas compararon la manera en que los perros y chimpancés comprendían gestos y señales humanas, y para llevar a cabo el experimento se puso a una persona lejos de un objeto específico (podía ver el objeto pero no tocarlo) mientras que ese objeto estaba al alcance del animal (éste lo podía ver e incluso tocar). Si el perro o el chimpancé recuperaban el objeto, eran recompensados con un premio que consistía en comida saborsa, de tal suerte que los chimpancés recibieron jugo de fruta o cacahuates, mientras que los perros obtuvieron como recompensa croquetas.

Los chimpancés, pese a que ignoraron los gestos y señales humanas, sí estuvieron interesados y motivados para obtener la recompensa de comida. De cualquier manera, los perros ganaron la prueba.

De hecho, se pudo comprobar que los chimpancés fallaron a la hora de comprender las intenciones referenciales de los humanos en la prueba, ya que éstos, los chimpancés, no pudieron ver la señal como algo importante para su objetivo de obtener comida, de tal manera que ellos símplemente ignoraron a los invesigadores durante el estudio.

“Nosotros sabemos que los chimpancés tienen una manera muy flexible de entender a los otros”, afirma Kaminski, pero no han desarrollado la tendencia de poner atención a los seres humanos cuando se trata de alcanzar objetivos.

Kaminski explica también que aún los lobos no tienen éstas habilidades: “Los lobos, aún cuando crecen en ambientes humanos, no son tan flexibles como los perros en lo que respecta a la comprensión de la comunicación humana… los perros pueden leer los gestos humanos desde edades muy tempranas”.

Y para los gatos, investigaciones previas han encontrado que felinos domesticados también ponen atención a los seres humanos y pueden comprender el tipo de señal que se transmite apuntando a un objeto, como la realizada con los chimpancés y los perros. Kaminski menciona, sin embargo, que los gatos que tienen ésta capacidad son pocos, posiblemente una selección muy pequeña de entre cientos de ellos, sugieriendo así que sólamente una muy pequeña proporción de gatos caseros están a la par de los perros en ésta habilidad innata para comprender a las personas.

Pese a que con ellos compartimos una gran carga genética, son incapaces de comprender gestos y señas humanas.

Pero el tipo de raza canina también tiene que ver mucho con ésta habilidad, de acuerdo con Marta Gácsi, de la Universidad Eötvös de Hungría, quien ha trabajado con otro equipo de investigación para examinar la capacidad que tienen los perros para darle sentido a la comunicación humana por gestos y señales. Y así pudieron descubrir que los perros de cacería y los ovejeros eran mejores que los perros que se utilizan para cuidar el ganado o para tirar los trineos.

“Sin embargo, estos resultados parecen poco sorprendentes debido a que hay una tendencia muy común para hacer suposiciones sobre explicaciones genéticas para las diferencias de comprensión entre perros y lobos” afirma Gácsi. “Nuestros resultados muestran que los investigadores deben ser muy cuidadosos a la hora de elegir a los diferentes tipos de razas de perros, cuando llevan a cabo experimentos sobre comportamiento”.

Con los chimpancés agregados ahora al estudio de las relaciones entre animales y personas, el equipo de investigadores están perplejos, y como muchos estudios y teorías de comunicación sostienen, ciertas habilidades esenciales pueden ser heredadas.

Los chimpancés están muy cerca de nosotros en el árbol familiar de los primates, y pese a ello no son capaces de entender gestos a través de señales con la misma habilidad con la que los perros. Ésto sugiere que la comunicación a través de señales y gestos podría ser una forma de comunicación que sólamente pertenece a los humanos, aunque la investigación con perros comienza a hacer tambalear ésta hipótesis.

Kaminski agrega: “Por lo tanto necesitamos estudiar con más detalle los mecanismos que están detrás de cómo los perros pueden comprender las formas de comunicación humanas”.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE: www.livescience.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s