El cerebro de las personas que juegan por computadora es diferente de los que no juegan

El cerebro de las personas que regularmente utilizan el ordenador para jugar, difiere de aquellos que juegan infrecuentemente, afirma un investigador.

Concretamente, un estudio en adolescentes mostró que “el centro de la recompensa” en el cerebro, que está ligado con las zona de respuestas que tiene el cerebro a las adicciones y se descubrió que este centro de respuestas es mayor en jugadores regulares.

El reporte, que aparece publicado en Translational Psychiatry, no aclara si los juegos cambian el cerebro de las personas o si, en cambio, las diferencias del cerebro entre los individuos hace que estos jueguen más.

Los expertos afirman que más estudios deben realizarse para encontrar más sentido y profundizar en este importante hallazgo.

Por otro lado, jugar juegos de computadora ha sido relacionado con un rango de efectos que van desde la adicción hasta la mejora en el razonamiento. Esto ha sido descubierto en este estudio donde se han estudiado a 154 personas de 14 años de edad por el número de horas que han jugado a la semana y donde la media de los adolescentes jugaban alrededor de nueve horas a la semana. Aquellos que jugaban más de nueve horas fueron clasificados como jugadores frecuentes y ninguno de ellos fue clasificado como jugador adicto.

En este sentido, el doctor Simone Kuhn, uno de los investigadores que trabaja en Universidad de Ghent en Béligca, ha señalado que el centro de la recompensa del cerebro se activa “usualmente cuando la gente anticipa ambientes positivos o experimenta placer como ganar dinero, cuando tiene sexo o cuando ingiere comida que disfruta”. Esta región está relacionada, también, con la adicción a las drogas.

Para el doctor Luke Clark del departamento de psicología experimental de la Universidad de Cambridge, estos descubrimientos son “realmente provocadores porque están relacionados con las regiones emocionales del cerebro”. Clark también ha comentado que “la pregunta más candente que este estudio no resuleve es si las diferencias estructurales del cerebro se producen por la frecuencia con la que los individuos juegan o si las diferencias en la estructura del cerebro de cada individuo predispone a algunas personas a jugar de forma excesiva”.

En la gente que consume drogas, díce Clark, “es probable que la combinación de los dos procesos suceda” de tal manera que en las personas que han consumido drogas por muchos años, el cerebro se vea afectado por dichas drogas y que también haya personas más sensibles a las mismas.

Traducción de Julio García.

Fuente: “Computer gamers brains differ”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s