Las personas ciegas podrían tener mejores habilidades en el procesamiento del lenguaje

por Julio García.

Por todos es sabido, a la luz de los más recientes descubrimientos en medicina, que el cerebro humano está compuesto por zonas que cumplen funciones específicas. Por ejemplo, cuando tomamos una taza de café, la región del olfato alojada en nuestro cerebro se activa para informarnos que las moléculas que estamos oliendo pertenecen a ese delicioso y aromático café matutino, al mismo tiempo, nuestros sensores del gusto y de la vista se activarán: el primero para determinar el sabor en nuestras papilas gustativas y el segundo, la vista, para decirnos en qué posición física de la mesa se encuentra ese objeto para así poderlo llevar con cuidado a nuestra boca sin sufrir quemaduras.

Esta división de funciones en el cerebro es una cuestión eminentemente genética, es decir, nacemos con las zonas cerebrales ya diseñadas para hacerle frente la realidad. Sin embargo, nuevos hallazgos del Departamento del Cerebro y Ciencias Cognitivas del Massachusetts Institute of Technology (MIT), sugieren que las funciones cerebrales pueden cambiar, pueden sufrir modificaciones, si alguna de ellas no funciona correctamente desde el momento de nuestro nacimiento. Por ejemplo, en personas con ceguera congénita, partes de su corteza cerebral destinadas a la función de la vista, estarán destinada al procesamiento del lenguaje, demostrando con esto que el lenguaje, al que siempre se le ha considerado una función del cerebro compleja que se aloja en la corteza cerebral (la región que nos distingue de otras especies animales) y en otras áreas como el llamado cerebro de broca (donde se procesa el lenguaje), puede desarrollarse en otras áreas menos complejas como la que regulan la vista.

Áreas de la corteza cerebral asociadas tradicionalmente con el lenguaje.

¿Pero cómo se llegó a esta importante conclusión? Los investigadores, utilizando la técnica de resonancia magnética, escanearon el cerebro de personas adultas con ceguera congénita, mientras estas eran sometidas a la tarea de comprender frases. Antes de las pruebas, los científicos se habían planteado la hipótesis, luego confirmada tras las pruebas, de que si la corteza visual cerebral estaba involucrada en el procesamiento del lenguaje, esta área tendría que tener la misma sensibilidad para procesar la información lingüística como normalmente lo hacen las regiones asociadas con el procesamiento y comprensión del lenguaje: las regiones de Broca y Wernicke, situadas también en la corteza cerebral.

Otra de las conclusiones a las que llegaron es que las personas con ceguera congénita podrían tener, gracias a esta redistribución de las funciones cognitivas, una inusual habilidad o ventaja sobre otras personas en el procesamiento del lenguaje.

Ahora la investigación continuará para determinar con mayor seguridad el rol que juega la corteza visual en el procesamiento del lenguaje y, de hecho, los estudios se centrarán en analizar el cerebro de niños ciegos para comprender en qué momento del desarrollo de estos niños, la corteza visual comienza a desarrollar esta rara habilidad para procesar información concerniente al lenguaje.

Un resumen del estudio, en inglés, se puede consultar desde la siguiente liga: http://www.pnas.org/content/early/2011/02/18/1014818108.abstract?sid=5441cb4f-411e-43d5-94f1-e5ddca8dc467

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s