Se suicidan homeopáticamente. El saldo: ningún muerto

Suicidas homeopáticos en Londres /Fuente: http://www.merseysideskeptics.org.uk/

por Julio García.

El pasado 30 de Enero, más de 350 personas protestaron en varias ciudad de Inglaterra contra la homeopatía. Organizaron, encabezados por la agrupación sin fines de lucro, The Merseyside Skeptics Organization, una marcha a la que llamaron suicidio homeopático, que consiste en tomar dosis altas de sustancias químicas basadas en la homeopatía, para demostrar que estas no tienen ningún efecto en el organismo, inclusive tomada en dosis elevadas. En otras palabras, demostraron que esta técnica de curación ancestral es una falacia.

Como lo consigna el periodista Luis Alfonso Gámez en su artículo “Suicidio masivo fallido demuestra falsedad de la homeopatía”, las personas que asistieron a estas marchas se congregaron enfrente de la entrada de las cadenas de farmacias Boots, con la finalidad de presionarlas para que dejaran de vender productos homeopáticos. En este mismo texto se presenta la declaración de Paul Benett, responsable de esta importante cadena británica, quien increíblemente se atreve a afirmar que “la compañía (que él representa), vende homeopáticos porque son populares, no porque sean efectivos para el tratamiento de alguna patología”.

En algunas ciudades españolas, como Gijón, en Asturias, también hubo manifestaciones contra la homeopatía y sus “efectos” en el organismo. Esta protesta fue convocada por la sociedad de escépticos, que no tienen fines de lucro, “Enigmas y Birras”, en la cual participa el periodista científico, de origen mexicano, pero afincado en esta ciudad española, Mauricio Schwartz.

Lo que no es novedoso de todo esto, es que la homeopatía ha sido siempre un tema muy discutido y siempre debatido, con sus detractores (quienes promueven el pensamiento crítico) y seguidores (quienes probablemente no se han dado cuenta del efecto placebo que tienen los llamados “chochos” en su organismo).

Por fortuna, las pruebas empíricas son mas poderosas que las propias ideas y creencias que tenemos sobre la realidad. Gracias al pensamiento científico, a ese duro contraste al que se someten los hechos, a través de pruebas que se repiten una y otra vez, nos desilusionamos de cosas que creíamos como obvias y que las dábamos por sentado solo por creer y seguir nuestra intuición, la cual, aunque a veces resulta fundamental para tomar decisiones rápidas ante determinadas circunstancias en la la vida cotidiana, resulta insuficiente para cuestionarnos más profundamente sobre los fenómenos de nuestro entorno.

Hasta ahora no se ha inventado otro sistema, como la ciencia, que sea capaz de autocorregirse en el proceso de la búsqueda de la verdad, que sea capaz, como solo esta lo hace, de asumir sus propios errores y enderezar el camino.

Para terminar, les comparto la conferencia sobre Homeopatía que James Randi, famoso mago convertido al pensamiento escéptico desde hace muchos años, impartió en Princeton en 2001.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s