La sonda Voyager presenta una nueva perspectiva del Sistema Solar

por Julio García.

Quienes a principios de los años 70 plantearon la idea de que dos sondas podrían llegar a los confines del Sistema Solar, posibilemente nunca imaginaron que más de treinta años después dichos artilugios de metal, con ordenadores poco sofisticados en comparación con lo que podemos experimentar ahora en cuanto a velocidad de procesamiento, pudieran enviar a la Tierra información tan valiosa que cambiaría para siempre nuestra concepción actual de lo que representa el Sistema al que pertenecemos en el conjunto de la Galaxia: sobre todo al tipo de interacciones que ese tiene con los rayos cósmicos provenientes de otras regiones del universo.

 ¿Por qué decimos ahora que esta concepción de nuestro propio Sistema Solar ha cambiado? Porque, apenas hace unas semanas, la NASA anunció que una de las sondas Voyaguer, que lleva más de 30 años viajando por el Sistema Solar, ha descubierto que existen burbujas magnéticas que se forman a partir del viento solar que nuestro astro rey produce en las profundidades de sus calderas; vientos formados por partículas cargadas de energía que son expelidas violentamente con dirección opuesta a sus ejes polares y que, cuando las partículas de ambos ejes interaccionan, forman ondas que se expanden por todo el Sistema Solar hasta llegar los límites del mismo.

Vieja y nueva representación animada del Sistema Solar

Vieja y nueva representación animada del Sistema Solar

 ¿Pero qué sucede cuando estas ondas magnéticas llegan a estos límites? Resulta que conforme el viento solar se aleja de su fuente de origen, el Sol, su velocidad se hace cada vez más lenta, de tal suerte que cuando estas ondas magnéticas chocan e interactúan directamente con el viento interestelar, el cual está formado por un flujo de átomos y partículas que provienen de estrellas moribundas, se produce un fenómeno nunca antes observado y analizado: las ondas magnéticas del viento solar comienzan a formar “burbujas” producto de esta interacción. Digamos que el viento interestelar hace las veces de una barrera de choque que impide que el viento solar se siga expandiendo, provocando así el fenómeno mencionado.

 A continuación podrán ver un excelente vídeo producido por la NASA, donde se explica más detalladamente este fenómeno:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s