Cavernas submarinas proporcionan pistas sobre la vida más allá de la Tierra

Descubrimientos realizados en algunas cuevas submarinas, podrían proporcionar pruebas sobre cómo se formó la vida en los océanos de la Tierra millones de años atrás y, quizá, daría pistas sobre el tipo de vida que probablemente exista en otras lunas y planetas del Sistema Solar o de más allá.

Tom Lliffe, profesor de biología marina del campus Texas A&M-Galveston, y el estudiante graduado Brett González, examinaron tres cuevas submarinas o “agujeros azules” en las islas Bahamas, encontrando que capaz de bacterias existían en los tres, aunque cada cueva tenía formas especializadas de vida a distintas profundidades, sugiriendo así que la vida microbiana en dichas cuevas cambia en función de la cantidad de luz (de la luminosidad), de la química del agua y de las fuentes de alimentos. Su trabajo, que ha sido llevado a cabo conjuntamente con investigadores de la Penn State University, se publicó recientemente en la revista Hydrobiología.

A éstas cuevas submarinas se les ha denominado también agujeros azules porque, desde una perspectiva aérea, se aprecia su forma circular con diferentes tonalidades dentro y fuera de ellas. Además, se estima que hay más de 1,000 cuevas en las Bahamas: una de las mayores concentraciones de este tipo de agujeros en el mundo.

ampliar

El investigador Tom Lliffe con una muestra /Fuente: http://www.pbs.org

“Nosotros examinamos dos cuevas en la Isla Ábaco y otra más en la Isla Andros”, explica Lliffe, quien además menciona que “ una de las cuevas de Abaco, que tiene una profundidad de 30 metros, tenía láminas de bacterias que estaban pegadas a sus paredes. Otra cueva en la misma isla tenía bacterias viviendo entre nubes venenosas de hidrógeno de sulfuro, entre el límite del agua dulce y salada. Éstas cuevas, tenían, además, diferentes formas de bacterias que cambiaban en cuanto a tipo y densidad, dependiendo de la luminosidad que se va atenuando conforme se accede a mayores profundidades”.

“En la cueva de Andros, esperábamos encontrar algo similar, pero las capas de hidrógeno de sulfuro contenían diferentes tipos de bacterias”, agrega el investigador. “Parece que las cuevas tienden a tener formas de vida que se adaptan a ese hábitat en particular, y encontramos también que algunos tipos de bacterias podían vivir en ambientes en donde ninguna otra forma de vida podría sobrevivir. Ésta investigación muestra, además, cómo las bacterias analizadas han evolucionado a lo largo de millones de años y cómo han encontrado una manera de sobrevivir a estas condiciones extremas”.

Tom Lliffe díce también que los microorganismos cambian cuando el agua salda se encuentra con el agua dulce entre las cuevas y utilizan energía química para producir sus alimentos. Ellos pueden sobrevivir en ambientes con cantidades muy bajas de oxígeno y luz.

Alrededor del mundo existen miles de cuevas submarinas, pero únicamente el 5% de ellas han sido exploradas.

Por otro lado, hay que mencionar que alrededor del mundo existen cientos de miles de cuevas submarinas, pero menos del 5% de éstas han sido exploradas. A esto añade Lliffe: “Estas formas de vida bacteriana pueden ser similares a los microbios que existieron en la edad temprana de la Tierra, por lo que proporcionan una nueva visión de cómo la vida evolucionó en nuestro planeta”. Luego apunta: “Éstas cavernas son laboratorios naturales en donde nosotros podemos estudiar la existencia de la vida bajo condiciones análogas a las condiciones que existieron varios millones de años atrás.

“Paradójicamente sabemos más sobre la cara oculta de la Luna de lo que sabemos aquí en la Tierra sobre estas cuevas”. “No sabemos lo que queda por descubrirse en las miles de cuevas que aún permanecen sin conocerse y a las que por ahora nadie ha entrado. Si la vida puede existir en cualquier sitio de nuestro Sistema Solar, es probable que podría ser encontrada en lugares llenos de agua en ambientes subterráneos, quizá equivalentes a estos que estamos estudiando en las Bahamas”.

A lo largo de 30 años de trabajo, Lliffe ha descubierto varios cientos de nuevas especies de vida marina, y probablemente ha explorado más cavernas subterráneas -al menos 1,500- que cualquier otra persona en el mundo. Cavernas que, por cierto, se encuentran en Australia, el Caribe, el Mediterráneo y varias regiones del Atlántico Norte.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN de Julio García.

FUENTE:  www.astrobio.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s