Dos científicos regresan a la Antártida para rastear el campo magnético de la Tierra

Dos científicos de Nueva Zelanda viajarán a la Antártida para continuar llevando el récord de la actividad magnética de la Tierra, récord que se lleva desde hace más de 100 años y que comenzó a tomar el explorador británico Robert Scott. Llevar este récord es necesario porque los polos magnéticos se mueven constantemente, gracias a la compleja circulación de fluídos en el núcelo externo de la Tierra.

Durante la pasada década, ambos polos magnéticos se han movido hacia el noroeste: el polo norte lo ha hecho de Canada hacia Siberia a una velocidad de 60 kilómetros por año; y el polo Sur hacia Australia a una velocidad de entre 10 y 15 kilómetros por año. “Es una velocidad sorprendente”, ha dicho Steart Bennie, del Instituto de Geología y Ciencias Nucleares de Nueva Zelanda, quien es uno de los dos científicos que han comenzado su hazaña en la Antártida el pasado 28 de diciembre.

ampliar

Los campos magnéticos de la Tierra.

Por otro lado, se piensa que estos movimientos son normales ya que los campos magnéticos de la Tierra se tambalean y -por tanto- cambian de dirección constantemente, de tal suerte que tomar medidas precisas de los campos mangéticos de la Tierra, sirve y ayuda a gestionar de mejor manera el llamado Modelo Magnético de la Tierra, que es utilizado por la Organización del Atlántico Norte y los departamentos de defensa. Este modelo -hay que decir- es actualizado cada cinco años. Actualmente existen más de 100 observatorios alrededor del mundo que regularmente toman medidas de los campos magnéticos de la Tierra.

¿Pero cómo es que estos científicos realizan su trabajo en el Polo Sur para obtener medidas precisas del campo magnético de la Tierra? En cada sitio que visitan, alínean sus instrumentos con respecto a posiciones geográficas determinadas (una brújula no puede ser utilizada para estos propósitos porque no alcanza a ser tan precisa), por lo que utilizan un aparato llamado teodolito magnético que les permite medir el ángulo del campo magnético tanto de manera paralela como perpendicular en relación con el suelo. Los investigadores también utilizan un instrumento que se basa para funcionar en el Efecto Overhauser, para medir la fuerza que produce el campo magnético.

ampliar

Instrumento llamado Teodolito, que es utilizado para medir con precisión los campos magnéticos de la Tierra.

“El reto final con los mapas del campo magnético que cartografíen los satélites es producir algo que sea relevante en la superficie. Los satélites se encuentran generalmente dentro o por encima de la ionósfera”, comenta Jeffrey Love, quien es un importante investigador en el área de la investigación en campos magnéticos.

Traduccción de Julio García.

Fuente: www.nature.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s